jueves, 15 de diciembre de 2011

La Guerra de las Mafias... por la Caja

 EDITORIAL:   
LA ESPERADA GUERRA DE LA MAFIA
                          por el Lic. Gustavo Adolfo Bunse    15 diciembre 2011


Ella no canta el Himno ni la marcha peronista. No sabe las letras.  Y entiéndase bien esto: Ella es mega, turbo… millonaria.

De todos modos… aún así, podría ser patriota.  ¿Por qué no? Pero… véase primero su ADN y su ética de letrina.


Empecemos por lo básico:   De dónde la sacó? Julio Bárbaro los conoció desde jóvenes… y dice que no tenían ni para comprar fideos.

Es muy fácil : Ella rompió el récord mundial de la retroexcavadora del latrocinio.  

Un gracioso… decía… días pasados en una conferencia :  y como no va a ser millonaria … si lo heredó a él(el auditorio… se reía a los gritos)

Si a ella le importara… un poco más que un bledo lo que ocurre en esta comarca…  ya  habría aprovechado este momento para dar una señal.

Y en verdad, hizo cien gestos…  todos en la misma dirección: Mayor soberbia, mayor apriete y… algo fundamental :

Apertura de una nueva etapa de mentiras enciclopédicas.

El fabuloso ajuste que se viene en el país, es de una magnitud tal, que sólo se ha de poder entender, precisamente, en el estricto marco de lo que ha sido el inconmensurable cráter… formado por las cien mil y una postergaciones que diseñó ella … para ganar votos.

La inflación y la inseguridad son dos enormes monigotes encerrados en un calabozo, pero que… cuando salgan… pueden desollarla viva. Se diría que ella está convencida de que el 46% que sabe cabalmente que ella es una mentirosa imperial… pueden seguir siendo burlados.

Si hubiese que definir una persona anti patriota, sin dudas cualquiera elegiría… a una que sea eximia ladrona de las arcas de Estado. Una mechera… especializada en el erario público.

Y veamos lo que parece venirse en materia de guerra de mafiosos y anti patriotas en estas tierras :

Tucídides  fue para muchos el primer historiador. Escribió su obra desde el exilio… y eso le dio ventajas en la perfección historiográfica. La advertencia más famosa de Tucídides, hace más de dos milenios,  ha sido la llamada  teoría del inevitabilidad de un conflicto.       


Trátase…  de algo muy curioso:

Dice que,   la sola creencia de un conductor, en la inevitabilidad de una confrontación  o conflicto   puede llegar a convertirse en una de sus principales causas.   

Pues cada bando,…   creyendo que todo va a terminar  en una guerra  absoluta con el otro bando, realiza entonces unos preparativos bélicos razonables que son interpretados, por el bando contrario, como la más cabal y certera confirmación de sus peores miedos.

Y entonces cada uno de los dos empieza a  “subir la apuesta”  de sus propios preparativos. Y así,… por aproximaciones sucesivas, la creencia inicial de que el conflicto era inevitable… se convierte en una especie de profecía autocumplida.

Aquí, en nuestra comarca… tullida, insolvente y despanzurrada… un terrible karma de desgracias en cuentagotas nos acompaña… como si fuera un descarrilamiento interminable,  que nos persigue… como una maldición milenaria.

Pues ahora, damas y caballeros… se larga otra: La guerra de mafias


Pero, nadie sabe bien por qué…  y nadie sabe bien  desde cual de los síntomas,…. flota la sensación de que… se nos acabó el turno

Que se han evaporado ya todas las chances encadenadas que, cada vez, pudimos manotear a último momento.

La perversa práctica deportiva del conflicto, llevada a cabo durante 8 años consecutivos por una familia de insanos mentales… que acaso confundieron la República con un polígono de tiro,… puso a toda la sociedad en un  estado de perfecto acostumbramiento - casi natural - a la crispación. Eso llegó a ser… para las ovejas… el modelo a votar.   

“Yo te destruyo, tú me destruyes, estos jóvenes nuevos nos van a destruir… y  ella también…  nosotros nos vamos a destruir entre todos y vosotros seréis destruidos por vosotros mismos”.

Sabemos a la perfección, conjugar el verbo de la preparación crispada para la eventualidad de un conflicto.

Lo insoportable para ella,…  es que se le noten demasiado… los gestos de miedo.           Sabe que se la ha caído la estantería y que – ahora – la apuesta es… tratar de no ser tragada por la realidad… que ya  avanza hacia ella a una velocidad alucinante.

Su inmovilismo, mezcla de inoperancia y confusión, es  hoy el trágico precio de los desbordes imperdonables de su propia farsa. Sin la menor exageración,…  tiene tres cuartas partes de la estantería nacional desparramada por el piso.

La caja es de la mafia,…  ergo… será de ella,  o no será de nadie.

Con el Congreso en estado de imperialismo absolutista, cualquier cosa que ande volando…   ella la va a enviar a esa especie de “escribanía” para convertirla en ley.    Se cubrirá con eso de cualquier juicio ulterior.


Las leyes a su medida… saldrán de allí como  “fast food” 
 
Ella sabe bien que si  el camionero se vuelve loco…  se puede armar una guerra sostenida, peligrosa y  lacerante para el país… de la que ella, sin embargo, está absolutamente segura… ha de salir triunfadora.


Cuenta para ello con lo que sabe de él…  y naturalmente con lo que le cuentan los espías que oyen los cuatro teléfonos celulares con los que el candoroso gremialista cree tenerlos despistados.

Y que es lo que sabe ella? :

a) Que él es un cobarde
b) Que entre varios jueces recientemente nombrados pueden asfixiarlo.
c) Que lo llamó - con desesperación- al Momo… para que lo ayude.
d) Que está buscando ahora… apoyos externos,  sin mucha suerte.
e)  Que es conocedor cabal… de que ella lo provocó a propósito.

El problema más grave... y el que está soterrado,…  es que ella… tiene como objetivo irrenunciable, confiscar las cajas de las obras sociales. Los motivos periféricos y distractivos de esta guerra…  serán otros.  Será Perón,  será Evita…  serán las frases desafortunadas del discurso o las acusaciones de extorsión que ella hace para provocarlo.

Acaso podrá ser también… la falta de puestos legislativos para ellos …  tal vez la súbita voltereta en el tema de la famosa  participación de los trabajadores en las ganancias de las empresas… 

Y él,  en su discurso dentro de horas… dirá su mayor amenaza: La discusión salarial…  será con la inflación de los supermercados.

Prepárense todos los trabajadores… que ella nos quieren avasallar.

Pero es muy difícil que - de arranque -  este ex empleado de “la familia” forrado en dinero por ellos… quiera mencionar… con pelos y señales… el  verdadero epicentro de esta guerra: La caja de la mafia


Si Perón fuese un faraón egipcio en su sarcófago. …  su maldición ya habría alcanzado  en modo inexorable a medio centenar de olvidadizos, que desde hace ocho años vienen dedicando tiempo a la maledicencia de los difuntos… y ahora… a un sospechoso revisionismo histórico.


La casa rosada  y la residencia de Olivos, serían  - hoy mismo -  unos conmovedores sitios  petrificados, como Pompeya o Herculano

La cámpora, cuyos integrantes en el 73 y 74, eran lactantes o no habían nacido, ostenta ya, sin ningún disimulo, un raro peronismo con la nariz tapada, tal como el que ella… les ha  inducido a practicar en soledad. Un peronismo… envuelto en papel de diario. Un peronismo de látex, pintado a rayones y manchas… casi en línea con el surrealismo de André Bretón de 1924.


Un peronismo moralmente selectivo y  pendular,…  metamórfico y un poco elastizable… dispuesto a competir por la caja de la mafia hasta despellejarse.

Ahora podrían hacer… si lo desean… una ley en la que se obligue a aplaudirla… o imponer un sistema métrico legislativo inspirado en el terrible Procusto.   


Ley que quede larga… se le serrucharán las piernas … ley que quede corta… se le estirarán los huesos hasta descoyuntarla.

Véase… especialmente… y  a contraluz… después del gran discurso delirante del país de fantasía que pintó esta mujer… la burla terrible y descomunal  que significa haber enviado al Congreso, al día siguiente una prórroga “sine die” de la Ley de Emergencia Económica.

El flautista de Hamelin hace rato que tiene un pedido de audiencia de los argentinos… que están hartos de las ratas. Quien esto escribe hace aquí un último llamado al flautista… porque realmente… estamos invadidos como si fuéramos una alcantarilla.    


Y es ella… con su nueva repugnancia por Perón quien… siguiendo las enseñanzas de la política confrontacional… que le dio resultado a su difunto marido…  piensa “subir la apuesta”

Va a subir la apuesta mafiosa hasta un nivel en el que… aunque se destruya el país… ella pueda ser la víctima.

                                                             Lic. Gustavo Adolfo Bunse
                                                              gabunse@yahoo.com.ar