jueves, 2 de agosto de 2012

Olvido imperdonable

Ayer caímos en un olvido imperdonable… nos olvidamos de Paula Lambruschini, víctima de un atroz atentado con bombas de montoneros.

El 1 de agosto de 1978 el odio y la crueldad terrorista sesgaron la vida de Paula, cuando se encontraba en la flor de su vida -15 años-, el motivo de su muerte fue el ser  la hija de un alto oficial de la Marina de Guerra argentina. El estado debería contarse entre sus deudos… pero nó, es el mismo estado  que olvida sistemáticamente y discrimina a las Víctimas del Terrorismo. Lo hace con Paula (15), David Kraiselburd (bebé de meses), María Guillermina Cabrera Rojo (3 años), María Cristina Viola (3 años), Juan Barrios (3 años), Guillermo Capogrossi (6 años), Claudio Yanotti (9 años), Gladys Medina (13 años), Laura Ferrari (18 años), los niños y adolescentes inocentes, víctimas del despiadado y atroz accionar de la guerrilla que pretendía transformar a la Argentina en un estado totalitario comunista al más puro estilo cubano.

Agradecemos a María Alejandra, su amiga, quién mediante una nota publicada en el Informador Público nos recordara este doloroso atentado... hoy impune.

Tal vez por estar metidos en el medio de otros terribles problemas que hoy sacuden a la Argentina, nos olvidamos de recordar a Paula Lambruschini, no nos debería haber pasado… pero pasó. Perdón Paula, tu muerte no debe ser en vano. Debe servir de ejemplo para que las jóvenes generaciones no olviden el recuerdo de una guerra terrible entre hermanos y desatada por el terrorismo que hoy se pasea horondo por el mundo y con cara de “yo no fui”.

(Video de homenaje a Paula Lambruschini hecho por AFAVITA)


3 comentarios:

  1. Paulita y las demás víctimas deberían ser llamados "los niños de la patria" y tener un monumento en su memoria.

    ResponderEliminar
  2. La tenemos siempre presente!!! no debemos olvidar. Los que hoy nos gobiernan saben mejor que nadie que "NO" vamos a olvidar, Paula es un ángel que nos alienta en la lucha por la verdad y para que ésta salga a la luz.
    Marce

    ResponderEliminar
  3. Es grotesca, grosera, impúdica e hiriente la forma en que todos los gobiernos se olvidaron de estas víctimas, especialmente los niños y jóvenes asesinados alevosamente por los agentes del terror.

    Es necesario reconecer a las Víctimas del Terrorismo, repararlas históricamente y rescatarlas del olvido.

    ResponderEliminar