domingo, 4 de noviembre de 2012

“El gobierno argentino toma medidas similares a las de Chávez”

En más de una oportunidad desde nuestro espacio, hemos destacado que el derrotero de Argentina es similar al trazado por el dictador Hugo Chávez Frías para Venezuela. La infiltración del “socialismo para el Siglo XXI” y de la “revolución bolivariana” se produjo en nuestro país, durante el gobierno del matrimonio Kirchner.

Esa infiltración se realizó a través de la corrupción, dádivas, proyectos incumplidos y préstamos a tasas usurarias. Muchas causas, como las de Antonini Wilson y la embajada paralela, aún no han obtenido una decisión judicial… están cajoneadas en el “archivo del olvido colectivo”.


Estamos convencidos que la mayoría de los argentinos no desea otra revolución foránea en nuestras tierras, ya sufrimos bastante en el pasado, pero la presidente no vaciló en hacer propio el triunfo chavista en las últimas elecciones presidenciales en Venezuela; mostrando sus desmentidas ansias de “poder eterno”… como expresara la diputada Conti. Ambas se equivocan y el pueblo se los demostrará en el muy cercano 8-N.


Accedimos al extenso reportaje que el diario El Tribuno de Salta le hiciera al ex candidato presidencial Enrique Capriles, en la que con extensa experiencia nos señala los peligros de las repúblicas en seguir el mismo camino que Chávez.



INTERNACIONAL CHARLAS A FONDO

Henrique Capriles: “El gobierno argentino toma medidas similares a las de Chávez”

03:00 Laura Alvarez Chamale, El Tribuno

“El gobierno argentino toma medidas similares a las de Chávez”

Henrique Capriles Radonski es el hombre que le movió el piso al presidente venezolano Hugo Chávez, el pasado 7 de octubre, en las elecciones presidenciales de ese país. No triunfó pero, con el 46% de votos obtenidos, sembró la posibilidad de un cambio en Venezuela, aunque éste tenga que llegar después de dos décadas de gobierno chavista.

Tiene 40 años, es soltero y no tiene hijos. Capriles empezó su carrera política a los 26 años, cuando fue electo diputado y presidente de la desaparecida Cámara de Diputados. Hijo de una familia pudiente y nieto, por parte materna, de judíos polacos sobrevivientes del Holocausto, se define como un católico creyente. Es abogado especializado en derecho económico, y tras su debut parlamentario ganó en 2000 la alcaldía del municipio caraqueño de Baruta, apoyado por el partido Primero Justicia, de tinte socialcristiano, al que aún pertenece.


Se declara admirador del ex presidente sudafricano Nelson Mandela, porque “después de soportar una prisión de tantos años, tuvo el valor de salir a trabajar con todos y unir al país. Un modelo por seguir, que encaja perfectamente en el momento que vive Venezuela, con una sociedad profundamente dividida entre chavistas y detractores”.

Durante su campaña apuntó duramente contra la política latinoamericana de Hugo Chávez, acusándolo de usar el dinero de los venezolanos para “exportar la revolución” desatendiendo las muchas y básicas necesidades de ese país. Incluso hizo referencia a miles de millones de dólares que Chávez le habría girado a los gobiernos de Néstor Kirchner y Cristina Fernández.

Capriles se inspira para hacer política en el modelo que implementó en Brasil el ex mandatario Luiz Inacio Lula da Silva, y en su campaña prometía acabar con la reelección indefinida y las expropiaciones de tierras impuestas por el modelo chavista. Interesantes y exclusivas declaraciones para El Tribuno.

¿Cuál es su balance del 46% obtenido en las elecciones presidenciales?

Nosotros crecimos más de dos millones de votos respecto al último proceso electoral presidencial. Con mucho esfuerzo nos ganamos la confianza de los venezolanos y seguiremos construyendo una alternativa para todos los que quieren un mejor futuro para nuestra Venezuela. Hubiésemos querido ser los ganadores, pero hoy sabemos que contamos con millones de venezolanos para convertir a nuestra Venezuela en un país mejor. El camino continúa, esto fue sólo el comienzo del futuro que podemos construir para nuestra Venezuela.

¿Por qué gana Chávez las elecciones habiendo tomado tantas medidas antidemocráticas en su gestión, incluso incumpliendo sus promesas de campaña?

Bueno, hay 8 millones de venezolanos que decidieron volver a confiar en el Presidente Chávez pese a las promesas incumplidas y las carencias a las que se ven sometidos diariamente; y nosotros los respetamos y respetamos su decisión.

Por supuesto, también hay que decir que mucho de lo que ocurrió el 7-O fue producto de la falta de equilibrio en las instituciones y esa es la lucha que estamos dando. También estamos evaluando en que fallamos nosotros para tomar correctivos, porque de cada proceso uno debe aprender y corregir.

¿Qué piensa que hará Chávez en este nuevo periodo?

Nosotros esperamos que el Presidente Chávez no defraude a quienes hoy le están volviendo a dar su confianza y que no se olvide de que existen 6,5 millones de venezolanos que no están de acuerdo con su proyecto. Todos tenemos que respetarnos y escucharnos si queremos construir un país mejor. Nosotros no vamos a renunciar a que nuestro proyecto siga creciendo. Nuestra lucha es por un mejor país y estamos aquí para defender lo que es de nuestro pueblo.

¿Cuánto se parece Argentina a Venezuela hoy?


Creo que cada país tiene su propia realidad. Ahora, ciertamente vemos que el gobierno argentino ha tomado decisiones similares a las tomadas en su momento por el gobierno venezolano, como el control cambiario y la restricción en las importaciones. Pero el rumbo de Argentina deben decidirlo sus ciudadanos.

Ud. denunció que Chávez envió 3.000 millones de dólares a la Argentina para pagarle al FMI, también hubo un escándalo en Argentina por las valijas con dinero del venezolano Antonini Wilson en 2007, ¿qué puede comentar de esto?

Es que está muy claro, este gobierno se ha dedicado a financiar proyectos políticos en Argentina y otros países. Se vale de la Petrochequera para ganar lealtades y exportar su revolución, una revolución o modelo que sólo busca perpetuarlos en el poder y no garantizar el bienestar de nuestro pueblo.

Chávez regaló 420 mil bolívares a Jamaica para reformar una refinería, cuando la nuestra explotó por falta de mantenimiento.

Los planes sociales deberían ser una ayuda para los necesitados, pero este gobierno los usó para el chantaje.

Considerando que las realidades de Brasil, Uruguay, Argentina, Bolivia y Ecuador son muy distintas ¿por qué celebraron estos presidentes el triunfo de Chávez? ¿Qué los une? ¿Cuál es el costo de la popularidad de Chávez en latinoamérica?

Para nadie es un secreto que este gobierno ha hecho un gran desembolso de los recursos que son de todos los venezolanos para financiar proyectos políticos en otras regiones y hasta para mejorar la calidad de vida de los ciudadanos de otros países. De los que nombraste y de varios otros. Lo denunciamos muchas veces durante nuestra campaña.

¿Qué ha dado y a quiénes el gobierno de Chávez?


Además de lo que comentamos que le giró a la Argentina, este gobierno regaló 430 mil bolívares a Estados Unidos para realizar un estudio para la limpieza del río Hudson en Nueva York, cuando el río Guaire en Caracas está cada vez más contaminado; regalaron más de 420 mil bolívares a Jamaica para reformar la refinería de Petrojam en Kingston, cuando nuestra refinería de Amuay explotó por falta de mantenimiento; regalaron más de 4 mil bolívares en bombillos ahorradores a Estados Unidos, cuando en Venezuela hay apagones por todas partes; regalaron 34 mil bolívares a universidades chilenas, en lugar de atender el déficit presupuestario de nuestras universidades.

¿Cuál es su visión de la política exterior que debería tener Venezuela?

No hay que buscar o pretender tener un club internacional de amigos, sino relaciones igualitarias con todos los países, incluidos China o Cuba, muy cercanos al actual Gobierno.

Mientras tengamos problemas en nuestro país y nuestro pueblo tenga necesidades no podemos regalar nuestro petróleo a otros países, pero lamentablemente muchos venezolanos aún no han caído en cuenta de eso.

¿Cómo denominaría al tipo de democracia que practica Chávez? ¿Qué revolución quiere exportar?

En Venezuela no existe una democracia entendida sobre los términos adecuados, porque aquí no existe la división de poderes, los ciudadanos no tienen acceso a una justicia imparcial y el gobierno se ha convertido en un obstáculo y no en un generador de oportunidades. La democracia no puede ser entendida como un grupo que se impone sin restricciones sobre otros. En democracia debe garantizarse la convivencia, pero este gobierno ha preferido colocar sus intereses por encima de los venezolanos y se ha dedicado a promover un proyecto político en lugar de construir país donde quepamos todos.

¿Cómo diferenciaría su propuesta de la de Chávez?

Chávez plantea el camino del socialismo pero es un Estado que quiere ser dueño de todo. Yo planteo el camino del progreso para Venezuela, un modelo parecido al brasileño.

La clave es la superación de la pobreza, atada al crecimiento económico, por eso me inspira el modelo al que le dio forma en Brasil el ex presidente Luiz Inacio Lula da Silva.

De las expropiaciones y las reelecciones indefinidas, ¿qué piensa?

Desde el principio propuse terminar con algunas prerrogativas que promovió Chávez como la reelección indefinida y leyes como la que permite las expropiaciones de tierras. Mucho de lo expropiado aún no ha sido ni siquiera pagado por el gobierno a sus dueños.

¿Qué pasaría si la enfermedad le jugara en contra a Chávez en los próximos meses? ¿Tiene sucesor?

Bueno, uno oye en la calle algunos nombres, pero todo es pura especulación. Nosotros vimos a un presidente sano haciendo su campaña y no vamos a caer en rumores ni especulaciones sobre su salud. Repito que se lo notó saludable durante la campaña.

¿Le quedó alguna herida de la contienda electoral?

Mucho que soportar, pero lo más doloroso fue el asesinato de tres dirigentes de mi partido en Barinas.

Es que a eso lleva un gobierno que alimenta el odio y el miedo. Decir que conmigo llegaría la Guerra Civil, es un acto irresponsable.

¿Cómo piensa a Venezuela al final de 20 años de chavismo? ¿Se ve como presidente del país?

Nosotros vamos a seguir trabajando para construir la Venezuela del progreso a la cual aspiramos y que cada vez son más los venezolanos que se suman para la construcción de ese país. Nosotros creemos que el país se construye entre todos. Ahora tenemos el 16-D las elecciones para escoger gobernadores y en abril del 2013 escogeremos alcaldes. Si logramos ganar muchos estados el 16 de diciembre, se podría generar cierto equilibrio en nuestro país. Eso es lo que esperamos por el momento y estamos en campaña.

¿Le reconoce algún mérito al gobierno de Chávez?

Las misiones o programas sociales fueron una buena idea, pero lamentablemente su objetivo se desvirtuó. Las misiones deberían representar una ayuda para quien lo necesita, pero a ojos de este gobierno han servido para el chantaje. Nosotros hicimos una propuesta de ley sobre las misiones. Nuestra propuesta era darles rango legal para garantizar su permanencia en el tiempo y que no se le exija a un venezolano ser de determinado partido para poder ingresar a ellas. Las misiones hay que mejorarlas para que sirvan como paso previo para alcanzar el progreso de nuestro pueblo.

¿Chávez aplica en Venezuela el viejo dicho: “divide y reinarás”?

Sin dudas, el Gobierno de Chávez cree que sobre la base de la división es que puede permanecer en el poder.

Los caros “regalos” de Chávez a sus “amigos”


En su repaso a la lista de promesas incumplidas de Chávez, Capriles aprovechó para hacer un repaso de los regalos que el Gobierno bolivariano ha entregado al exterior en los últimos años: “escuelas en Bengala (India), campos de fútbol en Bolivia, viviendas en Mali, la casa presidencial de Honduras, préstamos a la Argentina. Y frente a eso Venezuela tiene que importar el 70% de los alimentos que consume y los hospitales no tienen ni vendas. Los enfermos tienen que traer de todo desde casa para poder ser atendidos”, explicó, y puso un ejemplo: “Venezuela era el segundo productor de café del mundo y hoy se ha convertido en importador de café”.
“Las relaciones internacionales no se hacen dependiendo de si me cae bien o mal un presidente. ¿Qué afinidad tenemos nosotros con Irán, Bielorrusia o Libia?”. Chávez le entregó hasta dos veces la espada de Bolívar (máximo reconocimiento a un extranjero) a Gadafi.

“Nuestro país merece un Gobierno responsable, serio, que invierta los recursos en la solución de los problemas que aquejan a los venezolanos. ¿Cuántos venezolanos duermen hoy en un refugio? ¿Cuántos pueblos están sin una ambulancia?”, dijo.

Henrique Capriles mostró durante la campaña una lista de "regalos" que el presidente Hugo Chávez dio a otros países para “exportar la revolución”. En ese listado aparecen 3.000 millones de dólares que dio a la Argentina en 2007 para pagarle la deuda al FMI.

La lista es larga. Figura, en 2007, la entrega de 16.000 millones de bolívares fuertes a la Argentina, unos 3000 millones de dólares. “Me siento muy contento de que Venezuela haya ayudado a Argentina a liberarse del Fondo Monetario Internacional. Argentina ya no le debe nada al FMI, entre otras cosas, gracias al apoyo de Venezuela”, había dicho Chávez el 15 de abril de 2007.

Otros 1700 millones de bolívares fuertes, unos 400 millones de dólares, se destinaron en 2007 a la Argentina para construir una planta de regasificación de gas licuado.

Una “escola” y una cancha


La lista de quienes recibieron dinero venezolano incluye a 26 países. ¿Por ejemplo? 21 millones de bolívares fuertes, unos 4 millones de dólares, a un canal de televisión de Bolivia. Otros 4 millones de dólares para un nuevo canal público en Ecuador. Incluso patrocinó una “escola” de samba en el carnaval de Río de Janeiro, la recuperación de empresas en Uruguay, un estudio sobre la limpieza del río Hudson neoyorkino, la banda "Puerto Rican Salsa and Bembe", la cancha La Bombonera en Bolivia.