domingo, 23 de diciembre de 2012

¿DEMOCRATIZAR LA JUSTICIA?

OPINIONES

22.12.12











MAURICIO ORTIN

Amado Boudou, vicepresidente de la Nación y primer “sicristinista”, investigado por casos de corrupción, ha propuesto (aparentemente, indignado por el fallo absolutorio del caso “Marita Verón”) “democratizar la Justicia”. Antes, por supuesto, lo hizo la presidente Cristina, cuando dijo: “Vamos a tener que poner en marcha una democratización del Poder Judicial porque es el último eslabón en la toma de decisiones”.


Dijo otras barbaridades por el estilo, pero con esta alcanza para entender el “vamos por todo”.

¿Qué quiere decir el kirchnerismo con democratizar la Justicia? El sentido etimológico de la palabra viene del griego (demos=pueblo; kratos=poder) y refiere al gobierno elegido por la mayoría. No tiene en cuenta la manera de gobernar sino el método de elección. Pero, un tirano elegido (y reelegido) por la mayoría sigue siendo un tirano. De allí que, a los fines de evitar el mal de la tiranía, las constituciones de los países libres adopten el sistema republicano.

Este, sabiamente plantea la división y la independencia de los poderes, fundamentalmente, para debilitar el inmenso poder del presidente. “Democratizar la Justicia”, en este contexto, significa lisa y llanamente que los jueces deben fallar siguiendo la voluntad de los representantes de la mayoría (todos los jueces serán kirchneristas para que, “el último eslabón en la toma de decisiones”, no se oponga a la voluntad de la que tiene el 54% de los votos).


Más, ¿cómo es posible pretender semejante despropósito? ¿Acaso la Argentina no es una república? Sí, que lo es; aunque conviene hacer la siguiente aclaración. Del término, república, existen, por lo menos, dos sentidos del término. El primero, se refiere al sentido estricto de república que en la Constitución Nacional se consagra; el segundo, en cambio, a la “bananera” o república de “Kirchnerlandia”. Estas repúblicas “de cuarta” se caracterizan por situaciones tales como el que un presidente y su vice anuncien eliminar la independencia del Poder Judicial (golpe de Estado) y los gobernadores, los diputados, los senadores (nacionales y provinciales) reciban la noticia con la misma inquietud que les genera el pronóstico del tiempo, para mañana, en Borneo.


¡Eso sí, para prejuzgar el fallo que absolvió a los imputados del caso “Marita Verón” actúan como un solo hombre! No se indignan, ni repudian cuando Hebe de Bonafini llamó “turros” a los integrantes de la Corte Suprema de Justicia, ni cuando el “juez” Oyarbide la sobreseyó en la causa por el súper desfalco de la Fundación Madres de Plaza de Mayo.


En un arresto de ira, Hebe le demandó al gobernador de Tucumán que cierre ya todos prostíbulos de la provincia. Alperovich, que teme más a la lengua impune de Bonafini que al mismísimo Lobizón, entregó un funcionario a los perros para salir del paso.


A propósito, ¿por qué Cristina, los legisladores y demás indignados no se indignaron, en su momento, con Eugenio Zaffaroni? ¿Cuántas Marita Verón habrán pasado por los seis departamentos que alquilaba este miembro de la ex “Corte Suprema de Justicia de lujo”?


No hay que “democratizar la Justicia”, hay que deskirchnerizarla.

Fuente: http://www.eltribuno.info/salta/236498-Democratizar-la-Justicia.note.aspx

Nota: Las imágenes y negritas no corresponden a la nota original.