sábado, 1 de diciembre de 2012

La madre de todas las batallitas

El autor de la nota  que presentamos hoy es Martín Caparros[1], actual hombre de la cultura vernácula y ex integrante de la Organización Política Militar Montoneros, hay que reconocerle la honestidad intelectual y claridad con que explica a “La madre de todas las batallitas”.


En una de sus tantas defensas el señor General de División (R) Don Luciano Benjamín Menéndez citó a Martín Caparrós, de quien dijo que era un “montonero” que pretendía "asaltar el poder en la Argentina para cambiar radicalmente el orden social". "No queríamos un país capitalista y democrático, queríamos una sociedad socialista sin economía de mercado y cuya forma política no fuera la democracia", siguió citando a Caparrós. Otros militares también lo citaron en sus defensas.


En su artículo “El Peor Acuerdo”, Caparros reconoce estar de acuerdo con Menéndez, cuando el general dice que por aquellos años “los guerrilleros no pueden decir que actuaban en defensa de la democracia”. Tan de acuerdo que lo escribe por primera vez en 1993, cuando vé a Firmenich diciendo por televisión que los Montoneros peleaban por la democracia: mentira cochina. Entonces escribe “que creíamos muy sinceramente que la lucha armada era la única forma de llegar al poder, que incluso lo cantábamos: ‘Con las urnas al gobierno / con las armas al poder’, y que falsear la historia era lo peor que se les podía hacer a sus protagonistas: una forma de volver a desaparecer a los desaparecidos. Me indigné y, de tan indignado, quise escribir La voluntad para contar quiénes habían sido y qué querían realmente los militantes revolucionarios de los años sesentas y setentas.”

En su blog “Pamplinas”, Caparros dice que es un intento –insistentemente fracasado– de mirar el mundo desde la Argentina, o la Argentina desde algún otro mundo. Con esa premisa, el autor pensó llamarlo Cháchara, pero le pareció demasiado pretencioso. Desde las pampas argentinas, pues: Pamplinas. Allí nos deja el artículo de marras.

Sinceramente.

Pacificación Nacional Definitiva
por una Nueva Década en Paz y para Siempre


La madre de todas las batallitas| 27 de noviembre de 2012

Nos aprestamos a la batalla decisiva: el 7D. En pocos días culmina la justa que decidirá los destinos de la Patria. Culminar es muy lindo, emotivo, y yo no quepo en mí de ansiedad y zozobra: todo pende de un hilo o un piolín. Temo que no resista. Creo -a veces creo- que cuando nos liberemos de Magnetto vamos a ser tan libres que vamos a volarnos.


O quizá no. Creo -muchas otras veces creo- que me da vergüenza que nos tomen por tan tontos. Parece como si el país fuera rehén de la pelea de dos gallitos ciegos -o tuertos o trompeteros o trasnochados o traviesos. Y me parece increíble que sigan tratando de convencer a la sociedad argentina de que cosas realmente importantes van a cambiar según sea el resultado de la pelea en el barro entre un grupo político de arribistas ávidos y un grupo empresario de arribistas ávidos. Que son tal para cual -y por eso pudieron estar aliados tanto tiempo.

Que por eso, también, ahora pueden ser dignos enemigos.

Ya sabemos que el peronismo dizque[2] K no puede funcionar sin enemigos.

El grupo que manejó la Argentina la última década es un rejunte de personajes muy variados y su política es errática. Siempre tomó sus mejores medidas contradiciendo sus posturas anteriores: la ley de Medios, el matrimonio homosexual, la Asignación Universal por Hijo -entre otros- pasaron de ser proyectos de la oposición que el gobierno ignoraba o combatía a Estandartes del Modelo.

Semejante confusión necesita alguna claridad: el hecho de tener enemigos precisos puede, de una forma ilusoria, ofrecerla. ¿Quiénes somos nosotros, que podemos ser tantos? ¿Nos hemos extraviado? No, bó, no te confundas: nosotros somos los que Peleamos Contra el Monopolio.

Y si no estás de acuerdo con esto o con lo otro -si acunar a Monsanto te importuna, si hacer leyes con Macri contra los trabajadores te incomoda, si matar whichis o collas te chirría-, déjalo para después, ya lo veremos: ahora lo que importa es enfrentar al Enemigo.


El Enemigo es decisivo: por eso hay que elegirlo con cuidado. Cuando quisieron pelearse con el campo les pararon el país; la tentativa contra Repsol se está cargando YPF; con las grandes mineras ni lo intentan; un grupo mediático con mala reputación y buen poder de difusión es un buen candidato. Sobre todo si uno está tan intoxicado de palabras que se cree que todo se juega en el Campo del Relato.

La maniobra parecía astuta: así fue como empezó esta batalla de roedores en la que unos atacan esgrimiendo una democratización de la información que no practican ni ebrios ni dormidos y otros se defienden invocando una libertad de prensa que siempre intentaron sofocar con sus medios y sus prácticas empresarias.

Están, como dicen en mi barrio, hechos el uno para el otro: hasta que se pelearon por algún negocio, se llevaban tan bien. Ya se ha dicho infinito: se ayudaban, se pasaban negocios y primicias, se convidaban a cenas y whiscachos, se querían con ese amor que solo los que se necesitan pueden simular. Hubo grandes momentos: se ha hablado mucho del otro 7D -2007-, cuando el grupo Clarín recibió como último servicio del presidente saliente Néstor Kirchner la autorización para fusionar Cablevisión y Multicanal y quedarse con el 80 por ciento del mercado; se ha hablado menos de la y 25.750 -llamada Ley Clarín- de junio de 2003, sobre "Preservación de Bienes y Patrimonios Culturales", que los salvó de caer en manos de sus acreedores extranjeros: que les salvó la vida.


Y casi no se ha hablado de aquel momento en que la coincidencia Clarín-kirchnerismo alcanzó su mayor grado de puaj: cuando mataron a Maxi Kosteki y Darío Santillán. Aquel día en que Clarín famosamente tituló "La crisis se cobró dos nuevas muertes", el gobernador de Santa Cruz tampoco quiso molestar a su jefe, el Dr. Duhalde, y se calló, una vez más, la boca: no dijo una palabra sobre aquellos asesinatos -que no deben haber violado ningún derecho o ningún humano. (Por eso es una suerte que ahora, diez años más tarde, su viuda -que también calló- los llore y enarbole. Hay gente que metaboliza despacito.)

Tampoco se recuerda mucho que, cuando el señor y la señora Kirchner decidieron oficializar la candidatura de ella a la presidencia de esta Nación, un sábado de julio 2007, llamaron para ofrecer la exclusiva a su diario de confianza. Aquel anuncio electoral en la tapa de Clarín fue todo un curso sobre el funcionamiento de la prensa vernácula: alguien con poder -un presidente, por ejemplo- decide que su modo de comunicar algo a los ciudadanos consistirá en decírselo a un solo redactor de un solo medio para que lo mande como -¿noticia?- "exclusiva". Ese redactor no averiguó nada, no pensó nada, no entendió nada; fue el conducto elegido por el poderoso -su altavoz- en un pacto de conveniencia mutua. A esas cosas llamamos periodismo, últimamente.

Y después llegó la pelea nacional por aquel porcentaje del negocio de la soja, y la pelea entre ellos por aquel negocio de telefonía, y se enojaron: se hicieron enemigos. Para el gobierno, la maniobra parecía astuta, pura ganancia. Y traía un beneficio secundario: si el Enemigo son los medios, todo lo que digan quedará en duda por esa condición.


Entonces ya no habrá que discutir hechos sino narradores; no es necesario decir no, Boudou nunca tocó un centavo ajeno, sino Clarín Miente; no, no te creas que la inflación no es la del Indec, es que están tratando de engañarte para defender sus oscuros intereses. Ya no es preciso pensar en los asuntos; solo hay que preguntar quién los relata.

Así fue: la Guerra contra el Enemigo se pasó años ocupando un espacio que pudimos dedicar a mejores menesteres, pero ya llega la batalla final: la emoción, la ansiedad, los argumentos leguleyos, las patoteadas, los grititos. Quizás sea cierto, al fin y al cabo, que todo -todo, todo, las huelgas de gendarmes, las marchas millonarias, los paros y reparos, los apagones repetidos, la captura de la Libertad, los buitres y sus fondos, todo, todo, el gobierno kirchnerista en su conjunto- es una conspiración de Magnetto: de ningún otro modo habría podido convertirse en una especie de adalid de alguna libertad. De ningún otro modo habría podido conseguir que cantidad de personas que siempre criticaron sus manejos ahora se abstengan -para no hacerle el juego a las maniobras brutas del gobierno. Es una tentación; yo trato de no caer en ella.

Triste sería que por condenar los esfuerzos del gobierno de cargarse a un grupo de prensa que ahora lo incomoda hubiera que ceder a la lógica del mal menor o el viejo truco del enemigo principal y las alianzas tácticas, y olvidar lo que ese grupo es.

Clarín puede mentir o no mentir: no es lo peor que hace. Llevo décadas publicando mi opinión -bastante explícita- sobre sus efectos: "Opino que los medios del grupo Clarín le han hecho mucho daño a la cultura argentina media, la han rebajado, la han reblandecido, la han limado, la van empujando poco a poco hacia el punto en que imaginaron que estaba: la mente de un chico incapaz de leer, de pensar, de cuestionar. Y opino que los canales de televisión privada han seguido con gran éxito ese mismo camino -y nos toman por idiotas redomados, sólo capaces de consumir idioteces redomadas para idiotas redomados" -escribí por ejemplo hace unos años.

Pero es cierto que a Clarín la pelea le hizo bien. Durante décadas se cuidaron mucho de hacer su trabajo. O, mejor: lo regulaban según un mecanismo recurrente. Clarín solía hacer buen periodismo -serio, tenaz, crítico del poder- cada tanto. Como tenían tantos intereses que preservar, solo se dedicaban a la noble tarea de buscar pelos en la sopa oficial -pelucas en el caldo claro- cuando sus dueños necesitaban que el gobierno de turno les diera algún canal de cable, alguna concesión de redes en provincias. Para conseguirlo hacían periodismo durante unos días; cuando el gobierno de marras, harto, les hacía saber que se rendía y entregaba, volvían a cerrar el boliche y se dedicaban a seguir haciendo el diario habitual, velocidad crucero: mucho fulbo, espectáculos entendido como televisión, la política como unos chismes de políticos, la economía chivos de las empresas, el mundo reducido a veinte líneas, un crimen en la tapa.

En cambio ahora están desatados, y ofrecen mucho material interesante, que no para de desgastar el Relato: su política de comunicación funciona. La del gobierno mucho menos.

Porque al gobierno le falta práctica y le sobra torpeza. Un botón: la semana pasada, cuando el paro, su principal portavoz el Borbotón Fernández se lanzó a atacar a los huelguistas y no se le ocurrió nada mejor que insultar a su ex íntimo Hugo Moyano llamándolo Vandor.


Seguramente no pensó que el aliado gremial que le queda, cada vez más débil, un tal Caló, también es el líder de la agrupación metalúrgica Augusto Timoteo Vandor. Seguramente no pensó que se estaba peleando con uno de sus últimos amigos sindicales. Seguramente no pensó. Eso es lo que les pasa cada vez más: piensan poco, piensan después, no piensan. Al principio acertaron con las grandes líneas del relato progre, pero parece como si hubieran agotado sus posibilidades -y ahora no saben cómo seguir, se equivocan cada vez más. Y los medios que intentaron para sostener ese relato son un fracaso sólido, compacto: ninguno de los diarios revistas radios televisiones que pagan con la plata de todos a precio de oro tiene un décimo de la circulación o audiencia que sí mantienen los que se les oponen.

(Aunque ahora, para compensar un poco las cosas, el grupo Clarín decidió retomar el modelo K de patotear periodistas -en la calle o en los medios o en la justicia, donde se pueda-: le sirvió para perder la muy leve superioridad moral que le daba en este tema el hecho de que su enemigo lo hiciera y, al final, tuvo que retirar lo dicho. El campeonato de torpezas nunca para.)

Pero nada de eso me salva de la perplejidad cuando veo que el gobierno de la Nación Argentina ha tomado su batalla contra Clarín como la madre o abuela o chozna de todas las batallas. En un país donde la renta financiera no paga impuestos, donde la economía se concentra y extranjeriza cada vez más, donde las mineras se la llevan con pala mecánica, donde uno de cada cinco chicos pobres sigue malnutrido, donde las diferencias aumentan, donde todos los que pueden pagarlo huyen hacia la educación la salud la educación privadas -por no hablar del transporte, la energía, esos detalles-, el progresismo consiste en creer que lo más urgente, lo más decisivo es sacarle un par de empresas a Clarín. Es, de verdad, sorprendente. Sorprendente que unos pocos lo digan y lo hagan; sorprendente que haya muchos que lo crean.

Entonces vuelvo a la solución más fácil y me pregunto si no será una conspiración: una que sirve para establecer en la sociedad argentina esa lógica binaria que es pura ganancia para todos ellos: o estás con la máquina de poder peronista -representada por el gobierno- o estás con la máquina de poder de la derecha clásica -representada por Clarín o La Nación.

Digo: que te convenzan de que estás eligiendo porque optás entre dos máquinas de poder, entre dos aparatos del sistema -como si no existieran más opciones. En síntesis: si yo fuera paranoico creería que todo esto es un montaje, otra de esas falsas batallas que nos ofrecen para que no miremos las que importan. Pero:
a) no soy paranoico,
b) no creo que sean tan inteligentes,
c) no parece que sea necesario.

Así que me consuelo pensando que es pura estupidez: banalidad y negocios. O sea: me consuelo muy poco.





[1] Martín Caparrós (Buenos Aires, 29 de mayo de 1957) ex montonero, hoy es un periodista y premiado escritor argentino.
Estudió en el Colegio Nacional de Buenos Aires y comenzó su carrera periodística en el diario Noticias en 19731 —dirigido por Miguel Bonasso y clausurado al año siguiente—, en la sección policial, que estaba a cargo de Rodolfo Walsh; ambos reconocidos militantes montoneros, A partir de ese año colaboró con la revista Goles hasta 1976.

Caparrós abandonó el país y se exilió en Europa, primero en París, donde se licenció en historia en La Sorbona; más tarde se trasladó a Madrid, donde vivió hasta 1983.2

Con el retorno de la democracia a Argentina, regresa a Buenos Aires, donde trabajó en la sección cultural del diario Tiempo Argentino y en 1984 comenzó a colaborar en la Radio Belgrano, donde fue conductor, junto con Jorge Dorio, del exitoso Sueños de una noche de Belgrano.

Habrá de volver a España a trabajar como corresponsal de esa radio durante 1985 y 1986.

Al año siguiente retorna a Argentina como editor de la revista El Porteño. También en 1987 participa en la creación de Página/12 junto a Jorge Lanata, su primer director periodístico, y al siguiente, con Dorio, trabaja en el programa televisivo El monitor argentino y funda la revista Babel, que dirigirá.

A partir de 1991, Caparrós comienza a publicar sus relatos de viajes en la revista mensual Página/30, de la que sería jefe de redacción, bajo el título Crónicas de fin de siglo, que fueron distinguidas con el Premio de Periodismo Rey de España. Por ese entonces, también dirigió la revista Cuisine & Vins.

Martín Caparros, co-autor de “La Voluntad” con Eduardo Anguita, es el más claro ex-integrante de Montoneros, dijo en su artículo El Peor Acuerdo:

“La subversión marxista, o más o menos marxista, de la que yo también formaba parte, quería, sin dudas asaltar el poder en la Argentina para cambiar radicalmente el orden social. No queríamos un país capitalista y democrático, queríamos una sociedad socialista, sin economía de mercado... “. El texto completo lo pueden leer haciendo clic aquí.

[2] dizque. En el español de amplias zonas de América sigue vigente el uso de esta expresión, procedente de la amalgama de la forma apocopada arcaica diz (‘dice’, tercera persona del singular de presente de indicativo del verbo decir) y la conjunción que. Se usa normalmente como adverbio, con el sentido de ‘al parecer o supuestamente’.