domingo, 23 de diciembre de 2012

LA ORDEN DE REABRIR LA CAUSA RUCCI PUEDE DESTAPAR UNA CAJA DE PANDORA ENTRE PROMINENTES FIGURAS DEL ACTUAL GOBIERNO



MIÉRCOLES, 19 DE DICIEMBRE DE 2012 12:12

ESCRITO POR ADMINISTRATOR

El diario Clarín otorgó el miércoles (19 dic 2012) un excepcional despliegue de primera plana a la decisión de la Cámara Federal porteña que ordenó (el martes 18) reabrir la causa que investiga el asesinato del ex secretario general de la CGT José Ignacio Rucci, para intentar dar con los autores materiales e intelectuales del hecho y determinar si alguno de ellos estaba vinculado al Estado.


Clarín recuerda que Rucci fue asesinado el 25 de septiembre de 1973. El crimen dividió a la guerrilla de Montoneros, a la que se adjudicó el atentado. La causa fue archivada este año por el juez federal Ariel Lijo, al considerar que el hecho estaba prescripto, alegando que no se trataba de un delito de lesa humanidad.


El diario agrega que “la diputada del Frente Peronista Claudia Rucci celebró la decisión de reabrir la causa por el asesinato de su padre y anticipó que pedirá una audiencia con el juez de la causa para solicitarle que cite a declarar a “ex funcionarios” y “ex dirigentes de la agrupación Montoneros. “La Cámara leyó nuestros fundamentos, cuando apelamos la decisión del juez Lijo le pedimos que sea considerado un asesinato de lesa humanidad porque estamos convencidos de que fue hecho en democracia por un grupo de dirigentes de la agrupación Montoneros que tenían cargos en el poder, señaló Rucci.


“Las diligencias y medidas (sobre) la única hipótesis que subsiste resultan escasas y permitieron tan sólo un conocimiento limitado de los extremos relevantes a los efectos de llevar a cabo el análisis que se propone”, dijeron los jueces de la Sala II de la Cámara, que tildaron de “prematura” la prescripción.

Los jueces Horacio Cattani, Martín Irurzun y Eduardo Farah ordenaron una gran cantidad de medidas de prueba a fin de dar con los “autores materiales e intelectuales”, así como determinar “después el grado de inserción o pertenencia” que “pudieron haber tenido en la organización que se atribuyó el suceso”, esto es Montoneros.


“Entiende este Tribunal que la decisión adoptada sobre la cuestión resulta prematura y que existen múltiples aspectos que requieren ser dilucidados para, con una base probatoria sólida –de la que de momento se carece–, estar en condiciones de dar respuesta al debate planteado”, añadió el Tribunal.

Rucci era hombre de confianza del general Juan Domingo Perón, quien dos días antes se había alzado con el triunfo electoral con amplia ventaja sobre el radical Ricardo Balbín, para asumir por tercera vez la Presidencia de la Nación. El asesinato fue tomado como un desafío al propio poder de Perón y poco después la organización guerrillera –que estaba ligada al movimiento peronista– pasaría a la clandestinidad.


En su fallo, los camaristas recordaron que ellos mismos habían firmado decisiones “respecto de los alcances de la categoría de ‘delitos de lesa humanidad’, esto es, de aquellos actos actualmente enumerados en el artículo 7° del Estatuto de Roma cometidos como parte de un ataque generalizado o sistemático contra una población civil, de conformidad con la política de un Estado o de una organización de cometer esos actos o para promover esa política, y con conocimiento de dicho ataque”. Aseguran que en el caso Rucci aún no se puede determinar si fue o no un caso “de lesa humanidad”.


Nota: Las imágenes y negritas no corresponden a la nota original.