sábado, 10 de marzo de 2012

Encarcelaron al Contralmirante de I.M. Carlos Aberto Busser


Anoche recibimos la invitación del señor Contralmirante de I.M. (R) VGM Don Carlos Alberto Busser, Comandante de la Fuerza de Desembarco en la Operación Rosario, para asistir y participar  de la ceremonia conmemorativa el día 2 de abril de 2012, a las 1700 hs. en la Plaza Irlanda (Angel Gallardo 2100) de la Ciudad de Buenos Aires, no solo para honrar a aquellos que  ofrendaron lo más preciado que tenían, su propia vida, sino a todos aquellos que durante el conflicto sufrieron los sacrificios, penurias y horrores de los 74 días de lucha.


Informativo Nº 2
A TODOS LOS VETERANOS DE GUERRA DE MALVINAS:
         Los próximos días  2 y 3 de Abril de 2012, se cumplirán 30 años de las Operaciones de recuperación de las Islas Malvinas y Georgias del Sur. Es una excelente oportunidad para que todos los veteranos del conflicto de Malvinas nos reunamos para conmemorar esta importante fecha.
        Los veteranos de las Operaciones Rosario y Georgias del Sur, responsables de la recuperación de las Islas para la soberanía nacional, hemos considerado necesario que esta fecha no transcurra en silencio como lo ha sido hasta ahora en los últimos años.
         Es por eso que hemos organizado una ceremonia conmemorativa el día 2 de abril de 2012, a las 1700 hs. en la Plaza Irlanda (Avenida Gaona y Teniente General Donato Alvarez) de la Ciudad de Buenos Aires, no solo para honrar a aquellos que  ofrendaron lo más preciado que tenían, su propia vida, sino a todos aquellos que durante el conflicto sufrieron los sacrificios, penurias y horrores de los 74 días de lucha.
          Por ello invitamos a participar a todos los veteranos de todas las Fuerzas Armadas, de Seguridad, Policiales, de la Marina Mercante,  del Escuadrón Fénix, de organismos civiles y a todos aquellos que de alguna forma han participado en la recuperación y defensa de las Islas.
           Habrá un lugar específico para los veteranos de cada Unidad o Fuerza intervinientes con el objeto de facilitar el encuentro con viejos Camaradas, como también para los demás participantes.
          Asimismo invitamos a toda la ciudadanía que deseen adherirse a la conmemoración de este hito de nuestra Historia contemporánea.
         La concentración para la ceremonia será a 1600 horas. Los invitados serán guiados por los organizadores para su ubicación.
        Próximamente les haremos llegar mayores detalles. Se solicita difundir esta información.
Carlos Alberto Büsser
Contraalmirante de IM VGM (RE)
Comandante de la Fuerza de Desembarco en la Operación Rosario

Esta mañana nos llegó esta  lamentable noticia:

Compatriotas,

En menos de un mes, se cumplirá el 30º aniversario de la Gloriosa Recuperación de nuestras Islas Malvinas e Islas del Atlántico Sur con una operación militar extraordinaria que selló la unidad territorial de la República mancillada desde hacía 150 años por el Imperio Inglés. Hecho doloroso que como argentinos sufrimos históricamente y que ese 2 de abril de 1982, la Soberanía territorial pasó a ser plena y única en su forma y con el espíritu de que esa Gran Gesta inmoló patrióticamente a 649 héroes  cuyos nombres se encuentran grabados en las paginas recientes de nuestra historia Nacional. Cientos de veteranos de guerra cuyas secuelas sufridas y mortales muchas, no aminoran su patriotismo en la defensa de nuestra extensa geografía, todos ellos Sanmartinianos en espíritu y en coraje.

Lamentablemente y con pesar comunico que, en el día de la fecha, 8 de marzo de 2012 a las 17hs. fue castigado con arresto domiciliario uno de los hombres mas destacados y patriotas, artífice de la recuperación soberana ese 2 de abril, comandante del “Operativo Del Rosario” Contraalmirante VGM (RE) Carlos BÚSSER.

A 30 años de la gesta que devolvió a los argentinos el coraje gaucho y la unidad como pueblo de combatir a los históricos usurpadores de la República y que, con esa acción soberana recuperamos el honor y el reconocimiento internacional ante los imperialismos que se aprovechan de la bondad y mansedumbre de los pueblos americanos, reviviendo el viejo lema del Libertador Gral. San Martín, “…los argentinos no somos empanadas que se comen con el solo esfuerzo de abrir la boca…”

A 30 años y en plenos preparativos para los festejos conmemorativos de esa reivindicación soberana, el gobierno y la injusticia argentina, opacan los festejos que tantos subordinados, veteranos y compatriotas planificaban este 2 de abril a todos los héroes malvineros, vivos y muertos, en el Cenotafio de Plaza San Martín a las 12hs. y en la Plaza Irlanda de esta Capital Federal a las 17hs, en el que, el Contraalmirante Büsser era el principal orador.

Las unidad que aspira mentirosamente este gobierno, solo engendra el rechazo generalizado de todos los que sentimos la causa Malvinera y sus participantes en nuestro espíritu, en nuestras venas y en nuestro corazón. No bajaremos los brazos hasta ver a todos los VGM libres de cargos inventados.

Invitamos a todo el Pueblo Argentino a participar de dichos actos como un mensaje al poder político temporal de que, Malvinas, es una CAUSA NACIONAL y no importa las mentiras o los engaños, el Pueblo no aminora ni borra los hechos heroicos en el que el mismo Pueblo fue artífice.

Lic. Juan Manuel Soaje Pinto      Sra. Alicia Cóseres,
DNI: 13.417.278                         DNI: 5.242.807


viernes, 9 de marzo de 2012

EFEMERIDES DE MARZO


PARA CONOCIMIENTO DE LAS JOVENES GENERACIONES

Aspiramos que la difusión de este documento sirva para recordar a quienes murieron a manos de la locura terrorista durante la década del 70. Seguramente sus deudos los tendrán siempre presentes con enorme dolor. No así las Instituciones Armadas quienes, “por terror al actual régimen kirchnerista han llegado a la bajeza de esconder a quienes revistaron en sus filas y murieron cumpliendo con su juramento al Pabellón Nacional”.

También deseamos sirva para que las generaciones mas jóvenes puedan conocer la verdad completa sobre lo sucedido en aquella época y queden con la historia ficticia del actual gobierno. La verdad es el único camino para alcanzar un futuro solidó como nación. Es interesante comparar la ideología que en cada entrega vamos a transcribir de la bibliografía terrorista sobre los años 70 con la actual situación política a nivel nacional y regional y extraer sus propias conclusiones. ¿Porqué tanta semejanza?

Para obtener mayor información se puede recurrir a los seiscientos cincuenta y cinco libros escritos después de la guerra por los propios terroristas. En ellos confirman las atrocidades que produjeron en nuestro País y describen los objetivos que los impulsaban. La información sobre esos libros esta contenida en la obra del autor Enrique Díaz Araujo “La Guerrilla en sus Libros” Tomo I, editado por el autor.

Recorriendo sus páginas encontraran nombres de personajes muy conocidos que hoy integran el actual gobierno en todos los niveles y otros que desde importantes sectores como el periodismo, la cultura, el arte colaboran con la mentira oficial.


1.      IDEOLOGIA DE LAS ORGANIZACIONES TERRORISTAS QUE ASOLARON LA REPUBLICA ARGENTINA.

En esta oportunidad transcribimos fragmentos del manual terrorista: RESOLUCIONES DEL V CONGRESO DEL PARTIDO REVOLUCIONARIO DE LOS TRABAJADORES – PRT.

Este manual pertenecía a ediciones EL COMBATIENTE, con domicilio en Quirno Costa 1273 Bs. As., dirigido por PEDRO LUIS CAZES. Era publicado y distribuido en forma clandestina y exclusiva para el adoctrinamiento ideológico e instrucción militar de los delincuentes terroristas durante la década del 70.

RESOLUCIONES DEL V CONGRESO DEL PARTIDO REVOLUCIONARIO DE LOS TRABAJADORES – PRT, publicado en junio de 1973 durante el gobierno Constitucional y Democrático del Dr. CAMPORA quién fuera libremente elegido apenas un mes antes el 25 de mayo de ese año. Con prologo de MARIO ROBERTO SANTUCHO (jefe del ERP - Ejercito Revolucionario del Pueblo, muerto en julio de 1976 en la localidad de Villa Martelli Pcia. de Bs.As. al enfrentarse en combate contra fuerzas del Ejercito Argentino).

Pagina 99:
Como explico Lenín. La lucha contra el capitalismo no termina con el triunfo de la revolución, con la toma del poder en un determinado país, sino que se continua, contra “la fuerza de la costumbre, la fuerza de la pequeña producción, que cotidianamente produce y reproduce capitalismo”.

Pagina 125:
PROGRAMA DEL EJÉRCITO REVOLUCIONARIO DEL PUEBLO
Queremos la liberación nacional y social de nuestra patria. Queremos:

1.      En lo político

a)       Ruptura con los pactos que nos comprometen con EEUU y otros países extranjeros, su publicación y su denuncia.

b)      Establecimiento de un sistema de gobierno de democracia Social, Gobierno Revolucionario del Pueblo, dirigido por la clase obrera.

c)       Juzgamiento de los delincuentes políticos, usurpadores del poder, etc.

d)      Plena participación en el poder de todo el pueblo, a través de sus organismos de masas.

2.      En lo económico

a)       Ruptura de los acuerdos con el Fondo Monetario Internacional, Banco Interamericano de desarrollo y todo organismo de control y penetración imperialista.

b)      Expropiación sin pago y nacionalización de todas las empresas de capital imperialista y de los capitales nacionales que lo apoyen.

c)       Nacionalización de la Banca y el Crédito.

d)      Nacionalización del Comercio Exterior.

e)       Reforma agraria.

f)       Administración obrero-estatal de todas las empresas nacionalizadas.

g)       Expropiación de todas las viviendas alquiladas, propiedad de empresas y entrega en propiedad a sus inquilinos.

3.      En lo Militar

a)       Supresión del ejército burgués, la policía y todo otro organismo de seguridad y su reemplazo por el Ejercito Revolucionario del Pueblo y las Milicias Armadas Populares, es decir por el pueblo en armas.

b)      Todo militar o funcionario que abandone su organismo tiene su puesto de lucha en la fuerza militar popular.

Cita:
ARGENTINOS: El Ejército Revolucionario del Pueblo convoca a todos los patriotas a asumir sus responsabilidades, a ocupar su puesto de lucha en nuestra guerra de la segunda Independencia. El General San Martín y el Comandante Guevara son nuestros máximos ejemplos: seguir e imitar su pensamiento y acción y el de nuestros héroes y mártires del pasado y el presente es la tarea de la hora.

¡A VENCER O MORIR POR LA ARGENTINA!

2.      ASESINATOS EJECUTADOS EN FEBRERO

Como resultado de sus planes macabros fue también asesinada de manera sistemática y masiva la población civil, en su locura nada los detuvo, no importo la condición de civil, militar, sexo, religión o edad.

Hasta sus propios compañeros de armas e ideología fueron asesinados con la mayor frialdad y brutalidad como fue entre otros el caso de Fernando Haymal integrante de Montoneros, asesinado en la Ciudad de Córdoba siendo su cuerpo atado al paragolpes de un auto y arrastrado hasta su muerte. Caso esta reconocido por los terroristas en un manuscrito que a la brevedad haremos publico.

La forma de matar, generalmente indiscriminada, variaba dentro de una amplia metodología: voladura de edificios y/o vehículos, fusilamientos, torturas, inanición.

Al igual que la mafia estos asesinos muchas veces dejaban una señal de su participación en el hecho manifestando así el odio que los impulsaba, luego de ejecutar el asesinato orinaban el cuerpo de la víctima ya destrozado e inerte, o procedían como los miembros de la Columna Sur de Montoneros que tenían por método prender fuego al cadáver de la victima.

No incluimos aquí a la enorme cantidad de víctimas la mayoría de la población civil que ha sobrevivido a pesar de sus heridas, mutilaciones o graves secuelas psicológicas, como una manera de preservar su integridad.

CIUDADANOS A S E S I N A D O S

Esta información ha sido extraída del libro IN MEMORIAN Tomo I publicado por el Circulo Militar.

APELLIDO Y NOMBRE

(POBLACION CIVIL)

1.      Uzal Roberto M. Abogado, Olivos Pcia. Bs.As.
2.      Tiffis De Contesti. Ama De Casa, Rosario
3.      Lopez Maria Eva. Enfermera, Cordoba
4.      Castrofini Miguel A. Empleado, Capital Federal
5.      Coria Rogelio.      Empleado, Capital Federal
6.      Piantoni Ernesto Carlos. Abogado, Mar del Plata
7.      Azorin Emilio. Mecanico, Mar del Plata
8.      Crespo Juan Manuel. Empleado, Mar del Plata
9.      Alvarez Jose. Empleado, Cordoba
10.    Lopez Jorge. Empleado, Cordoba
11.    Garcia Alberto Blas. Chofer, Buenos Aires
12.    Santillan Atilio. Gremialista, Buenos Aires
13.    Cabrera Guillermina. 4 Años, Olivos Pcia. Bs.As.

(FUERZAS LEGALES)

14.    Rico Martin.         Coronel, Ejercito Argentino
15.    Dalla Fontana Jose E.   Coronel, Ejercito Argentino
16.    Reduto Mario.      Suboficial Primero, Armada Argentina
17.    Demarco Eduardo Rubén.      Guardiamarina, Armada Argentina
18.    Molina Norberto Luis.   Soldado, Fuerza Aérea Argentina
19.    Agarotti Abel Pedro.      Comandante Principal, Gendarmería
20.    Braga Jose Luis.  Cabo Segundo, Prefectura
21.    Vega Pedro Federico.     Agente, Policía Federal
22.    Giachino Daniel C.        Suboficial Escribiente, Policía Federal
23.    Fernández Paulino J.    Cabo, Policía Federal
24.    Durand Osvaldo.  Agente, Policía Federal
25.    Ochoa Raúl.         Cabo, Policía Federal
26.    Maringuetti Ángel.        Cabo Primero, Policía Federal
27.    Neiro Juan A.      Agente, Policía Federal
28.    Valverde Juan Carlos.   Oficial Subinspector, Policía Federal
29.    Posadas Manuel A. Sargento Primero, Policía Federal
30.    Sánchez Domingo. Agente, Policía Federal
31.    Galván Omar A. Agente, Policía Federal
32.    Patetta Ernesto M. Comisario, Policía Federal
33.    Pavón Guillermo E. Comisario Inspector, Policía Federal
34.    Ramos Visitación Jorge.         Cabo, Policía Buenos Aires
35.    Dionisio Francisco. Agente, Policía Buenos Aires
36.    Benítez Luis Maria. Cabo, Policía Buenos Aires
37.    Contreras Jose Sergio. Cabo, Policía Buenos Aires
38.    Maidana Maxim.  Cabo Primero, Policía Buenos Aires
39.    Espinosa Epifanio. Agente, Policía Buenos Aires
40.    Luna Carlos. Cabo, Policía Buenos Aires
41.    Maidana Carlos. Agente, Policía Buenos Aires
42.    Silveira Rolando R. Cabo, Policía Buenos Aires
43.    Moya Santos Ángel. Agente, Policía Buenos Aires
44.    Ramos Héctor Jose. Subcomisario, Policía Buenos Aires
45.    Sierra Rufino E. Agente, Policía Buenos Aires
46.    Apostulo Jorge H.         Oficial Inspector, Policía Buenos Aires
47.    Trejo Esteban Alfonso. Oficial Principal, Policía Buenos Aires
48.    Salgado Carlos. Cabo, Policía Buenos Aires
49.    Riveros Felipe Nery. Cabo, Policía Buenos Aires
50.    Echaverria Rubén Enrique. Agente, Policía Buenos Aires
51.    Brizuela Livio Ramón. Cabo, Policía Buenos Aires
52.    Zuleta Lucio Alberto. Agente, Policía Buenos Aires
53.    Cardozo Jorge. Agente, Policía Buenos Aires
54.    Navarro Carlos Eduardo. Oficial Inspector, Policía Buenos Aires
55.    Lescano Rodolfo Horacio. Cabo, Policía Buenos Aires
56.    Baigorria Marcelino F. Agente, Policía Cordoba
57.    Márquez Tomas M. Agente, Policía Cordoba
58.    Lopez Tomas. Agente, Policía Cordoba
59.    Soria Francisco. Agente, Policía Cordoba
60.    Postay Domingo E. Subcomisario, Policía Cordoba
61.    Ceterero Omar Jose. Cabo Primero, Policía Cordoba
62.    Guevara Mario Héctor. Oficial, Policía Cordoba
63.    Benegas Juan Carlos. Agente, Policía Cordoba
64.    Capittaneli Jorge Raúl. Oficial Subayudante, Policía Santa Fe
65.    Ojeda Telemaco. Comisario Inspector, Policía Santa Fe
66.    Cividini Daniel Claudio. Oficial Ayudante, Policía Santa Fe
67.    Fagioli Pedro Oscar. Sargento, Policía Tucumán
68.    Vallejos Serapio C. Cabo Primero, Policía Chaco
69.    Givirer Eliseo Mones. Comisario Inspector, Policía Jujuy


Cita:
ELLOS MURIERON POR LA IRRACIONALIDAD Y LA DEMENCIA QUE PRETENDIA INSTAURAR EN LA ARGENTINA UN SISTEMA POLITICO CONTRARIO AL SENTIR NACIONAL Y A LOS VALORES DE NUESTRA CONSTITUCION.
¡A TODOS, GLORIA Y ETERNA GRATITUD!

martes, 6 de marzo de 2012

Un HOMBRE

Después de ver y escuchar la preocupación oficial y la sorpresa de los medios progresistas por la difusión internacional que tuvieron las palabras del hoy Preso Político, señor Teniente General (R) Don Jorge Rafael Videla, hemos decidido subir el comentario que el señor Eduardo Palacios Molina dejara en el sitio de La Memoria Paralela, pensamos que refleja el valor histórico de la entrevista efectuada al citado Jefe Militar.

Martes 6 de marzo de 2012 - 11:07 horas.

Un reportaje que refleja la sinceri­dad de un alto jefe militar argentino que asume sus responsabilidades y habla sin dobleces. Las preguntas son concisas y se puede valorar la profesionalidad periodística del reportaje, así como la claridad de las respuestas. 


Las críticas que han surgido en los medios masivos de prensa en nuestro país, han sido realmente débiles y ello explica que las verdades traducidas en el mas duro y certero idioma castrense utilizado por este soldado, ha llegado a la conciencia de muchos argentinos que han visto reflejado en sus palabras una verdad transparente que contrasta con la suciedad y oscuridad del idioma político que utiliza tanto el oficialismo como la oposición cómplice del terrorismo y acomodaticia a las circunstancias. 

Este militar tiene entre todas sus virtudes castrenses, la de ser un hombre de profunda fe religiosa, que le impide odiar, ya que es un profesional en todo el sentido castrense de este término, cuya caballerosidad no ha tenido límites. Para qui­enes hemos frecuentado su trato y para aque­llos que lo han hecho esporádicamente visitándolo en la cárcel, nada de lo que ha dicho era para nosotros desconocido. 

Los que guar­da­mos su corres­pon­den­cia en res­puesta a la nues­tra, sabe­mos que ella con­te­nía muchos de estos con­cep­tos ver­ti­dos en este repor­taje. En una sola palabra Jorge Rafael Videla es un hombre de una sola pieza. No tiene dos caras. Es como es y piensa como piensa. Está seguro de lo que dice y tiene capacidad de autocrítica. Es cari­ta­tivo con Mas­sera. Pero dice lo que debe decir acerca de él en este momento. La his­to­ria se encar­gará de juz­garlo. 


Mien­tras tanto tiene la nobleza de dar la cara y acep­tar la cárcel, como una función de servicio al Ejército Argentino, cuyos jefes hoy sirven al peor enemigo, que son los cómplices del terrorismo derrotado por ellos militarmente. Videla es ética­mente la línea recta a la que las FF.AA deben volver.

CRISTO DE LOS PRESOS POLÍTICOS - DIVULGAR


Cristo Nuestro Señor,
dígnate escuchar la oración que te dirigimos
por los presos políticos de la intolerancia y el odio,
para que les llegue la JUSTICIA y la LIBERTAD.

Que reine la concordia en nuestro País
para lograr la paz y la felicidad
de TODOS los que lo habitamos.

AMEN

Esta oración nace para pedir por los integrantes de las Fuerzas Armadas, de Seguridad, Policiales, Penitenciarias y Civiles que están injustamente privados de su libertad en distintas cárceles de nuestro país por haber defendido a la Patria de la agresión terrorista, por mandato de las más altas autoridades constitucionales.

Pidamos también que se terminen los desencuentros entre los argentinos para vivir en paz y armonía, que se promueva y sostenga una justicia imparcial e independiente de la animosidad política de este tiempo. Pidamos que haya espíritu de grandeza y deseo conciliador para que sea conocida toda la verdad.

 2012, año de Paz, verdad y Justicia

Non nobis Domine, non nobis, sed Nomine Tuo da Gloria

lunes, 5 de marzo de 2012

¿Porqué nos censuran?... no lo sabemos

Estimados Amigos:

Ayer en nuestro blog publicamos la continuación de la entrevista al señor Teniente General (R) Don Jorge Rafael Videla, que fuera realizad en forma exclusiva por el periodista español señor Ricardo Angoso corresponsal de la revista CAMBIO 16.


Hoy vemos que esa noticia ha sido “levantada” por los principales medios periodísticos del país, inclusive por medios adeptos al poder de turno. Es improbable que alguien pueda ignorar la noticia que ya causó gran repercusión con la publicación de su primera parte, inclusive la presidente Cristina Fernández, viuda de Kirchner, no pudo resistir la tentación de hacer referencia a la misma durante la ceremonia de apertura de las sesiones ordinarias legislativas.

Si estamos en democracia, donde debe reinar la libertad de expresión en Internet, garantizada por LEY 26.032 y el Decreto 1279/97 (publicado en Boletín Oficial con fecha 1/12/97); no podemos entender porque personas u “organismos” de cualquier especie, se encargan o entretienen bloqueando a nuestro blog y lo hacen aparecer como “eliminado” en Internet. ¿Les molestan las noticias que no mencionan el “éxito del modelo” o que se ocupan de problemas de los que ellos no se ocupan? No lo sabemos… solo sabemos que somos “blanco” de una operación de censura, la que repudiamos.


Esta acción de censura no es la primera vez que nos ocurre, en apenas un año desde nuestra publicación inicial ya ha pasado por enésima vez. Queremos dejar bien en claro que esas supuesta “eliminaciones del blog” no son nuestras y desconocemos su origen. Con paciencia ejecutamos todas las recomendaciones que efectúa la empresa propietaria de Blogger y hemos logrado recuperarlo siempre. Agradecemos a nuestros lectores sus rápidos avisos, cuando ocurren estas anormalidades. Ese aviso es que nos pone a trabajar rápidamente en las tareas de reestablecimiento del blog en Internet.

En el día de ayer, nuestro blog estuvo bloqueado durante mucho tiempo. ¿Será porque publicamos la 2ª parte de la entrevista mencionada, en la que el ex presidente Videla critica fuertemente al gobierno y dice que Martín Balza, el eterno embajador, es un miserable? No lo sabemos, lo intuimos… pero no lo sabemos.


Hoy y hasta el momento de esta nota, nuestro blog funciona normalmente. ¿Por cuánto tiempo? Tampoco lo sabemos, solo le pedimos que si fuéramos bloqueados nuevamente… por favor tengan paciencia e reingresen un poco más tarde. Esperamos levantarlo nuevamente en Internet. Y si algún día loran eliminarlo definitivamente, sepan que tenemos a buen resguardo copia de todos nuestros archivos y volveremos con otro blog o medio de comunicación… volveremos, no abandonaremos a su suerte a las Víctimas del Terrorismo en la Argentina y tampoco a los Presos Políticos. Ellos son el principal motivo de nuestra resistencia y oposición a las políticas de discriminación, olvido sistemático, falta de igualdad ante la ley y todas las “aberraciones jurídicas” y vulneración de sus “derechos ciudadanos, humanos y jurídicos” con que los ataca permanentemente este poder de turno y temporal.


Más abajo podrán leer el artículo “censurado” ayer y tienen acceso a todo el blog.

Sinceramente,

Arturo Cirilo Larrabure          Horacio Ricardo Palma

Gonzalo Fernández Cutiellos          Roberto José Rosales

Socios Fundadores

Pacificación Nacional Definitiva
por una Nueva Década en Paz y para Siempre

domingo, 4 de marzo de 2012

2ª Entrevista Exclusiva

Jorge Rafael Videla


 “No salimos a cazar pajaritos,
sino al terrorismo
y a los subversivos

                                                           
En esta segunda entrega de la entrevista concedida en exclusiva a CAMBIO16, el exdictador, lejos de moderar sus declaraciones, persiste en mantener una visión radical de sus actuaciones al frente del país y no se arrepiente de la “caza al terrorista” que causó miles de desaparecidos

Tras la publicación de la primera parte de esta entrevista en Cambio16, en Argentina se armó un revuelo de proporciones inimaginables. Cierta izquierda, que supuestamente dice defender los derechos humanos y los valores democrático, incluso llegó a censurar a quien suscribe estas líneas por haber entrevistado al general Jorge Rafael Videla, en un ejercicio por tratar de imponer la autocensura y el silencio acerca de los sucesos que acontecieron en Argentina en las décadas pasadas. El comienzo de la censura es el inicio del totalitarismo. Quien teme a la verdad e impone un discurso basado en el pensamiento único sin posibilidad de objetarlo está defendiendo una forma de dictadura sutil, supuestamente inocente y anclada en las ‘verdades’ oficiales aceptadas por todos; pero, en definitiva, estamos ante una nueva forma de dictadura bajo ligeros ropajes democráticos.


La crisis Argentina de la década de los setenta 
¿Cómo juzga a la figura de Héctor Cámpora (1973)?

Los jóvenes peronistas más radicales le llaman al presidente el “tío  Cámpora”, lo cual revela la afinidad entre este sector del movimiento con el presidente. Centenares de montoneros que habían perpetrado delitos y habían sido arrestados por las fuerzas de seguridad salen en libertad por decisión del presidente Cámpora. Esta gente, desde luego, no sale arrepentida ni con deseos de integrarse en el sistema democrático, sino directamente con la idea de continuar con la revolución y seguir por la vía violenta, incluso matando.

Simultáneamente a estos hechos, el Congreso refrenda ese indulto y queda, digamos, legalizado de facto. Ni que decir tiene que estos jóvenes estaban armados e iban a continuar por la vía violenta su objetivo de hacer la revolución.

Amnistía y olvido quedaban así refrendados. Ese fue el comienzo de los hechos que vinieron después; Perón no estaba en el país y, cuando tuvo conocimiento de los hechos, parece que no le agradaron. Estos jóvenes no actuaban de acuerdo con los principios que tenía Perón, que pasaban más por un reencuentro, un acuerdo entre todos los argentinos para solucionar los problemas, y tampoco estaban en la línea de su pensamiento.

Este desacuerdo se confirma cuando llega Perón a Argentina y no puede aterrizar donde estaba previsto, debido a que se había desatado una batalla campal donde estaba programado aterrizar y porque los propios peronistas se habían enfrentado entre ellos por el liderazgo del movimiento; se habla de que hubo entre un centenar y dos centenares de muertos.

La recepción a Perón degeneró en un enfrentamiento entre la derecha y la izquierda del peronismo por monopolizar la figura del líder y controlarlo durante su llegada.

Y el liderazgo, siguiendo sus patrones, tenía que dirimirse por  la fuerza de las armas. El avión de Perón tiene que aterrizar en un aeropuerto militar por razones de seguridad y le recibe el vicepresidente que estaba en Buenos Aires.

Perón toma conciencia de que las cosas no le van a resultar tan fáciles como él pensaba y que está juventud maravillosa de antes le iba a traer problemas; tendría que tomar medidas para evitar que la situación se desbordase y ya toma posiciones, considerando que estos jóvenes no eran tan idealistas sino revolucionarios, claramente. Tiempo después, consciente de la situación tan adversa que asume, provoca la renuncia de Cámpora y se hace un llamado a elecciones, en donde Perón sale elegido mayoritariamente con su esposa como vicepresidente. Perón, en esas elecciones, sale elegido con un alto porcentaje de votos, más del 62% del censo, y decide poner orden en un estado de cosas y en un movimiento que ya no compartía sus ideas.


Videla cree que Perón no controlaba aún la situación tras la muerte de José Ignacio Rucci

Hay un episodio que lo conmueve a Perón, que es el atentado contra el dirigente gremial José Ignacio Rucci, que es asesinado y ahí, el presidente dice: “Me cortaron las piernas”. Fue un acto doloroso y mostraba que Perón no dominaba todavía la situación, mostrando a las claras que el oponente ya no tenía miramientos y estaba dispuesto a llegar hasta el final. Perón, entonces, en una reunión secreta con los dirigentes peronistas, en Olivos, da a entender a través de una directiva que se acabaron los miramientos hacia estos actos y que había acabar de una vez, incluso por la violencia, respondiendo a este tipo de acciones violentas y terroristas.

Esta decisión dio lugar a que se produjeran una serie de acciones encubiertas. Y lamentablemente la mano ejecutora de este grupo que operaba bajo las órdenes y el consentimiento de Perón era el ministro de Bienestar Social, José López Rega, que organiza la Triple A, las famosas tres A (Alianza Anticomunista Argentina), un hombre de confianza del presidente que se dedica a ejecutar las órdenes que le da el viejo general y que no siempre se atienen a la legalidad. De esta manera, se van dando los primeros pasos y pone orden en el país, pero, sin embargo, el líder ya no es el de antes y tiene la salud muy desgastada.

Hasta el último aliento da todos sus esfuerzos por normalizar y por trabajar en su proyecto, que desde luego no era el de los jóvenes “idealistas”, sino el de normalizar el país de una vez por todas tras los excesos cometidos.

Mará Estela Martínez de Perón, expresidenta de Argentina
¿Como juzga el papel de María Estela en todos estos acontecimientos?

El general Jorge Rafael Videla, tras María Estela Martínez de Perón

Perón muere y le sucede automáticamente su mujer, María Estela Martínez de Perón, tal como se preveía legalmente. La mujer de Perón, desde luego, no estaba preparada para ser presidenta, y mucho menos en las circunstancias en las que estaba viviendo el país.

Para afrontar la situación que vivíamos, se necesitaba carácter, conocimiento, capacidad para tomar decisiones y prestigio, rasgos de los que carecía totalmente esta señora. El gobierno de María Estela va perdiendo fuerza. Era una buena alumna de Perón, eso sí, ya que desde el punto de vista ideológico se situaba en la extrema derecha del peronismo y el marxismo le provoca un rechazo total.

En un almuerzo con varios generales, una treintena si mal no recuerdo, llegó a ser muy dura con el marxismo. En ese sentido, no quedaban dudas de que la dirección ideológica estaba encaminada, pero le faltaban fuerzas y conocimientos para llevar a cabo el combate, la lucha, y poner orden.

Incluso para poner coto a las actividades de López Rega, que mataba por razones ideológicas, pero que también lo hacía por otras razones para cobrarse algunas cuentas pendientes. La situación, como ya he dicho antes, era muy difícil, reinaba un gran desorden. A Isabel se le hizo saber este estado de cosas y destituye finalmente a López Rega, que lo envía de embajador itinerante al exterior. Así se cumplía el deseo de muchos, entre los que me encontraba, que no queríamos que este hombre siguiera al frente de sus responsabilidades.

La acción del terrorismo sigue por su cuenta. Aquel calificativo de que eran “jóvenes idealistas” por pensar distinto hasta el extremo de masacrarlos quedó en evidencia, era una vulgar patraña.

Esta gente estaba entrenada en el exterior, principalmente en Cuba, Siria, Libia y otros países, y luego dentro del país con instructores foráneos; además tenían armamentos y equipos de alto nivel ofensivo, incluso de tecnologías avanzadas. Todo ello reforzado con fábricas de armas y explosivos que llegaron a operar y tener dentro del territorio argentino. Tenían capacidad para matar y hacer daño a la sociedad argentina. Como remate a toda esta estructura, estaba la crueldad que les distinguía, no eran ángeles sino terroristas.

Incluso la revista Time, en un artículo de la época, establecía que si comparábamos a terroristas argentinos, alemanes e italianos, en términos de crueldad, los europeos eran infinitamente más humanos que los de nuestro país.

Huelgan más comentarios. Con esos “jóvenes idealistas” y sus crueles métodos nos teníamos que enfrentar entonces.

Así llegamos a finales de agosto de 1975, en que soy nombrado Comandante en Jefe del ejército argentino, y en los primeros días del mes de octubre, a principios, somos invitados los comandantes de las tres fuerzas a una reunión de gobierno presidida por Italo Luder, que ejercía como presidente por enfermedad de María Estela, en las que se nos pide nuestra opinión y qué hacer frente a la desmesura que había tomado el curso del país frente a estas acciones terroristas.

Con acuerdo de las otras dos fuerzas, yo hube de exponer cuatro cursos de acción, que no viene al caso detallar ahora, que culminó con la selección de parte del doctor Luder del cuarto curso de acción, que era el más riesgoso, en cuanto que confería más libertad de acción, pero que garantizaba en no más de un año y medio que el terrorismo sería derrotado.

Los cursos de acción del 1 al 3 eran más contemplativos, pautados con el fin de evitar errores, pero –de ser seguidos– irían a dilatar sin término el caos en el que se vivía.

El acuerdo se firmaba, bajo estos decretos, para combatir el terrorismo en todas sus formas y hasta el aniquilamiento definitivo; por otras razones, más tarde, cuando fuimos juzgados, se le preguntó a Luder por el término aniquilar e hizo un excelente exposición en términos semánticos sobre la cuestión, que se resume en reducir a la nada; no tiene otra interpretación. A partir de ese momento, de hecho y de derecho, el país entra en una guerra, pues no salimos como Fuerzas Armadas a cazar pajaritos, sino a combatir al terrorismo y a los subversivos.

Estamos preparados, como militares, para matar o morir, estábamos en una guerra ante un enemigo implacable, aunque no mediara una agresión formal, estábamos en una lucha. Así, a principios de octubre de ese año, entramos en una guerra de una forma clara. Desde el punto de vista del planeamiento no fue sorpresa porque el ejército ya jugaba con hipótesis de conflicto, una de las cuales era un desborde sorpresivo terrorista que sobrepasara a las fuerzas de seguridad y que se tuvieran que emplear a las Fuerzas Armadas para detener la amenaza. Teníamos esa contingencia prevista y, ante tal eventualidad, lo único que teníamos que hacer era salir a luchar con los planes previstos.

El Proceso de Reorganización Nacional
¿Qué lograron en términos económicos durante el llamado Proceso
de Reorganización Nacional (1976-1982) que usted lideró?
En lo económico, también se había mejorado, aunque teníamos riesgos inflacionarios que no voy a ocultar ni minimizar. Pero sí se había logrado la confianza del exterior, sobre todo a través de créditos para la Argentina para remozar el aparato productivo del país que estaba seriamente desatendido. Había, además, una gran paz social y se aceptó, mediante un acuerdo con los gremios, que los salarios estuvieran sujetos a la productividad y no a otros elementos; el que más trabaja más ganaba, simplemente.

Teníamos un desempleo peligroso, podemos decir, pero no alto, del 2,5%. Digo peligroso porque no permitía flexibilidad en el mercado de trabajo. Y la clase política no daba muestras ni ansiedad de que el periodo se agotase y se iniciase una nueva etapa política; nos seguían con atención y desconocían cómo había sido la guerra, que parecía haber ocurrido en una nebulosa. Los políticos no querían meterse mucho en estos asuntos y los dejaban para aquellos que manejaban la seguridad del país, responsabilidad que recaía en nosotros en aquellos momentos.

Entonces, y volviendo a los retos planteados tras el 24 de marzo de 1974, si el Proceso había cumplido sus objetivos, ¿por qué no abandonaron el poder?
El Proceso había cumplido sus objetivos a mediados del año 1978, este es un punto crucial que quiero destacar. La pregunta era: si el Proceso había cumplido sus objetivos, ¿por que no darlo por terminado? No había otra razón de ser, las cosas ya se habían hecho. O había que darle otro sentido. Y si así era, el Proceso iba a languidecer porque no tenía otra razón de ser en aquellos momentos.

Nunca se planteó oficialmente esta cuestión que era crucial y fundamental. Había un sector perfeccionista de las Fuerzas Armadas que decía que ahora las cosas están bien y vamos a embarcarnos en otros problemas, a seguir trabajando hasta que las cosas sean perfectas, pero no era así, creo yo, porque los hombres no llegan nunca a la perfección absoluta. Los hombres no son perfectos, solo Dios lo es.

Era tan sólo una forma de justificar el quedarse en el poder por quedarse. Y había un sector que decía que a este Proceso que habíamos
comenzado había que darle otra razón de ser.

¿Hablamos, entonces, de que las Fuerzas Armadas estaban divididas en ese momento?
Este asunto sobre la naturaleza del Proceso no fue tratado oficialmente, pero el debate estaba ahí, subyacía esa división acerca de que dirección se quería tomar y había sus matices sobre cómo afrontar el futuro.

Había que dar otra naturaleza, otro contenido al Proceso, pero también estaba la posibilidad de abandonarlo de una forma definitiva. Luego estaba el conflicto con Chile por las islas del canal de Beagle, y tenga en cuenta que estuvimos a punto, en diciembre de 1978, de llegar a una guerra. También quedaba el camino de una salida política ordenada de un Proceso que se había mostrado exitoso en el desempeño de sus funciones; en ese momento se podía negociar desde una posición óptima. Yo mantenía que el Proceso, en esos momentos, tenía que ser capaz de dejar su descendencia, es decir, hacer política de una forma que las Fuerzas Armadas transcendieran más allá del periodo histórico que ya habíamos superado.

¿Cómo? Dejando la herencia de un Proceso exitoso a los políticos que eran nuestros aliados y amigos, ese era el camino de entonces que yo defendí. Pero hay hubo otros problemas, ya que la política se hace con ideas y con hombres; las ideas eran las del Proceso, que llevamos adelante, y luego estaban los hombres, que tienen nombre y apellidos.

Si en aquellos momentos se hubieran antepuesto los nombres y apellidos de algunos que estaban participando en el proceso, se hubiera
roto la cohesión de las Fuerzas Armadas y este era un valor que no podíamos poner en juego y arriesgar. No podíamos darnos el lujo de romper la cohesión de las Fuerzas Armadas, estaban todavía en juego muchas cosas. Lamentablemente, en ese dejar pasar el tiempo el Proceso en sí languideció y llegó muy desgastado, sin presión externa, hasta fines del año 1979, en que la Junta hizo públicas las bases políticas del Proceso y las sometía a la opinión de toda la comunidad argentina a cuyo frente se situaría el ministro del Interior de entonces para escuchar a todas las voces cualificadas de la sociedad argentina para consultarlos sobre esas bases o modificarlas. O, en su defecto, después de escuchar a todas las partes, enriquecerlas con nuevos aportes. Se trataba de establecer un diálogo productivo entre las autoridades y la sociedad argentina sobre estas bases políticas, pero había dos preguntas ineludibles:

1) ¿Si era conveniente la revisión del acuerdo en la guerra que habíamos librado contra la subversión?; y
2) ¿si estuvo justificado el levantamiento militar del 24 de marzo de 1976? La respuesta a la primera llegó al 70 por ciento y a la segunda al
80 por ciento del acuerdo nacional, respectivamente.

Las víctimas del terrorismo
¿Por qué ustedes no le dieron un reconocimiento a las víctimas del terrorismo en Argentina, cuando es un asunto importante y todavía no resuelto en su país?
Tiene usted razón, tenía que haberse abordado este asunto. El término víctima del terrorismo no fue tenido en cuenta, se veían muertos y víctimas por atentados, pero los consideramos víctimas como tales de estas acciones subversivas.

Hubo también secuestros y asesinados, pero nunca se les vio como víctimas del terrorismo.

En este momento, y visto con esta perspectiva, es algo que no se hizo.

Se reivindicó a los combatientes, también se trabajó en la reivindicación de los presos políticos, que somos nosotros, y ahora se trabaja en esta última reivindicación, en la de las víctimas del terrorismo. Al margen de los combatientes y muertos, y de los presos políticos que estamos pagando un servicio a la patria, faltaban las víctimas del terrorismo y hay ya gente que está trabajando en este asunto, en la búsqueda de esa reivindicación, aunque si bien es cierto que todavía no se ha tenido éxito en lograr ese justo y merecido reconocimiento a ese colectivo por el que usted pregunta. 

Videla critica que la presidenta de Argentina no persiga a las víctimas “del otro lado”

Es un trabajo en el que se lleva trabajando desde hace años, pero este gobierno se niega a reconocer sistemáticamente que existieran víctimas del otro lado, ya que si lo hiciera tendría que juzgar a los terroristas que produjeron aquellos hechos y actos que provocaron la existencia de víctimas. Fíjese que hasta en el gobierno de Menem había paridad y cierto respeto a las fuerzas de las dos partes que lucharon o se enfrentaron en aquellos años, incluso emite varios decretos que tienen una dirección simétrica hacia las dos partes.

Reconoce con exactos argumentos a las dos partes. Pero el gobierno actual se ha caracterizado por la asimetría y nos ha considerado solo a nosotros como la parte beligerante, como el demonio que tiene que ser condenado y encarcelado. El otro demonio, los terroristas o los guerrilleros, no existen, eran simplemente “jóvenes idealistas”. Y los esfuerzos que se han hecho en presentar casos de víctimas con nombres y apellidos siguen abiertos esperando el sueño de los justos; la justicia, en un caso, llegó hasta la segunda instancia, pero ahí se extinguió la acción y la lucha sigue. El gobierno sólo reconoce a las víctimas de una de las partes, pero les niega todos los derechos a la otra.

Hay un tema importante: ¿es cierto que se intentó recrear la Cámara Federal en lo penal y que no se encontraron jueces voluntarios?
Fue real, fue tal como dice. La comunidad judicial de entonces estaba amedrentada. A partir de la amnistía de Cámpora, que terminó con todos los condenados por actos violentos en la calle, los jueces, por el contrario, fueron asesinados, cesanteados y tiroteados.


Esa era la realidad de entonces, de antes de que llegáramos al gobierno.
Este asunto no se llegó a tratar oficialmente, pero quiero señalarle que tampoco se encontraban los jueces que quisieran trabajar en el desarrollo del proyecto. No se pudo hacer, simplemente. Aunque quiero decirle algo, los decretos de Luder nos dieron todo el poder y competencias para desarrollar nuestro trabajo e incluso excedían lo que habíamos pedido; Luder, prácticamente, nos había dado una licencia para matar, y se lo digo claramente. La realidad es que los decretos de octubre de 1975 nos dan esa licencia para matar que ya he dicho y casi no hubiera sido necesario dar el golpe de Estado.

El golpe de Estado viene dado por otras razones que ya expliqué antes, como el desgobierno y la anarquía a que habíamos llegado.

Podía desaparecer la nación argentina, estábamos en un peligro real. No es que los militares nos levantáramos un día de la cama y nos hubiéramos dicho: ¡vamos a ir de cacería o a matar “jóvenes idealistas”! Nada de eso, había otras razones de otra índole. Pero realmente Luder nos había dado para la guerra todas las formas y medios que necesitábamos, en nosotros estaba el ser prudentes o no, queriendo reconocer que en algunos casos hubo excesos.

El papel de las Juntas Militares
¿Por qué la Junta no dio instrucciones más precisas, incluso por escrito, de lo que estaba haciendo y de las órdenes que impartía?
Creo que órdenes existieron y fueron precisas, no puedo entrar en detalle ahora en todas ellas. Las órdenes estaban y los que las impartieron, que fueron asumidas por cada uno de los miembros de la cadena de la mando que las dieron. Creo, sinceramente, que fue así.

¿Cómo juzga al almirante Eduardo Massera? ¿tuvo diferencias con él?
Hubo diferencias, claro, él era esencialmente un hombre político, algo que yo no era. Era un hombre muy político, quizá se equivocó eligiendo la profesión de militar y se dedicó a la profesión equivocada.


¿No es sorprendente también que se hayan juzgado a oficiales y suboficiales que aquellos días tenían apenas una veintena de años o algo más?
Mire, yo digo que si el juzgado en este caso, independientemente de su edad, lo es en función de haberse excedido en el cumplimiento de una orden está bien juzgado.

Los demás, le aseguro, son todos juicios políticos, como parte de esa venganza, de esa revancha, como parte de ese castigo colectivo con que se quiere castigar a todas las Fuerzas Armadas. Este plan sigue una política gramsciana que esta gente cumple de punta a punta, disuadiendo a unas instituciones que han tomado como rehenes, creando desaparecidos que nunca existieron y vaciando de contenidos a la justicia. Hoy, la República está desaparecida, no tiene justicia porque la que tiene es un esqueleto sin relleno jurídico; el mismo parlamento no tiene contenidos, está compuesto por ganapanes que temen que les vayan a quitar el puesto y se venden al mejor postor. No hay nadie en la escena política con lucidez capaz de hacerles frente. El país tampoco tiene empresarios, porque están vendidos al poder. Hoy, las instituciones están muertas, paralizadas, mucho peor que en la época de María Estela Martínez de Perón. Lo que me permite decir que no tenemos República porque no tenemos a las grandes instituciones del Estado funcionando.

La justicia, el Congreso y las demás instituciones, por no hablar de otros aspectos, no existen; las realidades no son así.

El futuro del país
¿Cómo ve la Argentina de hoy, tiene esperanzas de que haya algún
cambio?
La suerte nuestra, la de los militares detenidos, está en que el país se encamine por otra dirección. Si el país cambia hacia otro rumbo, seguramente, no estaríamos presos.

Yo digo que estamos en una situación hoy muy negativa, totalmente negativa, hemos perdido una gran oportunidad en las últimas elecciones de sentar puntos de apoyo a una oposición sólida y que actuara responsablemente para cambiar este estado de cosas al que me refería antes. Hablo de un cambio, claro, por la vía democrática, ya no es el tiempo de los golpes de Estado, aunque tampoco habría Fuerzas Armadas para darlo ni vocación para hacerlo. Esta situación de inmediato no va a cambiar, lamentablemente, porque no veo el actor, el líder, y no creo en los iluminados.

La política se hace con hombres e ideas y ahora no los hay, ahora Argentina no los tiene.

No hay tampoco movimientos de opinión sistemáticos contra este gobierno, todos viven bajo el temor del qué dirán, de que les dejen hacer, en definitiva. Todo es miedo y temor, y vivimos permanentemente
bajo ese miedo. Y cuando una sociedad vive bajo el miedo no puede esperar que esté en un actitud de coraje para enfrentar un gobierno que de por sí no tiene reparos y no se detiene ante nada. Un gobierno arbitrario, con espíritu totalitario, y que no se detiene ante nada y ante nadie, que ha perdido la vergüenza y etcétera, etcétera, etcétera. Este es el panorama de la Argentina de hoy y de seguir, que todo parece que seguirá igual, permanecerá en el futuro inmediato.

No hay solución en el corto plazo. Luego está la pretensión permanente de seguir escarbando en el pasado, colocándonos a los militares en la vereda de enfrente como unos indeseables. Hay que comenzar a pensar en el futuro, pero sin concordia no hay futuro. En consecuencia, creo que tiene que haber un diálogo amplio y superador de todos los sectores de la opinión pública para lograr abandonar esos puntos de fricción que
están impidiendo en este momento esa concordia. Por ejemplo, hay que encontrar una solución para resolver el famoso problema de los desaparecidos y ofrecérsela a la sociedad argentina. Son una realidad, son un invento, son una especulación política o económica, ¿qué son realmente los desaparecidos?

Así sucede con otras cosas más que no han sido cerradas y siguen presentes en nuestra vida. Repito: ese diálogo tiene que blanquear esa situación conflictiva que vivimos hoy, superar a través de la concordia nuestras diferencias y tirar hacia adelante con un proyecto de nación basado en un proyecto de vida en común, algo que le falta a la Argentina de hoy. Lo que decía Ortega y Gasset: un proyecto de nación y de vida en común. ¿Qué político ha dicho lo que quiere para la Argentina de hoy? Nadie. Estamos en el puesto que ganamos sin ansias de cambiar nada. Tenemos que despertar, apagar las pasiones y mirar hacia el futuro con otras miras, pensando en los próximos diez años cuando menos. Y en ese encuentro que debe de buscar un punto en común para el diálogo hay que dejar de lado todas tensiones y rigideces que nos han paralizado.

A punto está de que en Argentina estamos sin oposición y un país no puede vivir sin oposición. Los que ejercen el gobierno lo hacen con pretensiones de crear un caudillato sin que nadie los critique y todo el mundo asienta. ¿Se saldrán con la suya?


El presente de Argentina bajo los Kirchner
¿En qué ha fallado este gobierno, qué le diría a los argentinos sobre el mismo?
Si algo tiene Argentina es su riqueza agropecuaria, somos o éramos el granero del mundo, y el agro ha sido borrado de la estructura nacional. Este gobierno ha asociado el campo con la oligarquía y como enemigo de ese socialismo que ellos pregonan, no podemos esperar de esta gente
una solución, la única vía es sacarlos del gobierno y no a través de un golpe de Estado, sino a través de los cauces democráticos.

Yo, en las últimas elecciones habidas en el país, esperaba a que apareciera un líder o un movimiento para hacer frente a lo que vivimos, que todos los dirigentes de la oposición se unieran para combatir esta lacra y salir hacia adelante, pero bueno, no apareció y no fue así. Quisiera ser optimista, pero no puedo, aunque siga peleando desde la cárcel, desde aquí. Quiero dar a conocer al mundo lo que pasa. La consigna del prisionero de guerra es la evasión, mientras que para el preso político la lucha es otra, que es el campo de la política y que es antipático quizá para los militares.

Hoy hay que ganar la guerra política a través de los mensajes y los medios de comunicación, y esa es nuestra función: no quedarnos de brazos cruzados.

Desde que está en prisión, ¿le visitan sus antiguos aliados y amigos, o lo han olvidado desde entonces?
Algunos, algunos, pero no pasan de cinco. Nuestra sociedad, que la componen también mis amigos, la argentina, fue la protagonista de la tremenda guerra que vivimos, porque era un combate contra la sociedad argentina y cambiarla a través del modelo marxista que preconizaban esos grupos alzados en armas. Ese proyecto estaba en plena expansión en América Latina y la sociedad argentina fue objeto y sujeto de ese proyecto totalitario.

Esa sociedad se defendió a través de su brazo armado de esa agresión que sufría de unos grupos armados bien conocidos. Luego está la figura del chivo expiatorio, que han sido los militares, y la sociedad argentina actuó de una forma cobarde y dejando abandonado a su ejército, que fue el principal actor en ese conflicto defendiendo a su país de esa verdadera agresión.


Las fuerzas armadas argentinas hoy
¿Cómo se explica ese proceso de destrucción de las Fuerzas Armadas y de indefensión de la Argentina que denuncian algunos militares?
Porque es la revancha de los derrotados, de los “jóvenes idealistas” de Perón, que no lograron sus objetivos, que pasaban por tomar el poder. Con Cámpora lo habían conseguido, en parte. Como ese proyecto revolucionario que tenían de hacerse con el poder se vio frustrado por las Fuerzas Armadas (que, cumpliendo órdenes de un gobierno constitucional, salieron a reprimirlos y a enfrentarlos), fuimos los ejecutores de parar ese proyecto. Nos preguntaron qué hacer ante la amenaza armada que tenía el Estado y dimos la respuesta que había que dar, que era que nos sacaran a nosotros a hacer frente a esa amenaza. No queda otra vía, claro. Y los derrotamos con las armas en la mano, claramente, y eso los actuales gobernantes, que son herederos de aquellos grupos subversivos, no nos lo perdonan.

¿Por qué, en definitiva, en ninguna parte de América Latina se da esta situación de más de un millar de militares detenidos, procesados y condenados?
Es cierto, esta situación no se da en otras partes del continente. Así es, como usted dice. La explicación es el espíritu de revancha y venganza que anima a este gobierno.

¿Cómo es posible entender actitudes como la del general Martín Balza sobre las fuerzas armadas, e incluso las tareas en las que él participó entonces?
La sensación es que es un canalla, un hombre que se vendió al enemigo para escalar posiciones. Pregunto: ¿cuántos años lleva de embajador? Siete u ocho años. Un trepador vendido por poder y dinero. Él me envió tres cartas en el pasado y muestra su subordinación, afecto y aprecio hacia mí. No eran unas cartas burocráticas, sino escritas sinceramente
y algunas incluso a mano deseando mi libertad, solidarizándose conmigo y esperando un “nuevo amanecer”. Ahora se vende por ansias de poder y denigra a sus antiguos compañeros, ¡qué miserable!


¿Qué mensaje le daría a los soldados que están detenidos actualmente y a sus familias, que también sufren en sus carnes esta situación?
Yo creo que el mensaje explícito y tácito, que es al que yo me atengo, que es la conducta, el ejemplo y el modo de vida, que siempre han sido mis guías, en los buenos y en los malos momentos.

¿Por qué renunció su abogado defensor cuando iba tan avanzado su proceso?
Entrábamos en otra etapa, pasábamos de la etapa instructora a la de los juicios orales y públicos. Era más de lo mismo, con público y publicidad, más de lo mismo, un circo, en definitiva. Entonces, llamé a mis abogados y les dije: ustedes cumplieron su tarea y ahora se trataría de que dejaran para la historia, por escrito, todas las irregularidades y arbitrariedades de las que hemos sido objeto. Que quede escrito y haya constancia de todo lo sucedido para que la gente, en el futuro, conozca lo que realmente sucedió. El abogado soportaba un enorme sacrificio para el desempeño de sus funciones y casi tenía que dejar su trabajo.

La real motivación por la que se fue, para que no quedara duda, era que no se prestaba gratuitamente a esa parodia de juicio sin justicia y sin derecho.

¿Recibiría a algún líder montonero en aras de llegar a la concordia?
Tal como están las cosas, en estos momentos, definitivamente no. En un proceso final, llegado el caso, no aceptaría un diálogo de igual entre unos militares que luchamos por defender a las instituciones de la nación con los cabecillas de una organización armada formada por subversivos, creo que ese no es el punto de partida.

No creo que se puedan equiparar las dos partes, no se puede establecer una concordia desde un punto de partida en que todos somos iguales. Yo hablo, además, de un diálogo entre las partes que sea representativo en la sociedad, pero no de establecer una concordia sin justicia.

Ricardo Angoso
Corresponsal de  Cambio 16