domingo, 20 de enero de 2013

Merecido reconocimiento


Domingo 20 de enero de 2013 | Publicado en edición impresa
Editorial II

La Legislatura bonaerense concedió una pensión social vitalicia a ex soldados y civiles que participaron de la Guerra de las Malvinas.
 

En la sesión del pasado 13 de diciembre, la Cámara de Diputados de la provincia de Buenos Aires convirtió en ley un proyecto presentado por el presidente del bloque de diputados del ProPeronismo, Marcelo Di Pascuale, que otorga una pensión social distinguida vitalicia y la condecoración como ciudadanos ilustres a los ex soldados combatientes y a los civiles que participaron de la Guerra de Malvinas.


Tras casi tres años de arduo trámite parlamentario, con la norma aprobada se beneficiará a todos aquellos soldados y civiles bonaerenses que hayan participado en las acciones bélicas dentro del denominado Teatro de Operaciones Malvinas, incluyendo a quienes actuaron dentro de las doscientas millas náuticas. También se incluye con carácter excepcional a aquellos que hayan prestado servicios en el buque de la Armada Argentina General Belgrano, considerado único caso de tropas argentinas que, encontrándose fuera de las 200 millas náuticas, fueron atacadas y hundidas.


Para acceder a los beneficios se deberá acreditar domicilio en el ámbito de la provincia con anterioridad al 2 de abril de 1982 y demostrar su condición de ex soldado conscripto, combatiente en territorio insular.

La pensión social distinguida, mensual y vitalicia se hará efectiva con una remuneración equivalente al cargo de director provincial en la administración pública de ese distrito. A quienes hubieran sufrido secuelas psicofísicas, con incapacidad de más del 60 por ciento y de carácter permanente e irreversible, se le adicionará un 50 por ciento sobre el monto de la pensión. A su vez, podrán gozar de las coberturas que brinda el Instituto de Obra Médico Asistencial (IOMA) a los pensionados del Instituto de Previsión Social.

La iniciativa del diputado Di Pascuale cierra un ciclo y una deuda moral después de 30 años. Más allá del hecho material justo y necesario, implica un reconocimiento a todos aquellos jóvenes civiles o militares bajo bandera, que participaron en el conflicto armado por la soberanía argentina de las islas Malvinas. Lo antedicho debería ser una decisión para imitar por el resto de las legislaturas provinciales, para todos aquellos que lucharon en las islas.


Que la provincia de Buenos Aires destine fondos públicos para resarcir a los que combatieron en tierra, mar y aire es de destacar, en contraposición a una política nacional cuya acción de asistencialismo -justa en algunos casos- está siendo utilizada para el financiamiento político de un clientelismo social que no dignifica al beneficiado, sino todo lo contrario.


NOTA: Las imágenes y negritas no corresponden a la nota original.