miércoles, 2 de enero de 2013

¿OTRA ESPECTACULAR, PERO TORPE MANIOBRA DE DISTRACCIÓN?

Las maniobras de distracción y los globos de ensayo son características habituales en casi todos los gobiernos.
Las maniobras de de distracción también llamadas maniobras de diversión, son operaciones políticas para distraer la opinión pública y concentrarlas en un tema determinado.

Consisten en producir algún hecho de gran resonancia mediática para ganar las portadas de los medios, durante días o tal vez semanas, para ocultar algún error u otro hecho desfavorable o no deseado o del gobierno.
Los globos de ensayo son maniobras políticas para testar el grado de aceptación o rechazo de una determinada decisión política. Consisten en echar al escenario político, en forma tentativa, una decisión gubernamental, para luego retirarla, si el eco en la opinión política no es favorable.
La primera de las maniobras mencionadas, si bien son bastante frecuentes y pueden considerarse como una táctica de los gobiernos, están muy próximos a la delgada línea que separa el hecho de ser un artilugio correcto o una artera manipulación  de la opinión pública.
En otras palabras más fáciles de interpretar, una maniobra para engañar a la población.  
El kirchnerismo sin dudas, en las dos operaciones se lleva los laureles. Son casi  maniobras estructurales, verdaderos procedimientos operativos en la estrategia política de este gobierno.
En realidad no se ninguna novedad que los Kirchner desde el comienzo de su gestión, en el año 2003, han manipulado, engañado y mentido casi en forma permanente a los argentinos. Tanto que ya nos hemos acostumbrado a esta nefasta patología del gobierno y ya nadie se sorprende, ni se inmuta ni indigna.
Pero el objetivo de esta nota es básicamente saber que se esconde detrás de las maniobras de distracción. Muchas veces, casi la mayoría de las veces, y más en un gobierno con casi nula transparencia en los actos de gobierno como el actual, la ciudadanía si bien se da cuenta que es una operación de distracción, no logra saber qué es lo que el gobierno busca ocultar.
Al respecto me hago las siguientes preguntas para los siguientes recientes ejemplos:
-           Caso Fragata “Libertad”
Según informaciones fidedignas, al llegar a proximidades del puerto de Tema en la República de Ghana, el práctico de ese país que iba a dirigir la maniobra para entrar el buque al puerto, le informó al Comandante de la Fragata que de entrar al puerto, la fragata iba a ser retenida por disposición judicial de ese país, respondiendo a una demanda de embargo de los holdouts de la pesificación de la deuda externa.
Ante esta información el Comandante de la nave se comunicó con el Estado Mayor de la Armada quienes después de haber informado al Ministro de Defensa le contestaron al Comandante que siquiera adelante y que no habría problemas.
El resultado no se comenta ya que es de dominio público.
La pregunta es la siguiente: ¿Fue una gigantesca torpeza y grueso error del gobierno argentino? ¿O fue una operación de distracción del gobierno? En el último caso ¿Que se buscó ocultar? Y si fue una torpeza ¿Cómo es posible que el Ministro de Defensa siga en su cargo?
-      Confrontación Gobierno – Multimedios “Clarín”
La “guerra” entre el gobierno y el grupo “Clarin” que lleva ya varios años, pero que se intensificó en los últimos meses, ocupando la portada de todos los medios, siendo el tema casi permanente en los medios radiales y televisivos.
Para alguien con un mínimo  de sentido común es absolutamente inentendible que el gobierno kirchnerista haya puesto todos sus esfuerzos y muchísimos medios en el último año en esta confrontación. Casi parecía una pelea infantil por lo burdo e insólito. Se gastaron millones de pesos del erario público en la operación 7D. La presidente tuvo una enorme derrota que se podía pronosticar ya muchos meses antes (en el supuesto que la Justicia impartiera justicia tal como efectivamente ocurrió).
La pregunta que surge: ¿Esta guerra no habrá sido una inmensa operación de distracción que ocultaba otros hechos que el gobierno quería evitar que aflorase en la opinión pública?
Y el caso más reciente, insólito y casi ridículo por lo absurdo: la expropiación del Predio Ferial de Palermo, sede tradicional de la Sociedad Rural Argentina. Cristina Fernández, en forma sorpresiva dispuso la recuperación” del predio ferial que el Estado había vendido a la Sociedad Rural Argentina (SRA) en 1991, a través del decreto 2552, publicado en el Boletín Oficial que dispone la estatización del predio.
¿Hasta cuándo Cristina seguirá revolviendo el pasado ya lejano en vez de mirar el futuro? No soy abogado, pero pareciera que se trata de una verdadera aberración jurídica, un claro ataque sobre la propiedad privada. De acuerdo a la información existente, esta cuestión es un tema  prescripto por el paso del tiempo y por otro parte, los argumentos en contra de esta medida gubernamental, son tan convincentes y abrumadores que de seguir la Justicia impartiendo justicia como últimamente lo está haciendo, es otra causa perdida para el gobierno con su consecuente daño en la imagen del este y en particular de la presidente. La mandataria con este decreto sigue azuzando y confrontando con uno de los sectores más importante, probablemente el más importante, como es el Campo.
¿Por qué creerle a la presidente? Casi siempre nos ha engañado y mentido.  Cristina y todo su gobierno han perdido totalmente la credibilidad.
¿A dónde quiere llegar? ¿Que está ocultando? ¿O su conocida patología le altera las facultades mentales a tal punto que y le impide adoptar medidas razonables? ¿O tal vez está buscando crear un clima destituyente que le permita abandonar su cargo, que pareciera que ya le es inmanejable?
El tiempo dirá la última palabra. Mientras tanto el país está cada vez más dividido y en franca barranca abajo.

              01-01-13                                     Dr. ALFREDO RAÚL WEINSTABL
                                                                                         alfredo@weinstabl.com.ar