lunes, 18 de febrero de 2013

ABOGADA DEFENSORA DE SU PADRE, DEBIÓ RENUNCIAR POR HOSTIGAMIENTO JUDICIAL


Por Andrea Palomas Alarcon

La Dra. María Laura Olea, ha renunciado después de 28 años en el Poder Judicial, a la Secretaría de la Cámara de Casación.

La persecución judicial de la que ha sido objeto tuvo punto culminante en la prohibición de defender a su padre, el General Braulio Olea, acusado injustamente por violaciones a los Derechos Humanos en la causa Escuelita y Escuelita II.


Es lamentable que el Poder Judicial se quede sin estos representantes honestos, cuyo lugar será pronto ocupado por algún obsecuente grotesco en detrimento de un mejor servicio de justicia.


Su renuncia demuestra una moral inquebrantable y, en contraposición, el triste nivel al que se somete un Poder Judicial farandulesco, pleno de protectores del narcotráfico y de las políticas marcadas por el Poder Ejecutivo.

Su renuncia la dignifica y aquí les dejo la misma.

Muy cordialmente,

Andrea Palomas Alarcon
Abogada


Buenos Aires, 7 de febrero de 2013

Al Sr. Presidente de la
Cámara Federal de Casación Penal
Dr. Gustavo Hornos
S             /              D

Tengo el honor de dirigirme a V.E. en mi carácter de Secretaria de Cámara –contratada- ante la Vocalía nº 9 de la Cámara Federal de Casación Penal, a cargo del Dr. Eduardo Rafael Riggi, a fin de presentar mi renuncia a partir del día 13 de febrero del corriente año.

Mediante resoluciones Nº 903/12 y Nº 992/12 dictadas en los expedientes  Nº 38/11 y Nº 14/12, el Tribunal de Superintendencia de ese cuerpo dispuso por “motivos de decoro” que cesara en forma inmediata en el ejercicio de la defensa de mi padre.

No obstante que las normas prevén la excepción a las incompatibilidades en casos como el que me afecta –art. 16 in fine de la ley 22192; art. 4 de la  ley 23187;  art. 9 del Decreto-Ley 1285/58-, y pese a la autorización otorgada por esa Cámara de Casación mediante resolución 642/08 en el año 2008, y a la  impugnación que efectuara respecto de las decisiones referidas, la medida se mantuvo.

Ante tal situación me veo forzada a presentar esta renuncia, en tanto, pese al reconocimiento legal del derecho que me asiste de defender a mi padre, el citado Tribunal de Superintendencia lo ha negado reiteradamente,  por lo que después de  28 años  de haber ingresado al Poder Judicial de la Nación,   considero que no puedo continuar prestando funciones si para hacerlo debo resignar mis legítimos derechos y obligaciones.

No tengo otra opción entonces que presentar mi renuncia, a la que me veo forzada -reitero- para poder retomar  la defensa de mi padre en los procesos judiciales en los que resulta injustamente imputado, asistencia que no afecta mi dignidad ni mi decoro, sino que por el contrario me honra.

Solicito tenga a bien ordenar las medidas correspondientes a fin que se efectúe la liquidación final de mis haberes y se expidan los certificados  de servicios  y remuneraciones en formulario de ANSES, y la certificación de cargos.

Dios guarde a V.E.

                                                               María Laura Olea
                                                                 DNI 13.968.163