sábado, 23 de marzo de 2013

“DÍA DE LA MEMORIA”

MAURICIO ORTIN

Para las efemérides argentinas se ha elegido este día como el “Día de la Memoria”, y la memoria de un país que se respete a sí mismo debe ser memoria de todo y no de una parte. Por más que no nos guste, debemos asumir nuestro pasado sin beneficio de inventario.


Tergiversar, ocultar u omitir los hechos o parte de ellos sería, justamente, traicionar, en el “Día de la Memoria”, la memoria de los argentinos. Un país maduro que pretenda superar su pasado trágico debe, primero, conocerlo.

¿Qué sentido tiene entonces, para la sociedad argentina, recordar hoy ese 24 de marzo de 1976? En mi opinión, este acto que se celebra hoy tendría sentido si lo que se busca es conocer la verdad desnuda para no repetir la fracasada, dolorosa y sangrienta experiencia que vivimos los argentinos en la década del 70. Digo década del 70 y no 24 de marzo de 1976, o a partir del 24 de marzo, porque esta última fecha más que aclarar, oscurece, si es que no hacemos una vista panorámica de lo que sucedió alrededor de ese día.


El asesinato político, la tortura, el secuestro extorsivo, la desaparición de personas, el robo, el terrorismo de Estado, no comenzaron de repente en la mañana del 24. El día 23, el 22 y los días y los meses y por lo menos los cuatro años anteriores, el país se encontraba preso de bandas armadas que resolvían sus cuestiones políticas a balazo limpio y asesinaban al que se interponía entre ellos y el poder. Es un deber urgente decir la verdad a nuestros alumnos. Y la verdad es que no empezó un 24 de marzo ni fueron los militares los únicos responsables de esa década luctuosa. Fueron también, lamentablemente, los civiles, los que integraron la Triple A, haciendo terrorismo desde el Estado, y las bandas terroristas de la izquierda. La noche empezó antes del 24 de marzo de 1976. Los gobiernos constitucionales de los presidentes Cámpora, Lastiri, Juan Domingo Perón y María Estela Martínez de Perón formaron parte de ella. También debemos decir que víctimas y victimarios hubo en los dos lados. Algunos que murieron en su ley, matando. Otros, en cambio, fueron mutilados de la sociedad por su humanismo insobornable. El gobernador Miguel Ragone es uno de estos últimos que quedaría fuera del homenaje del “Día de la Memoria” por haber sido desaparecido antes del golpe de estado del 24 de marzo de 1976. El, otros como él y no los que murieron asesinando compatriotas debieran ser los ilustres recordados.


La “memoria” sesgada, incompleta, parcial, que oculta la verdadera historia, será memoria pero “memoria mutilada”.


NOTA: Las imágenes y negritas no corresponden a la nota original.