jueves, 7 de marzo de 2013

EL PERIODISMO Y LOS JUECES DE OBEDIENCIA DEBIDA



En el día en que se excarcela a Schoklender, condenan a Cecilia Pando por haber pintado el piso de la Plaza de Mayo. No dejen que el periodismo les mienta, no pintó los pañuelos, pintó el piso.


En una rara interpretación de la Ley, el piso de la Plaza de Mayo es zona protegida porque están los pañuelos de las Madres de Plaza de Mayo.

Todo el periodismo se hizo eco de una mentira "Pando pintó los emblemáticos pañuelos". Cuando a un portal le dije "ustedes mienten" me contestan "nosotros sólo publicamos los cables que nos mandan".
Obediencia debida.

Andrea Palomas- Alarcón
andreapalomas@gmail.com



Cecilia Pando fue juzgada por el delito de "daño agravado". Recibió 5 meses de prisión en suspenso y 30 horas de trabajos comunitarios.

La titular de la Asociación de Familiares y Amigos de Presos Políticos de la Argentina (AFyAPPA), Cecilia Pando, ayer jueves 7 de marzo d 2013 se presentó ante el juez Guillermo Morrosi, del Juzgado Nº 13 de la Justicia Penal, Contravencional y de Faltas, para responder en un juicio oral y público por una denuncia de "daño agravado" a un sitio histórico nacional.


Cecilia Pando, es conocida por su defensa a los Soldados de la Patria que derrotaron al terrorismo en la década de los ’70 y que hoy se encuentran injustamente juzgados y condenados como Presos Políticos; el titular del Juzgado Nº 13 de la Justicia Penal de la Ciudad de Buenos Aires la condenó a 5 meses de prisión en suspenso y 30 horas de trabajos comunitarios.

Charly Pisony, integrante de la agrupación H.I.J.O.S., fue quien realizó la denuncia por las reiteradas alteraciones que realizara, Cecilia Pando, sobre los pañuelos que identifican el lugar donde las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo realizan habitualmente sus marchas. Pando sostiene que “a las madres no tiene porqué pedirles disculpas, ya que no pintó sobre ningún pañuelo” pintó el piso de la Plaza de Mayo, al igual que hicieron ellas. Es cada vez más evidente que en este país hay “hijos y entenados” y que la ley no es igual para todos.

El juez Morosi, en 2009, se hizo famoso con sus famosos fallos “blandos sobre que la ingesta de alcohol al conducir no genera un peligro sobre la vida e integridad física". Ganándose la crítica de las autoridades, expertos en seguridad vial, de la sociedad y agencias preocupadas por la gran cantidad de accidentes de tránsito producto de conductores alcoholizados. Para muestra basta un poroto, frase popular no aplicable al juez Morosi, quién continúa asombrándonos con fallos  polémicos e insólitos.