domingo, 24 de marzo de 2013

¿SERA EL PRÓXIMO 24 DE MARZO, UN DÍA DE SERENA REFLEXIÓN?


Lamentamos publicar este tipo de noticias… es como compartir “la muerte nuestra de cada día”, la creciente inseguridad golpea cada día más violentamente en el corazón de la sociedad argentina y ya no es solo en la ciudad de Buenos Aires o en el conurbano bonaerense, se ha extendido al interior del país… en aquellos pacíficos pueblos, en los que no se echaba llave a la puerta al ir a dormir de noche, donde se dejaban las llaves puestas en el coche, donde los niños aun jugaban en la calle, donde los vecinos se sentaban a matear en la vereda… toda esa seguridad se ha perdido.


Pero el encallecido corazón de la Ministro de Seguridad, no se conmueve, al igual que el de aquellos jueces garantistas que facilitan la salida de los delincuentes. Mañana es feriado nacional, es el Día de la Memoria, teóricamente un día de serena reflexión… ¿Cómo puede ser serena en medio de tanta muerte, violencia, pobreza e injusticia? ¿Será el día que los funcionarios del poder de turno, reflexionarán sobre todos los errores que han cometido y tendrán la humildad de corregir el rumbo de ese modelo… qué solo ellos entienden?

El juez Sal Lari, ha sido numerosamente acusado por  
familiares de las víctimas asesinadas por delincuentes liberados por el magistrado, 
ha sido sobreseído porque los jueces no pueden hacer “futurología”

A la vez que nos conmueve la carta escrita a sus hijos, por un policía que sería asesinado al poco tiempo de su redacción, nos indigna la ineficiencia e indiferencia oficial para solucionar el problema que más preocupa e interesa a la sociedad entera, excluidos los delincuentes.


Escuchamos por radio al padre de una de las tantas víctimas abatida por los delincuentes que andan sueltos y armados, ese inconsolable padre se preguntaba con mucho dolor: ¿Dónde están los derechos humanos y el derecho a la vida de mi hijo? ¿Dónde están las organizaciones de los Derechos Humanos?… ni una sola  me vino a dar una palabra de consuelo, pero diariamente las vemos en televisión ocupándose de los derechos y garantías de los  delincuentes. No señor! Ya no deseo vivir en un país así.


Comprendemos el terrible dolor de ese padre que sabe que su hijo ya no regresará más a su casa y expresamos nuestras sentidas condolencias a todos los familiares, allegados, compañeros, camaradas y amigos de las innumerables víctimas de la Argentina, rogándole al Señor que les conceda pronta y cristiana resignación. Pedimos a la sociedad argentina que en su próxima y  justa Protesta y Movilización, incorpore un también justo reclamo por la seguridad interna, paz, concordia, justicia e historia completa dentro del marco de igualdad contra la ley.

Sinceramente,

Pacificación Nacional Definitiva
Por una Nueva Década en Paz y para Siempre


Sábado 23 de marzo de 2013 | Publicado en edición impresa

Emotiva carta de un policía a sus hijos antes de que lo maten

La escribió en la red social el teniente primero Marcelo Vicaria, que murió al recibir dos balazos en Quilmes

El uniformado asesinado en Quilmes. Foto: Facebook
Dos días antes de que lo mataran de dos balazos en Quilmes, el teniente primero Marcelo Vicaria utilizó la red social Facebook para dejarles un emotivo mensaje a sus tres hijos. Sin saberlo fue una despedida anticipada.

"Quiero que sepan que su papá, por más que no esté con ustedes físicamente, siempre va a estar para defenderlos de cualquier cosa que les pase o que necesiten", escribió en su muro de Facebook el suboficial.

Y agregó: "Soy consciente que están grandes y ya son unos hombres. Quiero que sepan que estoy reorgulloso de lo que son como personas e hijos la verdad, que son un ejemplo de hijos y que van a ser excelentes padres y hombres de bien".

El mensaje del policía, que fue asesinado en un estación de servicio de la avenida Calchaquí y José Craviotto, en Quilmes Oeste, continuó de la siguiente manera: "Los amos mucho, con todo mi corazón y quiero que lo recuerden en toda su vida".

El muro de Facebook de Vicaria se llenó de mensajes de amigos que lo despidieron con emoción. También subieron fotos de la víctima vestido de policía. Varios decían que lo querían recordar con una sonrisa.

El martes pasado, Vicaria, de 40 años, recibió un disparo en la cabeza y otro en el estómago. Falleció cuando lo trasladaban al hospital El Cruce, en Florencio Varela.

Cuando ocurrió el robo, le faltaban 30 minutos para terminar su adicional en la estación de servicio, donde cumplía el turno de 24 a 6. Su servicio regular lo cumplía en el Grupo de Apoyo Departamental (GAD).

Eran las 5.30 cuando dos ladrones llegaron en un Chevrolet Corsa 2 beige e ingresaron en el maxiquiosco de la estación. Para simular ser clientes, uno de los delincuentes pidió un paquete de cigarrillos, pero enseguida sacó un arma y le apuntó al encargado.

Todo fue visto por Vicaria, que ingresó en el minimercado, se identificó y ordenó que todos se arrojaran al piso. El teniente primero no llegó a ver al segundo delincuente, que le disparó los dos tiros.

Los ladrones huyeron con un botín de 500 pesos. El vehículo fue hallado horas después por la policía en San Francisco Solano. Según las fuentes, en el interior del vehículo se hallaron manchas de sangre y una parte de la caja registradora del minimercado asaltado. El automóvil había sido robado pocas horas antes y llevaba una patente falsa.

Ese mismo día, a 300 metros de donde se halló el vehículo fue detenido un joven, acusado de ser uno de los autores del robo y del homicidio.

Ayer hubo novedades en la investigación del homicidio de Vicaria. Un hombre de unos 40 años llegó al hospital Pirovano, en el barrio de Coghlan, con una herida de bala en uno de sus hombros.

Los médicos se comunicaron con la comisaría 49a. de la Policía Federal, que dio aviso a la fiscalía descentralizada de Saavedra-Núñez, a cargo de José María Campagnoli.

El personal de la fiscalía y de la Secretaría de Investigaciones Penales (SIPE), dependiente de la Unidad Fiscal de Investigación de Delitos con Autor Desconocido, que también depende de Campagnoli, determinaron que el proyectil extraído al herido en el hospital Pirovano era compatible con el arma reglamentaria de Vicaria.

DE SAAVEDRA A QUILMES

Los investigadores, explicaron fuentes judiciales, sostuvieron que el sospechoso, que se encuentra en grave estado y con custodia policial, vive en el barrio Mitre, en Saavedra.

"El automóvil que utilizaron para llegar hasta la estación de servicio de Quilmes había sido robado pocas horas antes en cercanías de la cancha de Platense, situada muy cerca del barrio Mitre", dijo un investigador judicial.

Ahora los pesquisas tratan de determinar cómo llegó el sospechoso hasta el hospital Pirovano.

El acusado que fue detenido en Quilmes, cerca de donde dejaron abandonado el automóvil, sería hijo de la persona que está internada y con custodia policial en el hospital Pirovano, según agregaron las fuentes consultadas.

El homicidio del suboficial Vicaria es investigado por el fiscal Andrés Nieva Woodgate, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) N° 3 del Departamento Judicial Quilmes.

CRONOLOGÍA DE LOS ATAQUES

Policías asesinados en 2013

23 de enero
Leonardo Damián Pérez
Este teniente de la policía bonaerense, de 31 años, fue asesinado cuando intentó defender a una mujer en un asalto en Zárate

27 de febrero
Gustavo Galeano
Lo mataron en Castelar, cuando intentó impedir una entradera contra una vecina de la diputada nacional Juliana Di Tullio

5 de marzo
Leandro Walter Olmedo
Tenía 40 años y se desempeñaba en la policía de Santa Fe. Lo mataron en Guernica, donde fue a visitar a un familiar

21 de marzo
Marcelo Vicaria
Este suboficial, de 40 años, fue asesinado de dos balazos en un asalto contra una estación de servicio en Quilmes

DETENIDOS POR EL HOMICIDIO DE UN UNIFORMADO

La policía detuvo en las últimas horas a tres sospechosos, de entre 19 y 20 años, acusados de participar en los homicidios de un policía en Luis Guillón y de un vecino de Ingeniero Budge. Los imputados fueron apresados en la localidad de Villa Transradio. Fuentes policiales explicaron que a los imputados la Justicia les adjudicó los asesinatos del policía bonaerense Mauricio Paruchevsky, ocurrido el 31 de octubre pasado, y de Raúl Reinoso, a quien mataron para robarle la moto.

Paruchevsky había sido asesinado de tres balazos cuando intentó detener a dos delincuentes que habían asaltado un quiosco, y murió 17 días después en el hospital en el que estaba internado. Mientras que Reinoso fue asesinado el 29 de noviembre pasado en Ingeniero Budge tras resistirse al robo de su moto. Además, se investiga la participación de los delincuentes en otros asaltos ocurridos en el sur del conurbano.