sábado, 27 de abril de 2013

CAPITÁN DE CORBETA PABLO GARCÍA VELASCO... ESTÁ GRAVE EL ÚNICO PRESO POLÍTICO DE ARGENTINA EN HUELGA DE HAMBRE


El señor Capitán de Corbeta (R.E.) Don Pablo Eduardo García Velasco se encuentra detenido desde hace más de 9 años, a pesar de haber sido absuelto en la sentencia pronunciada el 26 de octubre de 2011 por el TOF 5 en la Megacausa ESMA.

El citado Oficial Jefe cuando se dispuso su traslado desde el Penal Militar de Campo de Mayo a una cárcel común, inició una prolongada huelga de hambre. A ser  evidentes los síntomas de degradación física y de salud, la justicia dispuso su internación en el Hospital Naval.

Cap. de Corbeta Pablo García Velasco, Preso Político de Argentina en huelga de hambre

Desde entonces ha permanecido internado y se mantuvo vivo con un mantenimiento mínimo. Siempre mantuvo su decisión que en caso de ser trasladado a una cárcel común, reinicia su estricta huelga de hambre sin ingerir líquidos… aunque en ello le vaya la vida.

Desde el hospital siempre se prestó a los requerimientos de la justicia y a pesar de no estar en las mejores condiciones de salud concurrió a las audiencias de la Megacausa ESMA. El día 15 de junio de 2011 la audiencia en el TOF 5, fue suspendida a 11:45 hrs. porque debió ser derivado al Hospital Naval Dr. Pedro Mallo el señor Capitán de Corbeta (R.E.) Don Pablo Eduardo García Velasco (Promoción Nº 99 de la ENM) luego de recibir atención de emergencia tras sufrir  desmayo y fuerte descompensación. La ambulancia llegó, por pedido, aproximadamente veinticinco minutos después de producida la caída al piso de García Velasco. Un compañero de él, también en banquillo de los acusados, se levantó y le salvó la vida dándole un fuerte golpe en el pecho... Pablo reaccionó así de su síncope.

El miércoles 26 de Octubre del 2011 y tras casi dos años de un largo juicio oral y público, el Tribunal Oral Federal 5 (TOF5), integrado por los jueces Ricardo Farías, Daniel Obligado y Germán Castelli, leyó la sentencia de ese proceso que arrancó el 11 de diciembre de 2009 y por el que desfilaron 250 testigos.

En esa sentencia el señor Capitán de Corbeta (R.E.) Don Pablo Eduardo García Velasco y el señor Capitán de Fragata (R.E.) Don Juan Carlos Rolón fueron los únicos acusados que fueron absueltos de todos los cargos que se le imputaban, pero en vez de obtener la justa libertad, el mismo tribunal dispuso que continuaran   detenidos porque están imputados en otras causas.

Desde entonces Pablo García Velazco permaneció detenido como Preso Político en el Hospital Naval Pedro Mallo, con un estado de mantenimiento mínimo en la ingesta de alimentos, a los efectos de no empeorar su precario estado de salud, a la espera que la justicia se pronunciara sobre un acto humanitario que había solicitado. El citado oficial jefe había solicitado el beneficio de la prisión domiciliaria al solo efecto de poder asistir personalmente a su anciana y enferma madre viuda y sin ningún familiar que esté a su lado. Ya en otras ocasiones nos hemos referido a la señora Hortensia García Velasco, tiene 94 años de edad, es viuda, discapacitada visual, se está recuperando de una fractura de cadera y el único hijo que le proporciona ayuda económica es Pablo Eduardo. Este último ha visto reducido sensiblemente sus ingresos –como agente de seguros– a consecuencias de su detención y ya se le hace imposible sostener a su anciana madre desde prisión. Su hermano mellizo, Miguel Ángel, se ha alejado de su familia y no contribuye con nada en el sostén de su madre.

Hortensia. Madre de los García Velasco

A fines de Diciembre el Tribunal Oral Federal N° 5 dispone el traslado de Pablo Eduardo García Velasco, al Complejo Penitenciario Federal I – Ezeiza, donde permanece en espera del fin de la feria judicial y el inicio de la que se ha dado en llamar Megacausa ESMA unificada. Pablo Eduardo García Velasco durante todo ese tiempo mantuvo la esperanza que el tribunal comprendiera la desesperada situación de su madre y le otorgara el beneficio solicitado de la prisión domiciliaria.

Una vez iniciadas las audiencias de la nueva causa, el tribunal le comunica la denegación del beneficio solicitado, aduciendo que si su hermano mellizo aportara Una determinada suma de dinero… su madre podría ser sostenida económicamente. La cuestión es que Miguel Ángel no aporta suma alguna y ni siquiera da nuestras que lo vaya a hacer, tampoco mantiene comunicación alguna con su madre o hermano.


Pablo y Miguel. Los García Velasco que los testigos de la Esma confunden

Ante esta reiterada injusticia el señor Capitán de Corbeta (R.E.) Don Pablo Eduardo García Velasco, decide abandonar la ingesta mínima de alimentos, reiniciar la huelga de hambre y no ingerir alimentos sólidos y/o líquidos. Permanece detenido e internado en la enfermería del Complejo Penitenciario Federal I – Ezeiza. Como era de prever, ante el agravamiento de su estado de salud (léase riesgo de muerte), nuevamente es derivado al Hospital Naval Pedro Mallo y para poder ayudar a su madre se mantiene con una ingesta mínima de alimentos líquidos.

Sorpresivamente el 8 de abril del corriente año, el TOF5 resuelve el traslado inmediato Pablo Eduardo García Velasco al Complejo Penitenciario Federal I – Ezeiza. El imputado es internado en la División Clínica Médica del citado penal, la misma que anteriormente se vió en la obligación de aconsejar su internación en el Hospital Naval por carecer de los medios necesarios para asegurar su integridad física, el TOF5 además imparte las siguientes instrucciones:

Que se evalúe e informe al tribunal, cada 24 horas, el estado de salud de García Velasco.
Aconsejan se proceda a la alimentación forzosa del interno.

Desde el día de su último traslado el señor Capitán de Corbeta (R.E.) Don Pablo Eduardo García Velasco se encuentra cumpliendo una nueva huelga de hambre, ha perdido masa, peso corporal y su salud se deteriora día a día. Pensamos que con su resolución el TOF5 ha incumplido lo establecido en la Constitución Nacional y varios tratados internacionales, ya que las precarias condiciones de la División Clínica Médica del Complejo Penitenciario Federal I – Ezeiza, no le permiten garantizar la integridad física del interno, quién se encuentra nuevamente en riesgo de vida.

En esta ocasión nos encontramos ante dos casos de muerte anunciadas: la del imputado y la de su señora madre… es hora que los jueces se conmuevan y otorguen a Pablo Eduardo García Velasco el beneficio de la prisión domiciliaria, sobran razones humanitarias para así hacerlo.