lunes, 1 de abril de 2013

¿OTRA MUERTE ANUNCIADA?


El inhumano tratamiento al que es sometido el ex comodoro Danilo Sambuelli, nos hace reflexionar sobre otra muy posible e injusta muerte anunciada… “sus señorías no se conmueven”, seguramente los jueces consideran que Sambuelli, en su estado de salud, es una grave amenaza para la sociedad.

Como expresara oportunamente el Dr. Mariano N. Castex, en ocasión de la muerte en prisión del general Ibérico Saint Jean: “Porque creo en los derechos humanos para todos, es que escribo estas líneas. De documentación oficial que puede solicitarse en El Cronista y que no se ha podido incluir por razones de espacio, surge la prueba indiscutible de que en mi patria, en nombre de tales principios, prostituyéndolos, un grupúsculo que ha tomado posesión de algunos tribunales “especiales” administra venganza y no justicia”.

Prueba de ello son los ya 192 fallecidos como Presos Políticos, y sin que a nadie se le haya movido un pelo. Basta de continuar sentenciado a muerte a los ancianos y enfermos Presos Políticos.

Sinceramente,

Pacificación Nacional Pacificación
por una Nueva Década en Paz y para Siempre


El ex comodoro Danilo Sambuelli se encuentra internado en pésimas condiciones, para su frágil salud,  en el Hospital José María Cullen, en la provincia de Santa Fe. Él mismo se encarga de describir su peligrosa situación:

“Me encuentro en la mazmorra del hospital Cullen que es muy frio. Yo con las inmunidades bajas, estoy expuesto a contraerme una enfermedad pulmonar, donde  funciona en un segundo subsuelo del hospital  la sala policial, con personal que nos tratan como animales, yo salí del hospital Iturraspe para ser tratado con todas las normas de higiene, es una mugre, no hay agua caliente, si querés higienizarte te dan un tacho con agua tibia, es un recinto pequeño donde una persona de 71 años no puede estar, necesita caminar más que yo tengo diabetes, bañarme es contraerme una infección pulmonar no entra la luz del sol todo se maneja con luz artificial, la pieza que ocupa le falta un vidrio la suplieron con hojas de papel, estoy conviviendo en celdas apartes con personal que sufre incapacidad que grita todo el día, las paredes y puertas llenas de telarañas, el baño sin luz, como colchón me dieron una colchoneta, después de tanto gritar los con discapacidades los atienden, no hay ronda para ver si los internados se encuentran en condiciones, solo nos atienden cuando dan el maté cocido o el almuerzo y la cena muchas veces fría que es incomible Conclusión: los penitenciarios están asociados a los jueces de que nos muramos en la cárcel sin atención de la familia”.

HAGANLO CIRCULAR Y POR FAVOR COLABOREN EN SU DIFUSIÓN HASTA QUE LA JUSTICIA SE HAGA CARGO.