domingo, 5 de mayo de 2013

RÉQUIEM POR EL MICRÓFONO OPOSITOR


Queridos amigos:

Nicolás Maduro asumió la presidencia de Venezuela, apoyado por un grupo de presidentes ideológicamente afines y comercialmente aliados entre los que se cuenta la Argentina, a pesar de que estaban pendientes de auditar miles de acusaciones y observaciones al cerrado resultado electoral obtenido en las urnas. Hecho esto, se dedicó  con vigor a evitar que la auditoría o los recuentos se llevaran a cabo,  sin escuchar el clamor de, al menos, la mitad de los venezolanos y su líder, Henrique Capriles.


El último capítulo de esta historia se desarrolló en el Parlamento venezolano cuando los legisladores opositores pidieron la palabra para denunciar estas acciones. Simplemente, el oficialista presidente de la Asamblea Nacional les negó la palabra, les quitó el micrófono y les impidió expresarse, como paso previo a cerrar las puertas del recinto para permitir que diputados y diputadas opositores fueran golpeados con salvajismo hasta producirles variadas lesiones.


El silencio de los gobiernos democráticos de América del Sur ante este atropello es ominoso. Para Argentina, la realidad de Venezuela va señalando lo que nos espera en el futuro inmediato, así como la  eterna dictadura cubana nos marca adonde nos lleva el final del camino, si permitimos que el actual gobierno continúe burlando la Constitución y acallando las voces opositoras, cerrando los micrófonos metafóricos representados por las múltiples formas de expresión sobre las que se pretende imponer el discurso único y sin disidencias.

La funcionaria de las Naciones Unidas, la brasileña Gabriela Knaul. Nuevas críticas 
El embate sobre la justicia que viene de la mano de las leyes mal llamadas de “democratización” continua imperturbable sin atender a las voces de la oposición, los expertos y los mismos funcionarios judiciales. Esta semana, la exhortación para frenar la reforma judicial llegó nada menos que desde las Naciones Unidas, cuya Relatoría sobre la Independencia Judicial, instó a detener este proceso, recordando que la independencia de la justicia es esencial para la democracia. El gobierno argentino, lejos de atender con mesura esta observación, reaccionó a través del Ministerio de Relaciones Exteriores con una enérgica protesta que incluyó una severa crítica a la organización y sus funcionarios. Lo paradojal es que es el mismo gobierno que ha instado una  y otra vez a cumplir las exhortaciones de la ONU en distintos litigios y que ahora se revuelve indignado sin atender razones cuando el mensaje no es de su agrado.


El problema es que no hay manera de que la elección de los jueces del Consejo de la Magistratura a través de los partidos políticos sea aceptada por ningún organismo serio, pues no solo se opone a lo dispuesto en la Constitución Nacional sino a los conceptos universales de la independencia judicial. Si a pesar de ello esta ley se promulga, es porque existe el deliberado deseo de chocar con los seguros fallos  de inconstitucionalidad y confrontar con el corazón mismo del poder judicial.

El país donde una persona puede comer con solo $ 6 diarios
Hemos visto reiteradamente que la estrategia del gobierno cuando la realidad se contrapone a sus deseos, tiene sus fases. Comienza por ocultar esa realidad, continua deformándola bajo un manto de mentiras y termina, cuando la situación es insostenible, cortando los micrófonos de  cualquier manera.  El ejemplo  más evidente fue el implementado contra los medios de comunicación independientes que no forman parte del 94 por ciento que responde al gobierno. En este caso, luego de pretender apoderarse de las fuentes de suministro de papel, de amedrentar a los periodistas, de acusar de apropiación de menores a los dueños de los medios, de negarles la publicidad oficial y presionar para privarlos de la publicidad privada, el oficialismo se aferró al recurso de promulgar una ley a medida, para desarticular a los que todavía  no se rindieron. Si aún no lo consiguió, como ya lo hicieron los maestros venezolanos que acaban de   apoderarse del último canal de televisión independiente, fue por las medidas cautelares atendidas por la justicia que forman parte  de los recursos que perderán vigencia si se permite avanzar a la actual reforma judicial. 


Pero no solo a los medios se le quitan los micrófonos sino también, y muy especialmente, a las distintas expresiones políticas opositoras. La  Ley 26.571 del 2009, modificatoria de la ley de partidos políticos y curiosamente también mal llamada de Democratización  de la representación política, impone que la publicidad electoral para las elecciones primarias quede reducida a los 20 días anteriores a la fecha de la elección y finalizada 48 horas antes del acto eleccionario (o sea solo 18 días de publicidad). Además la ley prohíbe a las agrupaciones políticas “contratar en forma privada publicidad en emisoras de radiodifusión televisiva o sonora abierta o por suscripción para las elecciones primarias” quedando limitadas a lo poco y mal que otorga el Estado. Estas enormes limitaciones no impiden que el gobierno haga uso desembozado de los programas que mantiene  en exclusividad con fondos de los contribuyentes, como las trasmisiones de fútbol y automovilismo, sin contar con la frecuente e injustificada  utilización  presidencial de la cadena oficial.


El diputado De Narváez, se permitió iniciar una campaña publicitaria en que expresaba su opinión acerca de la situación de los ciudadanos frente a la presidente, que acaba de ser prohibida por la justicia electoral ante una denuncia del oficialismo. Esta evidente disparidad de posibilidades forma parte de la estrategia de cerrar los micrófonos a quienes opinen distinto utilizando la ley cuando conviene  o rechazándola cuando no se rinde a la presión oficial.


En la misma línea, está la limitación para postular candidatos al Consejo de la Magistratura a los partidos que no se presenten con la misma agrupación o alianza en al menos 18 distritos (provincias) como impone una de las leyes de reforma judicial. ¿Por qué 18 de las 24 y provincias y no las  5 necesarias para ser partido nacional? ¿O por qué no 13, que son la mitad más una? Simplemente para evitar que la oposición o buena parte de  ella puedan presentar candidatos. De lo que se trata no es de disputar en democracia con reglas de juego claras y justas sino de retener el poder de cualquier manera y, si es posible, quitarle a la oposición o a quien piense distinto toda posibilidad de hablar  y competir.


Lo que ni siquiera la posesión del micrófono puede evitar es que se sepa que el dólar llega a pagarse 10 pesos en la calle y que la inflación sigue devorando los salarios impulsada por múltiples factores, muchos de ellos, como los peajes, los impuestos y los combustibles, manejados por  el mismo gobierno. Las divisas vienen disminuyendo desde un máximo de más de 52.000 millones de dólares a los escasos 39.500 del presente y la AFIP, en su afán recaudatorio, ha llegado al extremo de presumir que quienes tienen un ingreso mayor de 500.000 pesos de ingresos anual  tiene por fuerza que estar ocultando a su servicio doméstico o probar lo contrario. Para el común de los ciudadanos le dejo la pequeña satisfacción, ante esta arbitrariedad, de que en esa franja  de ingresos están la totalidad de los diputados y senadores  y la mayoría de los Ministros  y Secretarios de Estado. ¿Pagarán o encontrarán la forma de estar eximidos?


La falta de fondos ha llevado al gobierno a quitar los subsidios en forma selectiva a aquellos con quienes tiene menos compromisos y que no poseen forma de hacer saber su penuria, situación en la que entran muchos sectores de servicios. Una de estos casos es la distorsión que se ha creado entre los precios de los vuelos altamente subsidiados de Aerolíneas Argentinas y los de las empresas de transporte terrestre de larga distancia. La consecuencia inmediata es larga huelga de micros de larga distancia que tiene parados a miles de pasajeros ante la imposibilidad de las empresas de otorgar los justos aumentos reclamados por los choferes. El gobierno pretende resolver estas cuestiones en forma autoritaria pero cada vez le resulta más difícil pues su causa está en las falencias básicas del modelo. De seguir así la inmovilidad del Estado ante los problemas económicos, la posibilidad (no deseada) de una devaluación se va tornando ineludible para antes  o inmediatamente  después de las elecciones.


En medio de estos conflictos que se sienten en el bolsillo, las noticias que ya no pueden ser censuradas vinculadas a la corrupción de los dueños y los amigos del poder irritan como nunca  a la opinión pública. A pesar de los intentos por circunscribir el alcance de las denuncias de uno de los últimos grupos periodísticos independientes a personajes secundarios, finalmente el fiscal Marijuán imputó al empresario Lázaro Báez y a sus allegados y criticó duramente a su antecesor por la falta de acción eficaz ante las denuncias. La presidente, por su parte, exhibió como un gran triunfo que la justicia  italiana le dio la razón en un juicio iniciado contra el diario Corriere de la Sera por decir que había concurrido a una joyería durante una visita oficial a Italia.  Ahora bien, si cuando fue acusada falsamente reaccionó rápido e hizo juicio, ¿qué tenemos que pensar de las denuncias mucho más graves que ignora por completo? El periodista Lanata la desafió en público a que desmintiera lo que estaba denunciando y solo recibió por respuesta el silencio. Las sospechas de que las denuncias tienen sustento se fortalecen por estas reacciones dispares  y por el inicio de causas en Suiza  que apuntan sobre los mismos actores.


Al gobernador Scioli le devolvieron el micrófono por un rato para que apoyara públicamente la reforma judicial de la presidente, encabezando una reunión del partido justicialista.  Esa declaración sepultó sus posibilidades de ser percibido como una alternativa a tanta miseria republicana pero enseguida recibió avales del gobierno nacional para endeudarse y cerró su ecuación. Luego volvió al silencio. Sin embargo van abriéndose camino otras alternativas, tanto justicialistas como de otros sectores de oposición, que  ganan espacio ante la sed de representación ciudadana. Solo esperamos que no nos quiten en esta desigual batalla  los últimos micrófonos disponibles, aunque seguro no faltarán cuando el presidente Maduro visite la Argentina luego de haber pasado por Cuba y se sume a los festejos previstos por la imposición de la reforma judicial. Allí sí que podremos celebrar un réquiem por el micrófono opositor.

Un abrazo para todos.


Juan Carlos Neves, Presidente de Nueva Unión Ciudadana
Twitter   @Neves JuanCarlos