martes, 18 de junio de 2013

LARGARON A CHORROS Y CRIMINALES

Niegan arresto domiciliario a militares, pero conceden excarcelaciones masivas a delincuentes con frondoso prontuario criminal en penales federales de la provincia de Buenos Aires

Fuentes penitenciarias admitieron en la noche del lunes (17 jun 2013) que en las últimas horas, y por “orden superior”, comenzaron a ser liberados en distintos penales de máxima seguridad ubicados en  la provincia de Buenos Aires -pero fundamentalmente en el conurbano metropolitano como la cárcel de Marcos Paz- delincuentes con frondoso prontuario criminal. Estos, sin orientación y sin rumbo fijo, comenzaron a deambular en grupos de tres a cuatro por las zonas inmediatas sin otra alternativa que volver a delinquir.


Sucede que la capacidad de los penales está sobresaturada. La orden de liberar a los presos excluye expresamente a los detenidos por acciones en la lucha antisubversiva de hace 40 años, aún aquellos mayores de 75 años, a los que corresponde por ley prisión domiciliaria, aunque en no pocos casos arrastren procesos o meras inculpaciones sin condena.


Las fuentes informantes dijeron que, por falta de espacio,  se prefiere liberar criminales, que vuelven a matar, en lugar de que ocupen la celda de un anciano -que podría esperar en su casa sin peligro alguno para la sociedad, como ocurre con los primeros- mientras se sustancia, en forma totalmente irregular su causa. En ese plano, se insistió, la orden es terminante.


Pero al mismo tiempo se reveló que funcionarios bonaerenses temen que una liberación masiva e indiscriminada de penales federales pueda aumentar gravemente el índice de criminalidad en la provincia con el objetivo político de desestabilizar aún más, con episodios que conmuevan la opinión pública, a la administración del gobernador Daniel Scioli en el marco de la brutal puja electoral frente a los comicios legislativos de octubre que decidirán la suerte de la actual gestión presidencial.



NOTA: Las imágenes y negritas no corresponden a la nota original.