jueves, 4 de julio de 2013

DENUNCIAS POR VIOLACIONES A LOS DERECHOS HUMANOS DE LOS PRESOS POLÍTICOS EN LA ARGENTINA

Corte Suprema de Justicia de la Nación
Una sociedad hastiada de la corrupción generalizada, del atropello a la independencia de poderes, de la inflación. de la pobreza creciente, de la falta de inversión, de la soberbia e ineficiencia del poder ejecutivo, celebró alborozada el fallo de la Corte Suprema de Justicia de la Nación en contra de la reforma del Consejo de la Magistratura.

Empresas chinas mostraron interés por construir
represas en Santa Cruz
Desde que el gobierno decidió “ir por la justicia”, bajo la falacia que es necesario “democratizarla", no cesa de recibir fallos judiciales adversos a sus objetivos; todos ellos festejados por la oposición y sociedad en general. No es creíble pensar que el pueblo y la oposición de pronto se convirtieron en los más firmes defensores de la Constitución Nacional y las leyes vigentes -recordar aquella hipocresía: “roban… pero hacen”- es más bien que los une el espanto, el temor al fantasma de la hiperinflación y al desgobierno.

Descuelgue el cuadro
Durante el largo período desde 2003 al presente, la presunta década ganada, muchos jueces y funcionarios de la justicia prestaron una “ciega obediencia debida”, al objetivo no enunciado por el gobierno, pero sí cumplido paso a paso, en forma sistemática y con un llamativo odio, de “Destruir a las Fuerzas Armadas de la Nación”. No vamos a entrar en mayores detalles sobre los descabezamientos jerárquicos, planes de adiestramiento y capacitación profesional, desequipamiento, desbaratamiento de infraestructura y organización, salarios, planes de estudio, etc. Esas responsabilidades son propias de la Defensa Nacional y la Constitución Nacional establece claramente quienes son las autoridades que se deben ocupar de ellas.

Libertad a los Soldados Presos Políticos 
Vamos a centrarnos exclusivamente en los Soldados de la Patria que se hayan detenidos como Presos Políticos… las instituciones armadas no se ocupan de ellos, el poder de turno “fué por ellos” motivado por una venganza impiadosa contra quienes los habían vencido en la Guerra Contrarrevolucionaria. La oposición  política y la mayoría de  los medios de comunicación social -adeptos al gobierno- se manifiestan en forma similar al oficialismo. La sociedad hipócrita se ha olvidado que desde el inicio de la violencia, prácticamente suplicaban a las Fuerzas Armadas que se hicieran cargo de terminar con el terrorismo, que deambulaba como amo y señor esparciendo su violencia, secuestrando, matando, robando, tomando poblaciones, colocando bombas, etc.


Las Fuerzas Armadas a través de sus respectivos Jefes de Estado Mayor, reconocieron sus errores y adoptaron la firme decisión de acatar fielmente la Constitución Nacional y adherir sólidamente a los principios republicanos y democráticos. Oportunamente fueron juzgadas y condenadas las Juntas Militares y Cúpulas Subversivas -estas últimas nunca reconocieron el mal que habían hecho a la sociedad argentina- y después vino todo lo conocido: Ley de Obediencia Debida, Ley de Punto Final y Amnistías Presidenciales.

Néstor Kirchner y Hebe de Bonafini
En 2003 Néstor Kirchner en su afán de construir un poder que no tenía, adopta decisiones temerarias tales como modificar a la Corte Suprema de Justicia de la Nación, descabezar a las jerarquías de las Fuerzas Armadas e iniciar una campaña utilizando -como caballito de batalla- a los Derechos Humanos, lograr que el Congreso Nacional anulara todo lo actuado en beneficio de la paz del país y a través de ese poder judicial -entonces genuflexo- diseña un “nuevo derecho a medida” y que les permitió investigar, juzgar y condenar a quienes habían combatido y vencido al terrorismo. Todo ello se hace a contrapelo de la Constitución Nacional, del derecho jurídico vigente a la fecha de los supuestos delitos e inclusive contrario a pactos internacionales rubricados por la República Argentina.

Víctor Hortel - Director del SPF
Hace mucho tiempo que varias personas y organizaciones venimos denunciando la “violación de los derechos jurídicos, civiles y humanos” a los que son sometidos los Presos Políticos en forma sistemática y arbitraria por parte de jueces, funcionarios del poder judicial y especialmente del Servicio Penitenciario Federal;  derivando en más de 205 casos de fallecimiento del personal afectado.

Carlos Marcelo Shäferstein
Recientemente el abogado y militar retirado Carlos Marcelo Shäferstein y el Cnel. (R) Juan Carlos Alsina se han pronunciado denunciando violaciones a los derechos humanos de Presos Políticos enfermos -no debidamente atendidos- y algunos ya ancianos que por su edad ya no se pueden valer  por sí mismos. Estas denuncias se pueden interpretar como “muertes anunciadas” o “intento de homicidios” por parte de un estado que es justamente quien además de garantizar un justo proceso, debe garantizar la seguridad y estado de salud de todos los internos que le han sido confiados. Para leer cada denuncia, basta con hacer clic sobre el nombre del denunciante.


Es muy esclarecedor el informe y denuncia de la Asociación de Abogados por la Justicia y la Concordia, cuyo título es: “ASÍ SE MATA A LOS PRESOS POLÍTICOS EN LA ARGENTINA HOY (2013)”, realmente es un documento imperdible, allí está descripto con minuciosidad todo el doloroso proceso que está llevando a la muerte a los Soldados de la Patria detenidos como Presos Políticos. Por razones de espacio cibernético lo hemos divido en PARTE 1 y PARTE 2, las que podrán leer en nuestro blog o haciendo clic en cada una de ellas.


Una vez más dejamos asentado nuestro compromiso con los Presos Políticos, las Víctimas del Terrorismo y la historia verdadera de la tragedia argentina, adherimos vigorosamente a las denuncias de la Asociación de Abogados por la Justicia y la Concordia, del abogado y militar retirado Carlos Marcelo Shäferstein y del Cnel. (R) Juan Carlos Alsina.

Suframos honesta y sinceramente el pasado para sacar conclusiones y no repetir los errores vividos, pero afrontémoslo en su totalidad, no con la visión parcial y sesgada que nos golpea diariamente.

Como argentinos hemos vivido un largo periodo de desencuentros y violencia, queremos nosotros también, como todos, contribuir a cerrarlo definitivamente.

Sinceramente,

Pacificación Nacional Definitiva
por una Nueva Década en Paz y para Siempre