jueves, 22 de agosto de 2013

EL TEMA MILITAR NO ESTÁ EN LA AGENDA POLÍTICA

El 16 de agosto de 2013 en el portal TERRA se publicaron noticias relacionadas al segundo juicio por presuntos delitos de lesa humanidad en Formosa. De las mismas destacamos la siguiente:

“Por otra parte, el Tribunal decidió dar curso a la denuncia contra los testigos presuntamente "plantados" -ofrecidos por la Fiscalía- que realizó el abogado querellante Pedro Velázquez Ibarra y, en consecuencia, fueron remitidas las actuaciones al Juzgado Federal de turno para que se investigue la posible comisión del delito de falso testimonio”.

La utilización de “testigos estrellas, falsos o plantados”, previamente “operados” por la querella y/o fiscalía, para perseguir y enjuiciar a los imputados en las causas de presuntos delitos de lesa humanidad, es un modus operandi diseñado en Cuba, e implementado por los gobiernos pertenecientes al ALBA. Si bien nuestro país no integra formalmente la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América, en ese tema se comporta como tal y en todos los juicios celebrados hasta el momento, las fiscalías y querellas   han utilizados testigos de esas características.

Peor aún… los tribunales han condenado sin pruebas convincentes, que no dejen lugar a duda alguna, vulnerando el derecho a la presunción de inocencia y la garantía que todo acusado que no será condenado sin que existan pruebas suficientes que destruyan tal presunción y demuestren su culpabilidad. El derecho penal establece que en los casos donde surja alguna duda razonable, debe absolverse.

Hemos tomado el ejemplo del Tribunal de Formosa, ya que actualmente se desarrollan en el país 13 juicios orales por presuntos delitos de lesa humanidad -se prevé que en los próximos días se inicien 3 juicios más- y donde los derechos jurídicos de los imputados son violados diariamente.

Esas personas detenidas como Presos Políticos, están sufriendo  interminables procesos y sometidos a prisiones preventivas que excedieron todas las seguridades que el estado, bajo cualquier circunstancia, debe ofrecer a los detenidos. El Ministro de Defensa, Agustín Rossi, sin tener jurisdicción para ello ha prohibido la asistencia a los ancianos soldados enfermos en los Hospitales Militares. Es sabido que dadas sus avanzadas edades y sus condiciones de salud tan dañadas, que no existe garantía de supervivencia alguna.

Ante tal situación: testigos falsos, pruebas no convincentes, prisiones preventivas excesivas, prohibición de asistir a hospitales militares, etc., tenemos el derecho a pensar que los jueces y el estado, al menos están cometiendo los delitos de  “abandono de persona” u “homicidio por omisión”. Las Unidades Carcelarias del país no están en condiciones de asistir en tiempo y forma a los ancianos enfermos y que necesitan atención médica urgente y especializada, esto lo saben muy bien los jueces que deben velar por sus derechos y garantías. Sin embargo ya tenemos 214 muertos en calidad de Presos Políticos y este problema: “el tema militar” está ausente en la Agenda Política y la única solución es de carácter político… hoy no existe otro camino.

Sinceramente,

Pacificación Nacional Definitiva
por una Nueva Década en Paz y para Siempre