lunes, 5 de agosto de 2013

ESCLAVOS DEL SIGLO XXI


Aunque parezca un anacronismo, tenemos en plena democracia más de 6000 esclavos de los derechos humanos. Estos esclavos del siglo XXI son los más de 1500 presos políticos y sus familias, que son usados por los supuestos defensores de los derechos humanos para lucrar. La tarea forzada que deben cumplir es estar presos ilegalmente, ser discriminados, sus familias perseguidas, vigiladas, hostigadas. A los esclavos del siglo XXI se les violan todos los derechos humanos, derechos humanos que supieron conseguir arriesgando sus vidas para todos los argentinos, y entre todos estamos todos: Cristina Fernández de Kirchner, Legrand, Reato, Moyano, Duhalde, Gil Lavedra, Kunkel, Rico, Lorenzetti, Carlotto, Bonafini, Blumberg, Grondona, Rossi, Milani, Bullrich, Verbitsky, Carrió, el papa Francisco, etc. Cuarenta millones más.


No conformes con violar los derechos humanos de más de 290 asesinados uno a uno en cautiverio, ahora estas bestias se llenan las gargantas con la sangre por venir de cientos de presos políticos enfermos y ancianos, prohibiéndoles atender sus dolencias, agravadas por su encierro, hábitat, falta de sol, ejercicio, comida apropiada y todo lo que un ser humano necesita en la tercera etapa de su vida, en el Hospital Militar (OSE), obra social que hace más de 40 años pagan. Pero claro... cuando la sentencia está dictada de antemano, el destino cercano de estos soldados, que sobrevivieron a las guerras del pasado, es la muerte. Derrotaron militarmente al terrorismo montonero y erpiano: los tienen que matar.


Los esclavos del siglo XXI deben morir y de la peor manera, eso sí, lo antes posible. Aclaremos que la edad promedio de los presos políticos es de 65 años, tenían 23/30 años en los 70. Al igual que Milani fueron ascendiendo sin problemas, el Congreso nunca rechazó ni cuestionó sus legajos... siguieron custodiando la patria para que todos vivamos en una nación en paz. Ya la perdimos, debemos recuperarla.


Este genocidio no quedará impune, y la gran hazaña de este modelo seudo-defensor de los derechos humanos lamentablemente pasará a ser la gran hazaña de "la pérdida de los derechos humanos" y la concreción del odio y la venganza.

"Resistiré, erguido frente a todo/me envolveré de hierro para endurecer la piel/y aunque los vientos de la vida soplen fuerte/soy como el junco que se dobla pero siempre sigue en pie" [1]

María del Valle Barreiro
DNI 25. 682 .520

NOTA: Las imágenes y negritas no corresponden a la nota original.



[1] (Resistiré, autores Montore y De la Cava)