domingo, 25 de agosto de 2013

POR LA PACIFICACIÓN NACIONAL


La pacificación nacional definitiva, la reconciliación y el cierre de las viejas heridas de la argentina trágica reciente, solo comenzaran a lograrse cuando, se sienten y se miren frente a frente, cara a cara y extiendan sus manos para saludarse, … los que combatieron con las armas en la mano, de uno y otro bando.


Solo ellos, los soldados que pelearon en los montes tucumanos y en los tabiques subversivos de las urbes,… los irregulares con bandera y uniforme propios, que le declararon la guerra al Estado Argentino,... creyendo en su ideal y en muchos casos muriendo en combate.


Solo ellos, los viejos guerreros que dejaron el pellejo contra el trapo rojo y los que todavía les duele que los hayan traicionado en la “contraofensiva del 79″ solo ellos saben y conocen los “códigos de la guerra”, guerra sucia y artera, cruel y despiadada…


Cuando se encuentren frente a frente y solo entre ellos, sellen la Paz y el cierre de las heridas que dejo la guerra, recién entonces se podrá hablar de inicio de una pacificación definitiva y recién se podrá mirar el futuro.


Mientras esta lakra inmunda que no sabe de actos heroicos, mientras sus camaradas/compañeros caían en combate, sigan cobrando subsidios por una guerra que no combatieron y les convenga seguir azuzando y echando sal en las heridas para que ellos puedan seguir viviendo gratis con la plata del Estado, el futuro encontrará a los argentinos divididos y enfrentados.

Hoy, un grupo de combatientes de uno y otro bando están construyendo un acercamiento por la paz… no hace mucho… un verdadero combatiente montonero llegó a una cárcel, donde están los soldados, gendarmes, policías y penitenciarios presos, allí fue recibido con la mano derecha extendida y un mate. 


Apoyemos estos diálogos serios y esperanzadores por la PACIFICACIÓN NACIONAL.

María Julia Valencia


NOTA: Las imágenes no corresponden a la nota original.