viernes, 1 de noviembre de 2013

LAS ELECCIONES EN HONDURAS, LO QUE ESTÁ EN JUEGO

POR RICARDO ANGOSO

El 24 de noviembre próximo los hondureños van a asistir a las nuevas elecciones generales convocadas de conformidad a su Constitución y a sus leyes internas, le guste a quien le guste.

Cada cuatro años, desde 1981, han acudido a las urnas el último domingo de noviembre y, en enero siguiente ha asumido el Presidente escogido por el pueblo en las urnas y los diputados electos para su Congreso Nacional, esta vez no será la excepción, le guste a quien le guste.

Algunos críticos de Honduras y su proceso electoral, normalmente provenientes de países ligados a la “ideología” del socialismo del siglo XXI, deberían demostrar una dosis de humildad y ver con respeto y, sobre todo, con envidia lo que hace ese país centroamericano. Aunque no les guste. También podrían irse a vivir a Venezuela o a Cuba.

La novedad que aportan estas elecciones es la participación de un nuevo partido político denominado irónicamente “Libre” donde el jefe supremo es el ex presidente Manuel Zelaya Rosales, tal como manda el manual de los sigloveintiuneros la candidata escogida es ¡su esposa!. De haber tenido un hermano medianamente cuerdo  ese hubiera sido el candidato.

“Libre” es un apéndice del chavismo como todo mundo podrá comprobar o del actual “Madurismo” si es que alguien tiene el valor de atribuir al dudoso presidente de Venezuela la capacidad de dar su nombre a alguna ideología política, aunque esta sea la que pretende ganar las elecciones en Honduras llevando como candidatos lo más graneado del lumpen de ese país.

“Libre” se lo está jugando todo porque sabe que nunca va a tener otra oportunidad como esta, así lo han entendido sus aliados quienes ya han empezado una campaña internacional de apoyo a su hijo más pequeño para tratar de desprestigiar a todos sus oponentes y, de paso, a las instituciones políticas hondureñas que son las que desarrollan el proceso. La campaña irá tomando fuerza animada por los recursos cuantiosos y de dudosa legalidad y procedencia que suelen usar. Podemos esperar algo parecido a aquel fuego que atizaron bajo el mando de Chávez cuando los hondureños se sacudieron a Zelaya en la víspera de una consulta ilegal que lo iba a perpetuar en el poder.

Preparémonos para esa campaña, y estemos atentos también a los resultados de las elecciones hondureñas y a la reacción que van a tener los albos y locos similares cuando el tribunal electoral anuncie los datos de las elecciones y resulte que “Libre” ni siquiera ha quedado en segundo lugar.


Ellos ya lo saben: son minoría, no tienen posibilidad de ganar limpiamente las elecciones pero la limpieza no es algo que les preocupe, más bien estorba, ellos está preparados para hacer LO QUE SEA con tal de agenciarse el poder en Honduras. Para lo que no están preparados, porque su manual ideológico no tiene ese capítulo, es para aceptar al ganador de las elecciones y reconocer decentemente que ellos son los perdedores. A ver cuánto brincan y quienes brincan con ellos.