martes, 10 de diciembre de 2013

LA DÉCADA PERDIDA.

Conmemoramos hoy treinta años ininterrumpidos de democracia.

¡Enhorabuena!

Sin embargo, bien podría el festejo representar el cuadragésimo aniversario si no fuera por...

25 de Mayo de 1973

Quienes peinamos canas y tenemos memoria, recordamos aquel Mayo de 1973 cuando el Gral. Lanusse entregó el Poder al Dr. Héctor J. Cámpora. Aparentemente atrás habían quedado los intentos de grupos terroristas que, traidores a la Patria, se habían alzado en armas sembrando el miedo y regando de sangre el territorio de la Nación. Habían sido juzgados por una Cámara Penal especialmente creada, con absoluto respeto de sus derechos a la defensa y demás garantías procesales, finalmente encarcelados unos, sobreseídos otros por falta de pruebas.

La Patria se encauzaba en paz a la ansiada y merecida democracia.

Esteban "bebe" Righi
Recordamos también la noche de aquel triste 25 de Mayo de 1973, con la absurda resolución del entonces joven Dr. Righi, quien devenido en Ministro del Interior abrió las puertas de las cárceles, liberando a todos los terroristas devolviéndoles sus armas.

Y ese mismo día comenzó la pérdida de una nueva década.

Nadie olvida la precipitada vuelta al país del Gral. Perón para sacar al Dr. Cámpora a patadas en el culo del sillón de Rivadavia. Tampoco se olvida su orden, como Comandante en Jefe del Ejército[1], de ANIQUILAR la guerrilla mediante la muerte “uno a uno de esos psicópatas”.

Menos aún olvidar que, sabiéndose momentáneo sobreviviente, el viejo General le había ofrecido la Vicepresidencia de la Nación al Dr. Balbín, quien por “las cosas de la política” debió pedir permiso a la Unión Cívica Radical recibiendo la correspondiente negativa que generó el ascenso de la recordada Isabelita.


Eran los inicios de una nueva década perdida, los terroristas armados y envalentonados sembraron la muerte a su paso, jueces, políticos, miembros de las Fuerzas Armadas, hombres, mujeres, niños, conscriptos que se encontraban sirviendo a la Patria, todos caían bajo las armas de Montoneros, ERP y demás bandas que asolaban el país.

Fue cuando el General Perón los echó de la Plaza ordenando su eliminación que se inició una cruenta guerra entre hermanos, unos defendiendo la patria cumpliendo órdenes presidenciales, otros intentando dividir el país, tomar el poder y reemplazar la celeste y blanca por el rojo pendón.

Fueron sus palabras: "El aniquilar cuanto antes este terrorismo criminal es una tarea que compete a todos los que anhelamos una patria justa, libre y soberana, lo que nos obliga perentoriamente a movilizarnos en su defensa y empeñarnos decididamente en la lucha a que dé lugar."

Eran sus últimos días, muerto el General Perón su esposa asumió la Presidencia de la Nación y todos recordamos el nuevo golpe militar, la guerra contra los terroristas y sus consecuencias para ambos bandos.


Finalmente derrotada la guerrilla, el llamado a elecciones ungió al Dr. Alfonsín dando inicio a un nuevo período democrático que hoy celebra tres décadas.

Pero, insisto, los terroristas nos robaron diez años.

En esta celebración de treinta años de democracia, vaya entonces mi humilde homenaje a quienes ayer dieron su vida y a quienes hoy sufren injustos encierros y olvidos, simplemente por haber decidido defender la celeste y blanca.

Me avergüenza que sus propios camaradas miren hacia otro lado, no me sorprende en cambio la actitud del arco político y su triste silencio.

¡VIVA LA PATRIA!

Juan Manuel Otero
oterojm123@yahoo.com.ar

NOTA: Las imágenes y negritas no corresponden a la nota original.


[1] En realidad el entonces Presidente de la Nación, Tte. Gral. Juan Domingo Perón, era el Comandante en Jefe de las FFAA.