jueves, 19 de diciembre de 2013

MEGACAUSA DE SALTA: ¿Y LOS DERECHOS HUMANOS DE LOS ACUSADOS?

 8/12/2013                                                                             
Por Mauricio ortín


Lo más importante, destacable y central de lo que sucedió en el juicio por crímenes de lesa humanidad de la megacausa de la Unsa en Salta ha pasado desapercibido u omitido por todos los medios de comunicación. Porque, un incidente inesperado irrumpió en el edificio blanco, inmaculado, donde “reina” su majestad La Justicia. Algo fuera de lo común; es decir, algo distinto al hecho cotidiano de no existir pruebas para procesar y menos para condenar a la mayoría de los acusados o de ocultar o disfrazar de genocidio la guerra civil entablada entre las bandas armadas terroristas y el Estado (con el constitucional, primero y con el de facto, luego). Ese algo novedoso y fundamental no es otra cosa que, como lo afirman el abogado defensor Petrina y el fiscal Ricardo Toranzos,
el testimonio falso de la señora Cristina Cobos quién, hasta ese momento y a falta de pruebas, oficiaba de testigo fundamental contra los imputados Fernando Chaín, Marcelo Gatto  y Ricardo de la Vega en la causa por la desaparición del soldado Brizzi. Si, como admite el Fiscal y ha demostrado el Dr. Petrina, Cobos mintió, entonces ha delinquido. La ley prevé una pena de uno a cinco años para el falso testimonio pero si, como es en este caso, ha sido cometido contra un imputado, la pena se agrava hasta un máximo de diez años de prisión. Porque Cobos, por los motivos que fuere, ha realizado un intento que (de no haberse descubierto) podría haber significado la muerte en vida de un ciudadano que de ninguna manera merecería esa suerte. Cabe, como es obvio, de toda su declaración en juicio y sus dichos contra otros imputados. Específicamente, Cobos dijo que identificó “especialmente” a Gatto como uno de sus interrogadores en las fotos que le presentaron en ese acto formal de reconocimiento; más, resulta que como inequívocamente obra en el expediente de la causa, la foto de Gatto no estaba entre las que vió la señora Cobos. Y no lo dijo una, sino tres veces y ante el tribunal. Debo suponer, además, que los querellantes se desayunaron con la mentira igual que los jueces, la defensa y el fiscal. Más, sospechosamente, nadie solicitó se la procese por falso testimonio. Ni siquiera la abogada querellante que representa a la Universidad Nacional de Salta ¿Es que acaso la casa de altos estudios no está comprometida con la verdad y la justicia? No se debe dejar ni el menor atisbo de duda al respecto. Una acusación de complicidad de la Universidad con Cobos en la mendacidad pondría en juego el prestigio de docentes y alumnos como, así también, su patrimonio. Párrafo aparte merece la querella de la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación a cargo del Dr. Casabella. Este señor, a quién le pagamos el sueldo, fundó su pedido de condena a Marcelo Gatto en la mentira de Cobos aún cuando, antes de su alegato final, ya había sido demostrado la falsedad del testimonio.

Alta Politica Fiscal Toranzos pequeña Mentira


Ahora bien, la verdad es que esto a nadie le importa. Ni a los diarios, ni a la televisión, ni a los abogados. No doy un céntimo por la suerte de Gatto y los otros imputados. Cristina Cobos, por su parte, no es una ciudadana común. Es esposa de un desaparecido y hermana de un asesinado, presumiblemente por el Estado. Doblemente víctima y merecedora de que se le reconozca dicha situación. Más, lo sufrido y sufriente, no le da ningún derecho, ni tiene ningún motivo valedero para arruinarle la vida a inocentes. Quiero creer que las organizaciones de Derechos Humanos van a pedir el procesamiento de Cristina Cobos con la misma pasión que quieren condenar al humano, Marcelo Gatto; de no hacerlo, entonces, habrá que concluir que, a ustedes, ¡los derechos humanos no les interesa un cuerno!


A tal punto se puede afirmar que las sentencias de la Megacausa Salta ya estaban firmadas,  que en la foto se observa un afiche de Radio Nacional de Salta en donde ya se condena a Marcelo Gatto por genocida al igual que a los otros imputados. En realidad la sentencia recién se dictará mañana. Sin embargo el estado, a través de Radio Nacional de Salta, ya los llama genocidas e invita al acto para celebrar la condena. Estas foto queda como prueba y testimonio del actuar del estado nacional y la NO INDEPENDENCIA DE PODERES.