domingo, 19 de enero de 2014

DOS ATAQUES TERRORISTAS QUE DEBEN SER RECORDADOS

Se cumplen 40 años del intento de copamiento de la guarnición militar de Azul y 25 del registrado en La Tablada, ambos sucedidos en plena democracia

El 19 de enero de 1974, en pleno ejercicio de la presidencia de Juan Domingo Perón, la organización terrorista Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP) atacó el cuartel de la Guarnición del Ejército Argentino en Azul, provincia de Buenos Aires.

Enrique Gorriarán Merlo

El grupo guerrillero, formado por aproximadamente 240 hombres, estuvo conducido por el recordado y ya fallecido comandante del ERP, Enrique Gorriarán MerloLa acción de guerra tenía como objetivo, más allá del hecho político, apropiarse de armamento, municiones y explosivos para incrementar el poder de combate de la organización. La fecha elegida no fue casual: se trataba de un sábado en el mes de enero, por lo cual muchos efectivos militares estaban de franco y algunos otros, con licencia anual. La defensa del cuartel fue realizada por 60 militares que impidieron la sustracción de material bélico por parte de los comandos guerrilleros, que sufrieron unas 25 bajas.

Coronel (P.M.) Jorge Ibarzábal

En la acción, que tuvo una fuerte repercusión política y social, fue muerto combatiendo en la defensa el jefe de la guarnición, el coronel Camilo Arturo Gay, y asesinada la esposa de éste, Nilda Irma Casaux de Gay, a quien los guerrilleros mantenían como rehén junto con sus dos hijos de 14 y 21 años. También merece ser recordado el soldado conscripto Daniel González, quien fue ultimado en el puesto de guardia. En el ataque fue tomado prisionero el jefe del grupo de Artillería Blindada, el teniente coronel Jorge Ibarzábal, quien resultó asesinado luego de diez meses de cautiverio, el 19 de noviembre de 1974, en un traslado por parte de los guerrilleros de una "cárcel del pueblo" a otra, ante un control caminero.


Estos datos dan clara cuenta del grado de violencia existente, que hoy parece ser olvidado por gran parte de la dirigencia nacional. El ERP reivindicó el ataque en un comunicado de guerra, al tiempo que condecoró a sus combatientes. La conmoción por lo sangriento del intento de copamiento fue tal, que el entonces presidente Perón, vistiendo su uniforme de teniente general, dirigió un día después del ataque un mensaje al país por cadena nacional, cuyos conceptos de extremada dureza nos hablan de la situación de guerra interior que se vivía. Perón expresó: "Pido asimismo, a todas las fuerzas políticas y al pueblo en general, que tomen partido activo en defensa de la República, que es la afectada en las actuales circunstancias. Ya no se trata de contiendas políticas parciales, sino de poner coto a la acción disolvente y criminal que atenta contra la existencia misma de la patria y sus instituciones. Aniquilar cuanto antes este terrorismo criminal es una tarea que compromete a todos los que anhelamos una patria justa, libre y soberana, lo que nos obliga perentoriamente a movilizarnos en su defensa y empeñarnos en la lucha a que dé lugar". Se anunciaba, desde la primera magistratura nacional, lo que sucedería en los años siguientes.


Bastante tiempo después, durante el gobierno de Raúl Alfonsín, el 23 de enero de 1989, hace casi exactamente 25 años, se produjo el ataque del Movimiento Todos por la Patria (MTP) al Regimiento de Infantería Mecanizada, con asiento en La Tablada, conducido también por Gorriarán Merlo, quien había acumulado experiencia de guerra, en el ejército sandinista de Nicaragua. La citada organización atacó la unidad militar, con la excusa de que se avecinaba un alzamiento del sector carapintada del Ejército que pretendía derrocar al gobierno democrático, tratando de cosechar adhesiones al movimiento guerrillero que derivaran en apoyo popular al MTP.

Horacio Fernández Cutiellos con su familia

La rápida reacción de la policía bonaerense impidió la retirada de las fuerzas guerrilleras, quedando al descubierto la maniobra. Luego de casi un día de combate, el regimiento fue recuperado. En la acción murieron dos policías y nueve efectivos militares, entre oficiales, suboficiales y soldados conscriptos, incluido el segundo jefe del regimiento, mayor Horacio Fernández Cutiellos, y hubo más de 60 heridos, que en algunos casos sufrieron mutilaciones severas. Entre los atacantes, 32 guerrilleros fueron abatidos.

Cecilia Pando y su protesta en el Edificio del EMGE

Tanto el intento de copamiento de la unidad de Azul como el ataque al regimiento de La Tablada constituyen dos trágicos sucesos promovidos por las organizaciones guerrilleras en plena democracia. La memoria, como la historia, se constituye con hechos, y no con construcciones de un relato parcial. Desde la llegada del gobierno kirchnerista, se ha buscado presentar a la trágica década del 70 como una novela dividida en ángeles y demonios, sin asumir con honestidad y responsabilidad la violencia política que sumergió al país en un baño de sangre. En ese afán de venganza política, hoy llenan las cárceles, son enjuiciados y condenados, los por entonces jóvenes oficiales y suboficiales de las Fuerzas Armadas y de seguridad que enfrentaron a organizaciones terroristas que, mediante la lucha armada, buscaron tomar el poder. Sólo un ánimo de pacificación nacional podrá superar y cubrir, desde la verdad, la tragedia que enlutó a la Argentina en aquellos años, asumiendo con grandeza y generosidad de espíritu el cruento saldo que tuvo la guerra interna que se vivió en el país. De lo contrario, continuaremos creando una sociedad de licántropos, donde el odio y el deseo de venganza nos aniquilarán y frustrarán un futuro de paz y concordia.



NOTA: Las imágenes y negritas no corresponden a la nota original.