jueves, 2 de enero de 2014

VLADIMIR PUTIN AL VISITAR LOS HERIDOS: "CONTINUAREMOS LA LUCHA CONTRA LOS TERRORISTAS HASTA SU COMPLETA ANIQUILACIÓN"

El presidente ruso condenó los dos atentados que dejaron un saldo de 34 muertos la semana que pasó; dijo que nada justifica atentar contra civiles


El presidente Putin recorrió las salas donde permanecen 
internados los heridos de los atentados. Foto: AP

VOLGOGRADO.- El presidente ruso, Vladimir Putin, visitó esta mañana a los heridos de los atentados suicidas registrados en Volgogrado, en el sur de Rusia, y condenó esos ataques que plantean temores por la seguridad de los próximos Juegos Olímpicos de Invierno.

Putin voló a Volgogrado antes del amanecer, tras prometer en su discurso de Año Nuevo "aniquilar" a los terroristas, dirigiéndose de forma inflexible contra los insurgentes islamistas asentados en el Cáucaso Norte, que han estado presentes durante sus 14 años en el poder.

"Continuaremos la lucha contra los terroristas de manera segura, despiadada y consecuente hasta su completa eliminación", dijo en su alocución al país el jefe del Estado, que recibió la llegada de 2014 en Jabárovsk, ciudad en el extremo oriente del país, región que el pasado año sufrió inundaciones devastadoras.

"No importa lo que motive a los criminales, no puede haber justificación para los crímenes contra civiles, particularmente contra mujeres y niños", afirmó Putin en un discurso televisado al inicio de una reunión con altos cargos de seguridad.

"La vileza del crimen - o crímenes - cometidos aquí, en Volgogrado, no necesita más comentarios", agregó el mandatario Putin en una visita muy controlada.

EXPLOSIONES

Una explosión por una bomba que portaba un suicida en la principal estación ferroviaria de Volgogrado el domingo mató a al menos 18 personas, y un segundo atacante se inmoló en un trolebús en plena hora punta el lunes por la mañana, matando a 16 personas y dejando cuerpos esparcidos por la calle.

Putin se colocó una bata blanca del hospital para visitar a los heridos ingresados y depositó rosas rojas en el lugar de la explosión del trolebús.

Las bombas plantearon temores de nuevos atentados antes de que Rusia albergue los Juegos de Invierno de Sochi, en el mar Negro, a unos 690 kms al suroeste de Volgogrado.

Aunque nadie se ha atribuido la responsabilidad, los ataques subrayaron la vulnerabilidad de Rusia hacia la insurgencia más de una década después de que expulsara a los separatistas del poder en la provincia de Chechenia, en el Cáucaso Norte, en el primer periodo de Putin en el poder.

Los insurgentes dicen que luchan por un estado islámico en el sur de Rusia, que incluye a Sochi. En un vídeo colgado en julio, el líder checheno pidió el "máximo esfuerzo" para impedir que Rusia celebre los Juegos de Sochi.

Putin, de 61 años, ha apostado con fuerza por el éxito de los Juegos. En 2007 se aseguró la celebración en Sochi, durante su primer mandato como presidente, y no ha descartado volver a optar a dirigir el país en 2018.



NOTA: Las negritas no corresponden a la nota original.