domingo, 16 de febrero de 2014

¿DERECHOS HUMANOS?

Soy hija de un preso político condenado en Tucumán. Como expresa la excelente nota de Aníbal Guevara Bianchi del día 10, la vara usada en los juicios de lesa humanidad no respeta los derechos humanos que se profesan. Mi padre padece de mal de Parkinson, enfermedad incurable, agravada por el encierro y la falta de atención médica. Desde la resolución del Ministerio de Defensa de agosto de 2013, que prohíbe la atención a los detenidos por delitos de lesa humanidad en el Hospital Militar Central, no recibe el tratamiento que requiere esa patología. Sin mencionar que días antes de esa resolución fue diagnosticado de cáncer. ¿Qué razonabilidad revistió esa medida que condena al resto del universo de los presos a una muerte segura o a un claro desmejoramiento de salud? ¿Qué penal de la República tiene los medios necesarios para atender las necesidades de un detenido de 73 años? ¿Cuántas personas mayores de 70 años se encuentran privadas de su libertad por delitos que no sean de lesa humanidad? Me atrevería a decir que ninguna.


Dejemos de lado la hipocresía, el doble discurso no funciona. No reivindico el pasado, tan solo pretendo legalidad. Que el discurso de los derechos humanos sea de y para todos. Que vivamos en un sincero Estado de Derecho que cure las heridas del pasado por el bien de todos.

Lorena Belén Moore
DNI 30.887.049


NOTA: Las imágenes y negritas no corresponden a la nota original.