martes, 25 de febrero de 2014

LA INJUSTICIA DE LA OBEDIENCIA DEBIDA DEL PODER JUDICIAL

Estimados:

Últimamente me estoy dedicando casi con exclusividad a la atender la situación de los presos políticos. No hago defensas técnicas ya que no hay nada que hacer ante "Tribunales Revolucionarios" armados por jueces federales o ideológicamente comprometidos con el terrorismo de los setenta o -lo que es peor- con seudo-jueces felpudos del gobierno que obedecen cual corderos lo que desde arriba se les pide. Trato sí de ayudar a los presos (integro la Asociación de Abogados por la Justicia y la Concordia)  y de buscar la forma de que quede escrito todo lo que esta gente está haciendo, para que en el futuro puedan ser ellos los que vayan presos por las vejaciones y violaciones a los derechos humanos que están cometiendo.

Lástima que si cambia la mano nosotros seremos tan estúpidos que les permitiremos defenderse conforme a derecho y no como sucede ahora.

Les pido vean el vÍdeo adjunto -si no lo vieron aún- y en lo posible lo difundan. Es un simple ejemplo de lo que sucede con decenas de presos en similar estado, presos que por lo menos tendrían que estar en su casa, con la prisión domiciliaria que estos jueces le otorgan a los asesinos más feroces pero que se la niegan a esta gente por ser militares que actuaron contra el terrorismo en los setenta.  Ya los autores materiales -si así queremos llamarlos- fueron juzgados y de estos una gran mayoría ha fallecido. Ahora se dedican a "escarbar el fondo de la olla" y procesan a los que en esa época eran imberbes oficiales recién salidos de los Colegios militares, a los que acusan por el delito de "haber estado allí" o "tener que saber lo que se hacía" (lo que llaman "responsabilidad objetiva"), ya que ni cuentan con los testigos pagos que se usaban hasta hace unos pocos años (parece que se les acabó también a ellos la guita). La doctrina que se usa para estos nuevos juicios es la del juicio de Nüremberg, y van aún más allá, pues ni en aquel famoso juicio, derivado del triunfo de los aliados sobre los alemanes, se trató de forma tan rastrera a los oficiales nazis mientras estaban prisioneros y siendo juzgados, pese a que eran muchos más jóvenes que nuestros presos políticos.

Hace unos días una valiente Defensora Oficial (a la que, como es regla, la amenazaron por "excederse" en las defensas que encara) obtuvo mediante un Habeas Corpus se intime al Servicio Penitenciario les dé a estos presos una "mínima comida decente" por día. Podría contarles decenas de casos de ancianos que murieron sin la atención médica que necesitaban, algunos que espantarían a los más duchos. (Como le conté al Papa Bergoglio, uno de mis defendidos -Coronel del Ejército con enfermedad terminal- murió en su celda, y su muerte se descubrió recién a los tres días por el olor).

No obstante, nadie se ocupa de esta maquinaria de venganza, que sigue actuando con total impunidad y con el aplauso velado de casi toda la clase política.

Vean este vÍdeo y, si les parece, inviten a conocidos a que lo vean también. Es sólo la punta del Iceberg, pero sirve para ilustrar lo que hacen con estos presos.


   
Un abrazo,
   
Edgardo Frola

NOTA: Las imágenes y negritas no corresponden a la nota original.