jueves, 22 de mayo de 2014

LA DIFERENCIA ENTRE ALBERDI Y VÍCTOR HUGO

Por Mauricio Ortín

¿Se creen de verdad que no va haber un ajuste... cuando tengamos otra vez neoliberalismo?... “Política es sacar plata de un lado y ponerla en otro'. Se ha sacado plata de lugares de donde a ellos les duele y si ellos son los que mandan, ese dinero no va a venir...”

Para, la Cámpora y, en general, para todo el arco político, lo anterior constituye una suerte de axioma de filosofía política. Su autor es el relator de fútbol devenido en politólogo, Víctor Hugo Morales, en ocasión de presentar una publicación suya en Feria del Libro de Buenos Aires y televisada por el programa “6,7,8”. Morales, pertenece al riñón del súper ministerio (virtual, se entiende) de Propaganda del kirchnerismo; mas, a nadie hubiera sorprendido si la frase en cuestión hubiese sido pronunciada por un opositor al gobierno. De hecho, hasta ahora, ningún político salió a cruzarlo. Ello así porque, en general, los políticos están convencidos que la razón última del ejercicio del poder del Estado pasa por saquear y disponer a voluntad de la propiedad privada de los ciudadanos en función del “bien común” (el menos común de los bienes). El saqueo al ciudadano llevado a cabo por un estado monárquico, dictatorial o elegido por el voto mayoritario, sigue siendo saqueo.


El comunismo, tanto desde lo teórico como de lo práctico, ha sido y sigue siendo el que ha llevado este sistema a su máxima expresión dado que roba y mata al propietario en un solo acto. En Cuba, por ejemplo, la revolución castrista instauró y generalizó la miseria desde el momento mismo en que asaltó el poder. El populismo, en cambio, despoja en cuotas al aparato productivo privado hasta su casi colapso. Momento en que los políticos de dan un recreo para que se recupere y así poder, nuevamente, desangrarlo.


La Argentina es un caso paradigmático. No es extraño entonces que en nuestro país el término liberal -o neoliberal- sea, como lo es para Víctor Hugo Morales, sinónimo de energúmeno político. Es que, como bien dice este señor: “si ellos son los que mandan ese dinero no va a venir”. Y no va a venir porque, si son verdaderos liberales, ni van a saquear, ni se van a dejar saquear dado que la concepción liberal sostiene que el Estado está para garantizar la propiedad privada y no para apropiársela.

Con sus más y sus menos, la Argentina supo tener una administración liberal a fines del siglo XIX y principios del XX. Fue el período en que nos situamos entre los países más ricos del mundo y cuando los europeos migraban a estas tierras en búsqueda de un futuro.


Luego vino el populismo con los políticos antiliberales y así nos va.

El liberal Juan Bautista Alberdi, el gran y poco leído pensador argentino, advirtió sobre el peligro para el ciudadano que representa un Estado omnipotente. Su máxima civilizadora reza: “gobernar es poblar”. Sin importar en beneficio de quién, para el populismo: “gobernar es robar”.


NOTA: Las imágenes y destacados no corresponden a la nota original.