miércoles, 25 de junio de 2014

REPUDIO DE MONSEÑOR HÉCTOR AGUER A LA PROFANACIÓN DE LA CATEDRAL DE LA PLATA

Por Juan Carlos González Costa

El Arzobispo de La Plata monseñor Héctor Aguer[1]  realizo  una misa de desagravio por la profanación de la catedral platense por el  vídeo que grabó en su interior la cantante denominada Tigresa del Oriente quien manifiesta ser amiga de  La Presidente Cristina Fernández de Kichner.

Afirmó el Arzobispo que a causa de un descuido de la guardia, una mujer desvergonzada, vestida indecorosamente y acompañada por otro personaje que parecía mujer, entró aquí a filmar un video en el que baila y canta; se atrevió a entrar en un confesionario en son de burla, y blasfemó contra la Santísima Eucaristía, remedando la comunión y expresándose de un modo gravísimamente escandaloso, afirmó Héctor Aguer  en una misa celebrada en la catedral el sábado pasado.


“Según he oído decir –agregó el arzobispo––, la filmación estaba destinada a un ‘boliche homosexual” de la ciudad de La Plata. Ahora resultan normales esas abominaciones amparadas por las leyes. Además, mucha gente pudo acceder a la cosa por internet”.

Ofrezcamos el santo sacrificio de la misa en reparación y desagravio por la profanación del templo, y por las blasfemias proferidas. Dediquemos al Señor la procesión de la que hemos participado, como gesto de amor y de entrega confiada, incondicional. Recemos mucho, también, por esas personas descarriadas, depravadas, para que Jesús les toque el corazón y las convierta; todo es posible para su omnipotencia y su misericordia”, concluyó.


La Tigresa del Oriente es una cantante peruana que logró reconocimiento popular a través de sus bizarros clips y, hace algunas semanas, grabó el video de la canción “El Cuerpo de Cristo” junto al travesti argentino conocido como “La Pocha Leiva” dentro de la Catedral.

En los últimos tiempos hemos vivido los católicos, a pesar de seguir siendo Mayoría en el Pueblo Argentino , el acoso, la burla, las profanaciones, muchas protegidas y promovidas por funcionarios de Estado, ordenándole a “La Policía Federal y Provinciales” desproteger los lugares del Culto Católico ante manifestaciones que de antemano se saben Profanadoras y  portadoras de violencias inusitada contra nuestros templos, así lo sufrieron nuestra Catedral Metropolitana, San Ignacio y muchas más en todo el territorio Nacional  con grupúsculos perfectamente identificados y con banderas políticas marginales y extremada mente violentas, sin que la jerarquía eclesiástica  reaccione e incluso cuando jóvenes católicos intentaron defender nuestros templos, estos clérigos e inclusive Obispos, los dejaron abandonados a su suerte.


Me alegra y reconforta como católico que  el  Arzobispo Héctor Aguer  repudie estas abominaciones y perversiones públicamente como corresponde a su misión apostólica,  en estos tiempos donde  lo políticamente correcto ha suplantado la proclamación de “La Verdad” que es la misión de La Iglesia.


NOTA: Las imágenes y destacados no corresponden a la nota original.


[1] El Inadi cuestionó al arzobispo platense, que habló de la homosexualidad como una "abominación" e inició un procedimiento de oficio y expresó una seria preocupación por los dichos de Héctor Aguer.