lunes, 14 de julio de 2014

CONTINUAN LAS CARTAS DE LECTORES CONTRA EL “EMBLEMA” DE LOS PAÑUELOS


ABISMO

Al leer la carta del diputado Federico Pinedo, intentando justificar su voto positivo al pañuelo blanco, comprendí, una vez más, el abismo existente entre muchos políticos y gran parte de la ciudadanía, que los considera desleales. Hay cuestiones que por lo trascendentes que son para la patria no cabe pactar, no existe el mal menor. Se lucha hasta el final cualquiera sea el resultado, sin demostrar ningún tipo de complacencia, dejando que la responsabilidad caiga exclusivamente sobre quienes pretenden imponer algo que pueda ser entendido como agraviante.

Los emblemas argentinos son una indiscutible representación de unión de nuestro pueblo, y el pañuelo blanco siempre será un distintivo del dolor y de los enfrentamientos sufridos.

Nora Ginzburg

ÍCONO SECTARIO

Un símbolo nacional es un emblema o signo que representa los orígenes y valores comunes que hacen a la identidad de una nación y al conjunto de sus habitantes. Lejos de lo expresado, el "pañuelo" de la organización Madres de Plaza de Mayo es el ícono sectario de un grupo de personas que habiendo conformado originalmente un organismo de derechos humanos mutó en tribuna y fachada de reivindicación del terrorismo marxista internacional. Es así como la organización justifica abiertamente las acciones y metodologías de la lucha armada de las bandas terroristas ERP, Montoneros y otras menores, que desencadenaron la guerra revolucionaria que asoló nuestra patria en los años 60 y 70. Otorga además respaldo y solidaridad a cuanto movimiento u organización terrorista aparezca en el ámbito continental o mundial. Son claros y notorios sus vínculos con ETA, de España; las FARC y el M19, de Colombia; el EZLN, de México, y el gobierno terrorista de Irán, de los que recibe, a cambio, financiación para su funcionamiento. A partir de 2003, se hace funcional al gobierno nacional, respaldando toda acción relacionada con su "política de DD.HH.". En tal sintonía, logra apoyos para el funcionamiento de su pseudouniversidad y aportes millonarios para concretar la gran estafa conocida como Sueños Compartidos.

Resumiendo, el "pañuelo" evoca una realidad apologética de violencia, terrorismo marxista anticatólico y corrupción. Resulta diametralmente opuesto a cualquier criterio de pacificación y concordia nacional. No sorprende que desde el oficialismo se haya impulsado la medida, en línea con su interés en imponer y preservar la impunidad de las bandas terroristas.

Desde la Asociación Familiares y Amigos de Víctimas del Terrorismo en la Argentina (Afavita), repudiamos la media sanción votada en Diputados, por resultar ofensiva a la dignidad de las víctimas asesinadas por el terrorismo.

Silvia Ibarzábal
Presidente

Andrés Fernández Cendoya
Vocal