martes, 15 de julio de 2014

EL PAÑUELO DE LA VERGÜENZA


Sr. Federico Pinedo
Diputado Nacional

Me ha llegado, por esos circuitos de Internet, la explicación o justificación que Ud. brinda sobre el apoyo dado al proyecto de ley que eleva a la calidad de emblema nacional el conocido pañuelo de las Madres de Plaza de Mayo.

Vale aclararle previamente que no pertenezco al agrupamiento que le solicitó explicaciones a Ud. Soy tan solo un ciudadano independiente que me he puesto en la posición de hacer oír mis opiniones.

Dejando bien sentado lo anterior, le digo a Ud. que su explicación no es satisfactoria.

No hay explicación suficiente para su apoyo a la elevación, al altar de los Símbolos y Emblemas Nacionales, de un símbolo corrompido hasta la médula por el régimen vigente.

¿Ud. nos quiere convencer de algo que las propias Madres fundadoras han rechazado?

Todo lo que Ud. y sus colegas han hecho es una nueva hocicada al poder de este régimen. Me asombraría si no fuera porque el PRO es, a pesar de los maquillajes, otro partido político. Es decir, otro grupo de mercaderes de la política, traficantes de esperanzas ciudadanas para los cuales los valores centrales pasan por otro lado.

Lo demostró en 2003 el jefe de su partido, Mauricio Macri, cuando no tuvo empacho en coquetear con el mayor delincuente de la política argentina esperando "que el santacruceño haga algún gesto en su favor en los próximos días. "


Señor Pinedo, no se transa con la corrupción si se quiere en verdad recrear una moral republicana en una democracia en serio.

No se acepta que un símbolo que está más asociado, hoy, a la corrupción más rampante del gobierno y a la vesanía repugnante de la cortesana Hebe de Bonafini, se ponga a la altura de la Bandera que Belgrano creó antes de morir pobre y desahuciado.

Si les queda un poco de decencia y coraje para mostrarlas a la ciudadanía que los mantiene, hagan lo imposible por revertir la decisión tomada.
Si es necesario, convoquen a esa ciudadanía, que marchará a exigir la no consumación de esta afrenta incalificable a la honra de la Nación y su República.

Y si no lo hacen, que la ciudadanía los demande del modo que sea.

Saludo atte.

Carlos A. Galvalizi

DNI 7.642.147