domingo, 31 de agosto de 2014

PRESOS POLÍTICOS DE ARGENTINA...

sábado, 30 de agosto de 2014


¿Y si me quedo quieto?... ¿y si me paro de brazos cruzados y me encojo de hombros y me quedo esperando?

A veces las ganas se escurren por el resumidero de la impotencia. A veces las fuerzas se esfuman, se pierden en el abismo de los demoledores de ilusiones. Y cada caída es menos estrepitosa, pero levantarse cuesta cada vez más desesperanza.

Entre rejas de infernales venganzas, levantadas con barrotes de ilegalidad y prevaricato, se mueren uno tras otro… uno tras otro los huesos que un día otros, mandaron al frente de los infiernos a vérselas con el demonio.

Las rejas parecen cada vez más altas y se tornan cada vez más pesadas. Adentro, los huesos caminan cada vez más cansados. ¿Y vos hijo? ¿Y vos hermano? ¿Y vos esposa? ¿Y vos compañero de lucha? ¿Y vos nieto o amigo? ¿Y vos camarada?

De un lado las rejas más altas y más pesadas. Adentro, los huesos cada vez más cansados… afuera, las ausencias que no se explican con ningún “pero” que no avergüence las entrañas de un bien nacido. Las ausencias que duelen, las ausencias que también los huesos explican con eufemismos, supongo que para no ahorcarse de bronca.

Confieso que lo he pensado mil veces… llegando en una noche fría al medio del campo para que me pinten el dedo y me destrate un apocado que se cree con autoridad para humillarme en una requisa. Y otras mil veces lo he pensado bajo el sol furioso de un verano soberbio, que parte la tierra y apuna cabezas… ¿Y si me quedo quieto?... ¿y si me paro de brazos cruzados y me encojo de hombros y me quedo esperando?

Y mil veces digo NO… los miedos y la desidia no hacen Patria, ni sacarán huesos de tras las rejas, ni pagarán rescate de conciencia tranquila. Y entonces me asoma el orgullo y me sorprendo gritando presente, siempre… por las familias, los hermanos, las esposas, los amigos, y los compañeros y los hijos y los nietos que no están…que no estuvieron… y que obviamente a estas alturas, ya sabemos que nunca estarán.

Que si algún hueso un día se ahoga con las heces de la vergüenza por los que no están ni han estado ni estarán, que esa muerte nunca me reclame la tranquilidad de irme de esta Patria y de este mundo en Paz…

Horacio R. Palma

Escribidor contumaz...