miércoles, 26 de noviembre de 2014

COMUNICADO DE LA ASOCIACIÓN DE ABOGADOS POR LA JUSTICIA Y LA CONCORDIA


PROHIBIDO PERDONAR

La Cámara de Diputados de la Nación dio media sanción a un proyecto de ley que prohíbe los indultos, las amnistías y la conmutación de penas en los casos de delitos de lesa humanidad. Dicho de otra manera, se trata de una norma que, en contra de una tradición que se remonta a la Grecia antigua y que los pueblos de todo el mundo cultivaron como un modo de cerrar las heridas causadas por sus conflictos (en especial los civiles), se propone impedir la reconciliación entre hermanos, manteniendo vivas las brasas del rencor y la discordia.

¡In-sensatos! No otra cosa puede decirse de quienes aprobaron semejante engendro, que nos condenaría a mantener nuestra guerra civil –latente o declarada– a perpetuidad. Debe ser imposible encontrar en la historia otro ejemplo como éste de infantilismo político, en el que un pueblo se empeña en labrar su propia decadencia y finalmente su ruina.

A tal extremo llega la insensatez, que estos legisladores, con tal de mantener ardiendo una sed inagotable de venganza, no han vacilado en poner esta prohibición de darnos y recibir perdón por encima de la Constitución nacional, la cual, con sabiduría, ha previsto las amnistías y los indultos como un modo de restablecer la amistad política.

Mientras estas cosas se legislan, nada pone freno a la corrupción, la inseguridad, la miseria. Hasta se nos dice cada vez con más fuerza que la Argentina va en camino de convertirse en un narcoestado. Si este momento llegase, estén preparados gobernantes y legisladores: todo lo que al final hicieren, aunque tardíamente, por evitar esa tragedia, será considerado delito de lesa humanidad por quienes van a sucederles.

Mariano Gradin                           Alberto Solanet
Secretario                                   Presidente