lunes, 17 de noviembre de 2014

JUSTICIA, NO VENGANZA


Creo que la muy reciente carta del Papa a la delegación de la Asociación Internacional de Derecho Penal trae consideraciones de enorme valor sobre temas tales como el mal uso de la justicia como instrumento de venganza, la gravedad de las prisiones sin condena y diversas formas de maltrato inadmisibles en las sociedades que se precian de la defensa de los derechos humanos. Quiera Dios que las máximas autoridades de los tres poderes del Estado que han visitado al Pontífice tomen las medidas necesarias para acabar con los padecimientos referidos por el Papa en su discurso que sufren los presos rotulados de "lesa humanidad" por hechos ocurridos más de dos décadas antes de la creación de esa figura legal, es decir, aplicando la ley más severa y en forma retroactiva.

Antonio Asencio


NOTA: Las imágenes y destacados no corresponden a la nota original.