sábado, 15 de noviembre de 2014

LA RESPONSABILIDAD GOLPEA A LAS PUERTAS DE LA REPÚBLICA ARGENTINA

El viernes 07 de noviembre de 2014, un grupo de intelectuales y figuras de reconocida trayectoria en la vida social venezolana firmaron un documento solicitando la renuncia del Presidente Nicolás Maduro. Los firmantes de la proclama llamaron al pueblo venezolano a exigir la renuncia del mandatario, resaltando que solo la instauración de un nuevo gobierno de transición podrá evitar que el país ingrese en un nuevo período de violencia. Asimismo denuncian la participación de agentes cubanos en los asuntos internos venezolanos y su interés en los recursos de ese país… el gobierno de la provincia de La Pampa parece haber encontrado en el programa "Más Médicos" del régimen cubano una herramienta para nutrirse de profesionales de la salud donde haya vacantes en la provincia. Las negociaciones comenzaron esta semana y las autoridades confían en ajustar los detalles en el corto plazo. Esperamos que este no sea el proceso de infiltración cubano en los asuntos internos de nuestro país. Que sea como en Venezuela que permitió la instalación de médicos cubanos en su territorio y luego estos desertaron hacia Estados Unidos en busca de la libertad, derecho desconocido en la isla prisión.


Si bien la situación Argentina, aún no alcanzó el nivel de descomposición institucional, social y económico de la Venezuela gobernada por Chávez y su sucesor Nicolás Maduro, todo indica que navegamos una ruta similar y con rumbo colisión: el poder de turno se cree omnipotente, es prepotente, seguramente el más corrupto de la historia, la inseguridad alcanzó niveles de injustificada violencia, el nepotismo se ha instalado en varios niveles del gobierno nacional y provinciales, la mentira es la comunicación oficial, desarmaron y escarniaron a nuestras Fuerzas Armadas –nos dejaron en una indefensión total–, nos alejaron del mundo y eligieron nuevos aliados: Rusia, China y Venezuela, se llevaron por delante a todas las instituciones, insisten en dominar a la justicia, el Congreso Nacional es una mera escribanía, la inflación carcome los cimientos de la economía y ya se comió los bolsillos del pueblo, la educación descendió a niveles preocupantes para el futuro de la Nación, el poder de turno es cómplice del narcotráfico y nos llevó a ser un país productor y consumidor de drogas, se permite el lavado de dinero, la pobreza es el peor atentado a los valores de una persona y de un pueblo, han desunido a la Nación y destruido el concepto de Patria, nos tergiversaron la historia, impusieron el nombre de “él”  por todos lados –calles, plazas, museos, represas, escuelas, etc.–.


Los últimos párrafos se lo dedicamos a la oposición: fueron cómplices por adhesión u omisión de todos los delitos cometidos por este gobierno. Los llamados representantes del pueblo y las provincias deberán pedir humildemente perdón por todas las agachadas con las que han fracasado una y otra vez en su deber de liderazgo y representación. Por favor dejen de mirarse el ombligo y cumplan su rol de oposición honorablemente.


FACULTADES DEL CONGRESO DE LA NACIÓN

Es el Congreso Nacional quién tiene asignada la tarea de determinar si los funcionarios públicos del Poder Ejecutivo y los jueces que integran la Corte Suprema de Justicia de la Nación desempeñan sus funciones correctamente.

El instrumento mediante el cual el Poder Legislativo lleva adelante ese control es el llamado juicio político.


Así lo dispone la Constitución Nacional, en su artículo. 53 en la parte que dice que es la Cámara de Diputados la que:

"... ejerce el derecho de acusar ante el senado al presidente, vicepresidente, al jefe de gabinete de ministros y a los miembros de la Corte suprema, en las causas de responsabilidad que se intenten contra ellos, por mal desempeño o por delitos en ejercicio de sus funciones, o por crímenes comunes, después de haber conocido de ellos y declarado haber lugar a la formación de la causa por la mayoría de las dos terceras partes de sus miembros presentes."

El artículo. 59 asigna al Senado de la Nación la tarea:

 "… juzgar en juicio político a los acusados por la Cámara de Diputados, debiendo sus miembros prestar juramento para este acto. Cuando el acusado sea el presidente de la Nación el Senado será presidido por el presidente de la Corte Suprema. Ninguno será declarado culpable si no a mayoría de los dos tercios de los miembros presentes."

Por último el artículo 60 dispone que:

"Su fallo no tendrá más efecto que destituir al acusado, y aún declararle incapaz de ocupar ningún empleo de honor, de confianza o a sueldo de la Nación. Pero la parte condenada quedará, no obstante sujeta a acusación, juicio y castigo conforme a las leyes ante los tribunales ordinarios."

Las normas que regulan el procedimiento del juicio político se hallan contenidas en la Constitución Nacional, en el reglamento interno de cada Cámara del Congreso y los reglamentos internos de las respectivas comisiones.

Si bien reconocemos que en el pasado reciente han existido algunos proyectos de pedidos de juicio políticos, especialmente ante la escandalosa conducta delictual del actual vicepresidente de la Nación, la Cámara de Diputados rechazó todos los pedidos de enjuiciamiento –haciendo, el oficialismo y sus interesados aliados, abuso de su mayoría en las bancas–; también somos conscientes del intento de auto amnistía del poder de turno escondida dentro de la reforma del código penal… pero no vemos en la fragmentada oposición, que no supo, no pudo o no quiso ponerle fin al desenfreno kirchnerista, la férrea decisión de quitarle democráticamente el poder al oficialismo, investigar sus delitos, juzgar a todos los funcionarios y/o cómplices que resulten imputados, hacer que se cumplan las sentencias de los que resulten condenados y decomisar todos sus bienes mal habidos. Pareciera que las barreras personales, ideológicas o de intereses mezquinos les impiden lograr la unidad de criterio para desarrollar un gobierno de transición que reordene la república, reconstituya las instituciones y castigue a los responsables del desastre. Dejen de lado las apetencias partidarias y personales… por favor piensen en grande, piensen en LA PATRIA.

Sinceramente,

Pacificación Nacional Definitiva
por una Nueva Década en Paz y para Siempre


INICIAN CAMPAÑA PARA EXIGIR LA RENUNCIA DE MADURO EN VENEZUELA
Por Antonio María Delgado

El mandatario venezolano Nicolás Maduro cuando se aprestaba a pronunciar un discurso el pasado 27 de octubre en Fuerte Tiuna, en Caracas. ARIANA CUBILLOS A/P

El colapso económico provocado por el chavismo empuja a Venezuela hacia un estallido social, riesgo que se incrementa por el uso cada vez mayor de la represión por parte del régimen bolivariano para sofocar toda manifestación de descontento, advirtió un grupo de notables al iniciar una campaña para exigir la renuncia del gobernante Nicolás Maduro.

Los firmantes de la proclama —entre los que se encuentran connotados dirigentes políticos, intelectuales y militares de alto rango retirados— llamaron al pueblo venezolano a exigir la renuncia del mandatario, resaltando que solo la instauración de un nuevo gobierno de transición podrá evitar que el país ingrese en un nuevo período de violencia.

Más de 200 personas han firmado la proclama, entre los que se encuentran el ex senador y candidato presidencial, Oswaldo Álvarez Paz; el ex director general del extinto canal de televisión RCTV, Marcel Granier; el ex ministro de Defensa Fernando Ochoa Antich; el ex canciller Enrique Tejera París, y la periodista Nitu Pérez Osuna.

El documento también fue firmado por Enrique Aristeguieta Gramcko, el único integrante con vida de la Junta Patriótica, agrupación que organizó en 1958 el derrocamiento del ex dictador venezolano Marcos Pérez Jiménez.

“Es evidente que Venezuela se dirige hacia una explosión social. Son tantos y tan graves los problemas que nos afectan, que el estallido podría darse en cualquier momento; sobre todo porque los jerarcas del Gobierno han demostrado su incapacidad para enfrentar la crisis, creada por ellos mismos. […] Todavía hay tiempo de evitar una debacle, pero debemos actuar con prontitud”, declaró la proclama.

“Invitamos a todos los venezolanos de buena voluntad, independientemente de su tendencia política o ideológica, a exigir la renuncia de Maduro por todos los medios democráticos --artículos, entrevistas, volantes, protestas y manifestaciones pacíficas, congresos ciudadanos-- para así evitar la explosión social que se avecina”, añadió.

Los firmantes aseguraron que el estallido social está en proceso de gestación de la mano con el progresivo colapso de la economía y de la gobernabilidad en Venezuela.

Las protestas realizadas en el país son cada vez más frecuentes y comunes, ya que la población opta por salir a la calle para protestar por la falta de acción gubernamental frente a los graves problemas que enfrenta: la inflación más alta del mundo, la aguda escasez de productos, interrupciones en el servicio eléctrico, la crisis hospitalaria, entre muchas más.

“Pronto estas protestas coincidirán en una sola”, resaltó la proclama.