lunes, 22 de diciembre de 2014

AVANCES SIN DESTINO


"Si usted quiere saber lo que una mujer
dice realmente, mírela, no la escuche".
Oscar Wilde

Más allá del obvio notición de la semana, es decir, el principio del descongelamiento de las relaciones entre Estados Unidos y Cuba, negociada en secreto por mediación de SS Francisco (¡qué mala noticia para Cristina sería que este argentino, tan vilipendiado cuando era Jorge Bergoglio por los Kirchner y su pléyade de obsecuentes, recibiera además el Nobel de la Paz!), nuestro país continuó viviendo tiempos de zozobra por obra y gracia de este Gobierno que tanto se nos parece como sociedad. Resultó llamativa, por calificarla de algún modo, la reacción de la Presidente, festejando que Obama reconociera, después de más de medio siglo, haber entendido a Fidel.

Las tormentas judiciales que siguen arrastrando a los estrados a los funcionarios más conspicuos -ahora se sumaron el Ministro de Justicia, el Secretario de Seguridad, un reciente Senador y dos fiscales- recrudecerán en los próximos días por los ataques sin sentido ni destino que el Poder Ejecutivo, a través del Congreso y del Consejo de la Magistratura, sigue organizando contra la Justicia. La Presidente parece ignorar que desde Comodoro Py se están acercando metro a metro a su propia persona y a las de sus hijos y, en lugar de intentar contemporizar, sigue agraviando a quienes, aquí y en el exterior, decidirán su futuro.

Con la misma inocencia que llevó a la designación casi por unanimidad de la Dra. ¡Giles! Carbó como Procuradora General, que tanto daño está causando a la República, nuevamente se cayó en la estupidez de creer en los dichos de la Dra. Gabriela Vázquez al asumir como Presidente del Consejo de la Magistratura: juró que no era kirchnerista y que siempre votaría en forma independiente de banderías políticas. Bastaron escasos días para que la superchería quedara a la vista, y el Administrador General del Poder Judicial, que maneja el presupuesto del Poder Judicial, fue reemplazado por un joven de La Cámpora, Dr. Cholakian, con su decisivo voto "independiente".

Mucho más grave ha sido una resolución del Consejo, manifiestamente inconstitucional y reñida con la jurisprudencia de la Corte, adoptada también con el voto de la Dra. Vázquez, que permitió que se reemplazara al fallecido Juez Federal de la Plata, Dr. Blanco, por un secretario recién designado y catapultado a esa función por lo más granado del Frente para la Victoria bonaerense; la prisa y el mamarracho son comprensibles: tiene jurisdicción electoral sobre toda la Provincia de Buenos Aires (40% del padrón nacional) y, como tal, será quien resuelva sobre listas, boletas, impugnaciones, etc., en las próximas elecciones. Si recordamos cuántas historias de fraude se han dado en el Conurbano, comenzará a entenderse este paso del Gobierno.

Sin embargo, el Dr. Durán, que asumió en un procedimiento express el mismo viernes, carece del esencial acuerdo del Senado federal y, por ello, su designación será, con certeza, revocada más temprano que tarde por la misma Corte Suprema. Entonces me pregunto, ¿qué sentido tuvo este nuevo atropello a la Constitución, si tendrá tan pocos efectos prácticos?; la conclusión no puede ser más concluyente: Cristina lo hizo con el único fin de ocupar el centro de la escena y demostrar, de cara exclusivamente a sus incondicionales, que sigue siendo la reina y señora de la Argentina. El Gobierno, consiguió algo inesperado: la reacción unánime y uniforme de toda la oposición, que salió en masa a repudiar este irracional comportamiento del oficialismo. Una vez más, la inexistencia de una política madura y democrática lleva a la judicialización permanente de los actos gubernamentales.

En el mismo sentido fue la pretendida adecuación forzosa del grupo Clarín a la voluntad de la Presidente, escenificada con gran pompa por el bufón Sanatella, que ya ha sido abortada por la Justicia. Para completar el ridículo del personaje, esta misma semana aprobó la continuidad de Telefónica como dueña de Telefé, algo tan contrario a la Ley de Medios, sancionada bajo el rimbombante propósito de democratizar las voces, como el permiso otorgado a las telefónicas para ofrecer el triple play. Pero el kirchnerismo nunca se ha caracterizado por su coherencia.

Otra imbecilidad de la oposición la llevó a creerle al Gobierno cuando aprobó el nuevo Código Civil y Comercial de la Nación diciendo que sólo entraría a regir el 1° de enero de 2016; rápidamente, los inefables senadores Picheto y Anímal Fernández presentaron un proyecto, ya convertido en ley, que adelanta la fecha de vigencia al 1° de agosto de 2015, por lo cual -salvo que la Corte decidiera otra cosa- los funcionarios actuales tendrán garantizada la indemnidad de sus patrimonios personales frente a los actos que cometan en ejercicio de la función.

El Poder Ejecutivo, que desde la muerte del Nestornauta se transformó en un aparato centrífugo para viejos incondicionales, descabezó a la Secretaría de Inteligencia (SI), expulsando a los santacruceños Icazuriaga y Larcher de su jefatura. La designación del incombustible Oscar Parrilli -fue el miembro informante de la ley de privatización de YPF en los execrados 90´s- prueba que ya el kirchnerismo se ha quedado sin semillero de funcionarios para los puestos clave, como lo ratifica el regreso de Anímal a la Casa Rosada, ahora en la Secretaría General de la Presidencia; cuánto durará Koki Capitanich como cretino oficial y Jefe de Gabinete se ha transformado en uno de los ítems centrales de las agencias de apuestas. A los chicos de La Cámpora les da el "piné" (Pignet) para ladrones y obsecuentes, pero han demostrado  que no sirven para administrar nada; sin embargo, allí apareció Mena, integrante de esa agrupación privilegiada, para asumir como segundo de la "SI, Señora" y encargarse de la domesticación de los jueces, que no tendrá éxito alguno.

La remodelación política del tradicional edificio de la calle 25 de Mayo traerá dos consecuencias, a cual más grave. La primera es que concentrará más poder de extorsión política en el Gral. Milani, sin dudas un futuro Almte. Massera, y la otra, la apertura de una caja de Pandora muy complicada. El famoso y ahora despedido Jaime Stiusso, gran espía oficial de la Nación desde hace más de 40 años y bancado por todas las grandes agencias del mundo, es dueño de demasiados secretos sobre todos y cada uno de los hombres del poder en la Argentina, y no dudo que los utilizará para conseguir sus propios fines, cualesquiera que ellos sean. Debe haber ya muchísimos preocupados, en especial en Balcarce 50, ante la eventual difusión del contenido de sus extravagantes "carpetas", tan utilizadas por todos los presidentes que supimos conseguir para frenar a enemigos.

Pero más allá de esos fuegos de artificio, la realidad muestra que la Argentina real se sigue despedazando, de la mano de la inseguridad producida por el narcotráfico, de la retracción brutal de la actividad económica, del crecimiento de la pobreza y de la indigencia, de la caída de nuestro comercio exterior, del deterioro de las economías regionales y, ahora, de la incertidumbre respecto al futuro de Vaca Muerta, por la dramática reducción de los precios del petróleo.

Sólo me queda desearle una muy feliz Navidad, para usted, los suyos y la castigada Argentina. Que el niño Jesús, al nacer, nos traiga a todos -en especial, a los presos políticos- la esperanza de un mañana mejor.

Bs.As., 21 Dic 14

Enrique Guillermo Avogadro
Abogado