lunes, 8 de diciembre de 2014

UNA POLÍTICA MUY ALEJADA DE LOS AUTÉNTICOS DERECHOS HUMANOS PARA TODOS Y DE S. S. EL PAPA FRANCISCO

 

El día 23 de Octubre de 2014, en su discurso a la delegación de la Asociación Internacional de Derecho Penal, el Papa Francisco, refiriéndose a la aplicación de sanciones penales a personas de edad avanzada, afirmó lo siguiente:

“Además, razones humanitarias exigen que, al excluir o limitar el castigo de los que sufren enfermedades graves o en fase terminal, de las mujeres embarazadas, de personas con discapacidades, o de madres y padres que son el único responsable de los menores a su cargo, también los adultos llegados a una edad avanzada merecen un trato idéntico”.

Estas sabias recomendaciones del Papa, a nivel internacional, han tenido casi nula repercusión en los medios de comunicación de nuestro país. Es de esperar que las mismas lleguen, de alguna manera, a quienes tienen en nuestra patria responsabilidades en el fuero penal, especialmente a aquellos que, en los denominados  juicios de “lesa humanidad”, dicen actuar en nombre de los Derechos Humanos y actúan sin reconocer ningún tipo de derecho a los presos políticos injustamente encarcelados.
Afortunadamente nuestra legislación contempla con holgura lo que el Papa recomienda al mundo.


Los miembros del Poder Judicial argentino tienen muy en claro que estas recomendaciones de S.S. no significan ninguna innovación legal para nuestro país, ni que tampoco se trata de un pedido de clemencia, ni de un pedido de trato privilegiado para nadie, sino que simplemente se trata de cumplir y hacer cumplir, lo establecido en nuestras leyes, estrictamente y sin chicanas político – leguleyas.



La Prisión Domiciliaria está prevista en nuestro sistema legal, por razones humanitarias, para personas con vulnerabilidades que la Prisión Carcelaria agravaría, aumentando sus tormentos. Entre ellas están contemplados los ancianos mayores de 70 años (pues las cárceles no son geriátricos), a quienes la ley dice que el juez podrá otorgarla. Esto no significa que el juez la pueda negar arbitrariamente o sin fundamentos válidos. Para justificar su negación debe aportar elementos en concreto y relevantes.

Hay jueces y fiscales, fieles acatadores de la hipócritamente llamada política de DDHH, inspirada en el odio y la venganza, que niegan sistemáticamente a los presos políticos la legal y humanitaria Prisión Domiciliaria. Para ello utilizan dudosos o falsos argumentos, calcados en casi todos los casos (acción coordinada por esta nefasta política), que solo son meras suposiciones, tales como:

·       Que la ley no establece que la Prisión Domiciliaria se debe otorgar en forma automática. Pero omiten decir que tampoco establece que se debe negar en forma automática.

·       Que se puede fugar. Con este argumento, la prisión domiciliaria, prevista en la ley por razones humanitarias, se tendría que eliminar, ya que todo preso en domicilio se puede fugar, incluso las mujeres embarazadas y los enfermos también contemplados en la ley.

·       Que puede entorpecer las investigaciones. Es muy difícil entender este argumento sobre presuntos hechos ocurridos hace 40 años. Es más fácil suponer que puede entorpecer las investigaciones también desde la cárcel. ¿O no operan desde la cárcel los narcotraficantes, el crimen organizado o los secuestradores virtuales?

·       Que se debe considerar su grado de peligrosidad o que se debe proteger a los testigos. Estas son suposiciones por demás extremas y absurdas, por no decir mal intencionadas, sin antecedentes ni elementos concretos que las avalen.

Esta es la realidad argentina bajo este régimen gobernante. Solo cuando la política utiliza en forma tan descarada a la justicia pueden cometerse este tipo de atrocidades jurídicas. 

¡Qué lejos estamos de los verdaderos Derechos Humanos para todos y de las sabias recomendaciones de S.S el Papa!

N/E: La autoría de las presentes reflexiones corresponde a un detenido como “Preso Político”, cuya identidad se mantiene en reserva por razones de seguridad.

NOTA: Las imágenes no corresponden a la nota original.