martes, 6 de enero de 2015

"CURRO NADA INOFENSIVO"

Desafortunadamente en nuestro país, los derechos humanos se han convertido en un curro. Un "curro", pero para nada inofensivo agregamos porque viola, irónicamente, los derechos consagrados en la Declaración Universal de los Derechos Humanos (texto con rango constitucional en la República Argentina). Ello así, porque en los artículos 5, 11 y 12 la Declaración manda: "Nadie será sometido a torturas ni a penas o tratos crueles, inhumanos o degradantes."; "Toda persona acusada de delito tiene derecho a que se presuma su inocencia mientras no se pruebe su culpabilidad..."; y "Nadie será objeto... de ataques a su honra o a su reputación. Toda persona tiene derecho a la protección de la ley contra tales injerencias o ataques.". Pues bien, tales artículos son flagrantemente vulnerados, por el Estado, a los presos por crímenes de lesa humanidad a ojos vista de los impasibles fiscales federales salteños. El que la Secretaría de DDHH de la provincia y el ejecutivo del municipio de la Capital salteña haya llamado "genocidas" -a través de un afiche público con fotos y nombres- a acusados por crímenes de lesa humanidad que: o, todavía no han sido juzgados, o, no tienen sentencia firme o, si la tienen, en ningún caso fue por "genocidio" constituye una alevosa e imprescriptible violación de los derechos humanos de esas personas. Tal abuso es congruente el trato dado por las autoridades de la penitenciaría federal de Güemes a los presos de lesa humanidad y a sus amigos, negándoles, a unos y otros, el elemental derecho humanitario de compartir unos instantes -el 30 de diciembre de 2014- de una fecha tan especial. Por la presente, ponemos en conocimiento de estos hechos a la justicia federal y, especialmente, a los fiscales federales Ricardo Toranzos, Eduardo Villalba, para que inicien las acciones correspondientes a los que los obliga su función pública. Nos motiva la defensa de valores como la justicia, la libertad y la igualdad que están presente en el ideario de los padres fundadores de nuestra patria.

Osvaldo Gutiérrez Sánchez y siguen firmas