viernes, 27 de febrero de 2015

EN TODAS PARTES SE CUECEN HABAS

Colaboración de Moisés Galindo

REPUBLICA.GT

EL SISTEMA DE JUSTICIA DESPUÉS DE LA CICIG[1]


Por Stuardo Ralón[2]

23 DE FEBRERO 2015

En el mes de septiembre finaliza el último mandato de la CICIG. Al evaluar desde su origen, desde la emisión del primer acuerdo de entendimiento, los más de seis años de su mandato, es evidente que fracasó.

Francisco DallAnese, director de Cicig,
presenta su plan de trabajo. (Foto Prensa Libre)

Los resultados positivos no aparecen por ningún lado y lejos de ello, sucedieron dentro del sistema de justicia, aspectos negativos que no habían ocurrido en nuestro país.

Un Presidente de la Corte de Constitucionalidad señaló a los medios de comunicación que en un momento dado se sintió presionado por dicha comisión. Dicha revelación a los medios, sin duda alguna, ayudó a que la independencia judicial del máximo tribunal del país, no pudiera verse comprometida por dichas presiones.

Los abusos de la figura del colaborador eficaz[3], fue señalada en varios medios de comunicación.

Los señalamientos de obstaculización de justicia por parte de la CICIG, en el caso de los hermanos Valdez Paiz[4] fue también cubierta por diversos medios de comunicación.

La manifestación mediática de la CICIG en contra de varios columnistas de opinión, señalándolos de conspirar supuestamente para el desgaste de la comisión, fue sin duda un atentado en contra la libre emisión del pensamiento.


Los señalamiento mediáticos por parte de la CICIG , de un listado de jueces, indicando que dichos administradores de justicia emitían ordenes ilegales y favorecían la impunidad, fue de alto impacto en su momento; sin embargo, la comisión no aportó pruebas contra los mismos, ni inició proceso en contra de todos los jueces que señaló en los medios de comunicación.

En mi opinión, el sistema de justicia está peor de lo que estaba antes del intento fallido que fue la CICIG; experimento que por cierto, no existe en ningún otro país del mundo.

Después de la CICIG corresponderá a los guatemaltecos hacernos una pregunta ¿Qué tipo de Justicia Queremos? y sin duda debemos de responder esa pregunta antes de hacer un planteamiento serio de reforma al mismo.


Yo creo que el sistema de Justicia al que debemos aspirar debe estar concebido fuera de la coyuntura del corto plazo y el fracaso de la CICIG.

Como guatemaltecos debemos aspirar a un sistema de justicia en donde no exista ninguna parte procesal por encima de la ley o al margen de la ley, ya sea esta una parte nacional o internacional.

El cimiento en donde basemos nuestro sistema de justicia, no debe de ser otro, que aquel que respete los valores republicanos, en donde todos los sujetos procesales deben tener certeza de castigo en caso infrinjan la ley; ya sea antes, durante o después del proceso.

Sin duda alguna al concebir con una visión de largo plazo, el sistema de justicia que queremos, nos permitirá identificar que errores no debemos de volver a cometer, y a su vez, cuales son las diversas reformas que deben hacerse, no solo para fortalecer la justicia criminal, sino para fortalecer también la justicia laboral, civil, mercantil, de familia, administrativa, tributaria etc.

Por el contrario, basar nuestra concepción de un sistema de justicia atados en la coyuntura y con una visión de corto plazo, solo nos centrará en una discusión que no debiera de existir, y es si el Experimento Fallido de una Comisión, que no debe de rendir cuentas en Guatemala si incurre en arbitrariedades o abuso de su mandato, debe continuar o no.

Plaza de la Republica

De la misma manera, concebir una reforma judicial solo en el contexto de la coyuntura y del corto plazo, en donde se habla mucho de democracia y poco de República, nos condenará a alguna propuesta de reforma judicial, incluso de reforma constitucional, impulsada por algunos grupos de interés con ánimo de control y no de justicia, viendo en los tribunales del país un simple instrumento estratégico en el período de la posguerra; y no reconociendo en el sistema de justicia, uno de los pilares básicos a partir del cual se construye y se mantiene viva una República.

FUENTE: Fundación Contra el Terrorismo Guatemala y http://www.republicagt.com/opinion/el-sistema-de-justicia-despues-de-la-cicig/

NOTA: Las imágenes y destacados no corresponden a la nota original.



[1] La Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) fue creada el 12 de diciembre de 2006 por medio del acuerdo firmado entre las Naciones Unidas y el Gobierno de Guatemala, tras la opinión consultiva favorable de la Corte de Constitucionalidad en mayo de 2007. Fue ratificado posteriormente por el Congreso de la República de Guatemala el 1 de agosto de 2007.
[2] Abogado Constitucional y Tributario.
[3] La Ley Contra la Delincuencia Organizada creó en el 2006 la figura del colaborador eficaz, una herramienta para la investigación judicial, que permite resolver casos con la ayuda de testimonios de personas involucradas en un crimen y que de manera voluntaria y de acuerdo a la importancia de la información, la persona puede o no recibir algunos beneficios en su proceso judicial.
[4] el Tribunal Tercero de Instancia Penal resolvió enviar a juicio a Francisco y Estuardo Valdés Paiz por el delito de homicidio. Los hermanos están implicados en el asesinato del abogado Rodrigo Rosenberg, perpetrado el 10 de mayo de 2009.