miércoles, 18 de febrero de 2015

LOS ZAPATISTAS ¿EN GUATEMALA?

Si el título de ésta columna -escrita luego de una breve ausencia en éste prestigioso medio- le parece sugestivo, lo invito a explorar un poco sobre el mismo.

Antecedentes históricos:

Debemos iniciar por recordar que en una pequeña localidad de Iguala, Estado de Guerrero, república mexicana, funciona  desde hace muchas décadas la Escuela Normal de Ayotzinapa. Por sus aulas se han formado cientos de dirigentes magisteriales, con un pasado difícil de ignorar.  En las décadas de los años sesenta y setentas del siglo pasado, dos de ellos jugaron un papel protagónico en las estructuras magisteriales del Partido Comunista Mexicano –PCM-. Lucio Cabañas, fundador y comandante de la guerrilla  más influyente en México: el Ejército Revolucionario de los Pobres -ERP-; y Genaro Vázquez, su otro comandante guerrillero, que dirigía la Central Campesina Independiente –CCI- organización campesina que nutrió al ERP de militantes.

La normal de Ayotzinapa, fue fundada en el año 1926 y es uno de los últimos reductos de la Revolución Mexicana de 1910 a 1917, que sigue predicando por la realización de una reforma agraria radical, y hace muy poco, durante las postrimerías del 2014, normalistas, profesores e integrantes del Movimiento Popular Guerrerense -MPG- tomaron el palacio para exigir la aparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa desaparecidos, y celebrar el 40 aniversario luctuoso del guerrillero mexicano Lucio Cabañas.

La conducción del revitalizado movimiento de masas  inicialmente estuvo bajo el control de los padres de familia de los normalistas desaparecidos, y del Movimiento Popular Guerrerense. Pero se desvirtuó en cuanto a sus intenciones, cuando el MPG inició la constitución de los denominados Consejos Municipales Populares -CMP- concebidos para  sustituir a las autoridades legales -electas- como nueva forma de gobierno; replicando lo que ocurrió en los denominados Municipios Autónomos Zapatistas -MAZ- en el Estado de Chiapas, y en la región de Cherán, en el Estado  de Michoacán.

Esto, en la práctica, implica la desaparición de los poderes locales legales del Estado de Guerrero, y sustituirlos por otros bajo control del MPG. La reciente crisis política en ésa república alcanzó todo el espectro, provocando un peligroso reacomodo de la izquierda, siendo afectado el Partido de la Revolución Democrática -PRD-, al cual pertenecía el alcalde de Iguala -arrestado como supuesto responsable- y el gobernador de Guerrero -obligado políticamente a dejar su cargo-, vinculados al ex candidato presidencial Manuel López Obrador, quien hace años se separó del PRD y fundó el Movimiento por la Regeneración Nacional-Morena-.

Pero el terremoto fué tal, que Cuauhtémoc Cárdenas, tres veces candidato presidencial del PRD, como secuela, renunció de la dirigencia, dejándolo a la deriva. El vacío dejado por ambos grupos políticos –Morena-PRD- ha sido llenado eufóricamente por los cabecillas del Ejército Zapatista de Liberación NacionalEZLN-, aliados históricos de la URNG, en cuyos campamentos en territorio mexicano, fueron entrenados sus principales cuadros operativos.  

El presidente Peña Nieto refiriéndose al vandalismo, saqueo y caos provocados por los terroristas que infiltraron las manifestaciones de protesta, señaló directamente a los grupos de presión magisteriales -marxistas de viejo cuño-, a grupos políticos como Morena, y a sectores clandestinos como el Ejército Popular Revolucionario -EPR-, el Ejército Revolucionario del Pueblo Insurgente -ERPI-,  y el Ejército Zapatista de Liberación Nacional -EZLN-, como los responsables de haber quemado los palacios municipales de Chilpancingo, la puerta central de Palacio Nacional -DF- el secuestro de personas, saqueo de tiendas de autoservicio, y de quemar y golpear policías municipales y federales.

El ERPI fué aliado estratégico del autodenominado Ejército Guerrillero de los Pobres -EGP-URNG,  al igual que las Fuerzas Armadas Revolucionarias -FAR-, y el EZLN, -su hermano mayor-, durante el enfrentamiento armado interno guatemalteco. Recuerda usted los actos de terrorismo cometidos –entre otros- en contra de los proyectos hidroeléctricos en Santa Cruz Barillas, y San Mateo Ixtatán, ambos en el departamento de Huehuetenango, y el más reciente en San Pablo, San Marcos; cometidos por las hordas del CUC –brazo campesino- del EGP-URNG, y FRENA.

Rafael Aréstegui -Comandante Santiago
ERPI-EZLN. 

Como podrá apreciar, actos de vandalismo montados sobre contextos políticos diferentes, son utilizados por estructuras clandestinas de ambos países que actúan bajo la cobertura de organizaciones de fachada, para subvertir los poderes locales y nacionales, mediante acciones de agitación y terrorismo puro que generan ingobernabilidad.  Dentro de ese contexto, cabe preguntar ¿qué hace en nuestro país, Rafael Aréstegui, más conocido como -Comandante Santiago-, miembro del –ERPI – EZLN- responsables de atacar y quemar los palacios municipal y nacional, de Guerrero y del Distrito Federal?  ¡El mundo es un pañuelo! expresaron sus coterráneos, que también se encuentran de visita en nuestro país. 

Óscar Platero

FUENTE: http://lanoticiaenguatemala.com/los-zapatistas-en-guatemala/