martes, 10 de febrero de 2015

¿QUÉ PASARÍA SI MAURICIO MACRI HICIERA UN TRATADO CON EE.UU.?

¿Imaginan un costoso pacto entre la Argentina y una potencia imperialista extranjera, anti-democrática y represora de los derechos humanos? Este gobierno lo hizo.


Imaginemos que es el 29 de diciembre de 2016, Macri ya presidente y envía al Congreso un Tratado que acordó previamente con los EE.UU. En el tratado, Argentina se obliga a comprar armas y buques de guerra. Nos obligamos a entregar territorio para instalar una base norteamericana de observación espacial, planeada para realizar espionaje satelital, con trabajadores norteamericanos con inmunidad diplomática, que operarán bajo la ley de EE.UU. Además, le entregábamos cientos de miles de hectáreas por 50 años, para la explotación del litio, la minería, el petróleo, y la agricultura en 23 provincias, con trabajadores norteamericanos.

Además, el tratado nos obliga a construir represas y otras obras de infraestructura, todas por adjudicación directa con el gobierno de EE.UU., sin la posibilidad de competir con empresas de ningún otro país. En un agregado, nos obligamos a comprar sus Ferrocarriles, importando hasta los durmientes que vendrán exclusivamente de EE.UU. o Inglaterra (a pesar de que hay seis empresas argentinas que los producen localmente). Y que todo eso se hará  a cambio de incrementar la deuda externa con el gobierno de EE.UU. Y, por si eso fuera poco, hacemos un swap de monedas para engrosar las reservas del Banco Central creando una absoluta dependencia con la Reserva Federal de los EE.UU.

¿Qué hubieran hecho la Cámpora, Quebracho, D Elía, Bonaffini, y todas las organizaciones de izquierda y la derecha nacionalista?

Antes de terminar de leer la pregunta, cualquier lector avispado habrá pensando: “Te prenden fuego el país, y el gobierno dura dos horas y media a partir de la noticia.”

Sin embargo, esto es lo que hizo el gobierno actual, con una potencia imperialista extranjera, anti-democrática y represora de los derechos humanos.

Desde la fundación Libertad y Progreso estamos a favor de hacer un Tratado de Libre Comercio con China, reconociendo que es una potencia importante y es necesario desarrollar las relaciones con Asia-Pacífico, siendo uno de los dos ejes mundiales más relevantes desde todo punto de vista. Sin embargo, para realizar el tratado lo que sugerimos es analizar todos los tratados anteriores que ha realizado China, sobre todos aquellos hechos en América Latina. Al hacerlo, observaremos todo lo que los chinos están dispuestos a conceder y qué es lo que piden a cambio. También veremos que Brasil no hizo ninguna de las importantes concesiones que sí hizo la Argentina.

El tratado con China, es una acuerdo marco cuyo destino es seguir ampliándose en todas las provincias, con objetivo que  se resume en que seguimos exportando materias primas, sin valor agregado, mientras que seguimos importamos manufacturas (en un 85% de los casos). Mantendremos el déficit comercial que ya supera los USD 20.000 millones de dólares desde el comienzo del gobierno de Cristina Kirchner. Nos endeudamos con China para comprar armas, construir obras de infraestructura, de transporte, una central nuclear y fortalecer las reservas del Banco Central, y entregamos 600.000 hectáreas, en lo que puede ser definido como provincias Chinas dentro de provincias argentinas.

Si el comercio fuera completamente libre y con bajos aranceles bilaterales, no nos preocuparía ni el déficit comercial ni qué es lo que importamos o exportamos. Pero es importante resaltar la flagrante contradicción de aquellos que piensan en planificar centralmente la economía, y terminan concertando un tratado que nos condena a seguir exportando materias primas e importando bienes manufacturados.

Tampoco resulta sensato construir centrales nucleares Chinas, reemplazando la tecnología alemana utilizada hasta ahora. Cambiar de tecnología alemana por china, puede ser razonable si uno busca abaratar costos para producir juguetes o cualquier producto de consumo masivo, pero no parece de ningún modo razonable si lo que se busca es la máxima seguridad en un tema tan delicado como es la tecnología nuclear. De hecho, dado que Alemania está cerrando muchas plantas nucleares pareciera el mejor momento para aprovechar toda la capacidad intelectual ociosa que puede quedar disponible.

Por último, no es menor que estemos entregando a China una ventaja estratégico-militar al instalar una base de observación satelital que ya ha puesto nerviosos a los miembros de la OTAN, que han respondido de inmediato aumentando la militarización de las islas Malvinas.

Agustín Etchebarne [1]
Twitter: @aetchebarne



[1] Es economista especializado en Desarrollo Económico, Comercialización Estratégica y Mercados Internacionales, además de profesor de ESEADE y de la Universidad de Belgrano. Es Director General de la Fundación Libertad y Progreso.