domingo, 8 de febrero de 2015

ROMA NO PAGA TRAIDORES, SALTA TAMPOCO


"TRUCHO" I

Según me comentaron en los últimos días corre fuerte el rumor de que en el predio del Ejército en donde se encontraba el monumento al Combate de Manchalá (el que fuera infamemente demolido por el kirchnerismo con la obscena y traidora complicidad del gobernador Juan Urtubey, del intendente Miguel Isa, legisladores nacionales y provinciales, más la clase dirigente en su conjunto) se estaría construyendo un monumento “al soldado salteño”. Monumento, éste último, trucho si los hay.


Como es obvio, su alzamiento no está motivado en el merecido homenaje que los salteños bien nacidos les deben a los que pelearon por la Patria sino, más bien, por un pequeño y miserable interés electoral.

Ello así, por la indignación que en muchos salteños causó el agravio inaudito que recibieron nuestros “héroes de Manchalá” por parte de funcionarios del Estado; quienes, para justificar la demolición del monumento no ahorraron calibre, ni epítetos llegando, incluso, a calificar de “genocidas” al puñado de soldados que enfrentaron a los terroristas que los duplicaban en número y en armas (ver Res. 33/12 C.D. de la ciudad de Salta).

Pero como la verdad no tiene remedio y la cobarde defección de autoridades y clase dirigente ante el secuestro del monumento puede pasarle una factura electoral muy cara, ambos candidatos no encontraron mejor idea que “reivindicarse” con un monumento “trucho” para todos y para nadie.

Algo que, “así nomás” (es decir, metiendo a los soldados de Malvinas, del Operativo Independencia, de la guerra de la Independencia y de los Gauchos de Güemes, en una misma bolsa) esconda lo que no tuvieron y había que tener para defender, ante la mentira kirchnerista, la verdad y el heroísmo de los bravos de Manchalá que pelearon por el Estado de Derecho.


Una cosa más: Señores Urtubey, Isa, legisladores y concejales de los partidos políticos que votaron por la destrucción del monumento al Combate de Manchalá y que nada hicieron para impedirla, como alguna vez le dijimos al Gral. Rodríguez (hoy premiado en Córdoba como Comandante del III Cuerpo) y brazo ejecutor de la demolición al Histórico Monumento de Manchalá, “Roma no paga traidores, Salta tampoco”.

Mario Cabanillas, Ciudad


NOTA: Las imágenes y destacados no corresponden a la nota original.