domingo, 8 de febrero de 2015

SANGRE EN LA JUSTICIA. EN LOS SETENTA Y EN EL DOS MIL TAMBIÉN

Por María Lilia Genta


El otro día escuché con interés las declaraciones del Dr. Carlos Donoso Castex, quien preside la Asociación de Fiscales y Funcionarios del Ministerio Público Fiscal: comentando la muerte del Fiscal Nisman, aseveró que “la muerte de un colega no la tengo en mente desde mi juventud”. No sé a quién se refería el señor Fiscal pero yo sí recuerdo, a mis treinta y tres años, la muerte del último juez que juzgó y condenó a integrantes de las organizaciones guerrilleras en la década del setenta, el juez Jorge Vicente Quiroga, “ajusticiado” por el Ejército Revolucionario del Pueblo el 28 de abril de 1974. Esta muerte quedó fuertemente grabada en mi vida, por razones políticas y personales.

Juez Jorge V. Quiroga y familia

Días después del asesinato de mi padre, en octubre de 1974, a manos de la misma organización terrorista que asesinó a Quiroga, nos visitó el Dr. Pisano, juez retirado, amigo de mi padre. Venía de entrevistarse con el juez Sarmiento, que tenía a su cargo la causa por el asesinato de mi padre, y nos trajo este mensaje: dígale a la familia Genta que no voy a investigar nada porque estoy amenazado.

ex juez Rafael Sarmiento 

No nos enojamos con el juez Sarmiento; entendemos que son pocos los que están preparados para una muerte heroica. Tampoco nos molestamos en ir a ese Juzgado a reclamar, ni siquiera a partir de 1976. Hace pocos años, un abogado amigo, por su propia cuenta, fue a investigar qué había sido de la causa: se encontró con que ni siquiera está correctamente consignado el nombre de mi padre pues figura su nombre Jordán como apellido. Claro que con mi mentalidad un tanto antigua, me parece que antes de entrar en la Justicia, las Fuerzas Armadas o de Seguridad, cada candidato tendría que chequearse a sí mismo si tiene agallas para esas funciones que pueden convertirse, de repente, en peligrosas.

El Capitán Paiva y sus hijos

En cuanto al miedo que se tenía en los años setenta ¿cómo lo voy a ignorar si me veo a mí misma asomándome al balcón cada mañana cuando mi marido (médico militar) salía a la calle, no sea que ese día “le tocara” a él? Este temor se acrecentó, sobre todo, a partir del asesinato del Capitán Paiva, asesinado en la parada del colectivo que aguardaba para dirigirse a su destino, la Escuela Superior de Guerra. En ese entonces asesinaban a un militar o a un policía por día (y a veces más de uno).

Jorge Vicente Quiroga

Para no cansar con recuerdos personales (aunque tengo muchos de este tenor) vuelvo al juez Quiroga. La placa de bronce que recordaba a este magistrado ejemplar en el frente del edificio donde funcionaba su tribunal fue retirada por orden del Presidente de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Criminal y Correccional de la Capital Federal, Gustavo Bruzzone. Ante este hecho sólo recuerdo, de parte de  los colegas del juez Quiroga, la declaración de la Asociación de Abogados por la Justicia y la Concordia en rechazo y condena de tan miserable medida. Recuerdo, también, el acto de homenaje a Quiroga que hizo esta misma Asociación frente a la pared del tribunal en la que aún era posible ver la marca de la placa removida.

Asesino Raúl Argemí

Con el asesinato de este juez se acabó la justicia en los años setenta. Uno de sus asesinos, Raúl Argemí, goza de buena salud en España donde, curiosamente, escribe novelas sobre familias que tienen un muerto en su haber; justo él que, además de allegar muertos a las familias de sus enemigos, dicen que mató por accidente, al escapársele un tiro, a su compañera “de cama y fierros”, según relata la guerrillera Graciela Lilian Lavalle de Reina.

Traer a colación el recuerdo de lo que acaeció con la justicia en los años setenta me pareció pertinente ante la dudosa muerte, pero muerte violenta al fin, del Fiscal Nisman (supongo que cuando el Dr. Castex alude a su falta de recuerdo de colegas muertos desde su juventud, se referirá a las muertes violentas ya que de muerte natural, durante todos estos años, obviamente han muerto muchos). En aquellos años, un asesinato paralizó la justicia. ¿Ocurrirá lo mismo ahora? ¿O, alguna vez, en la Argentina, será cierto decir Será Justicia?