domingo, 1 de marzo de 2015

EL GRAN CONTRASTE DEL #18F CON #1M

La Marcha del Silencio del #18F presenta enormes contrastes con la Movilización Nac&Pop del #1M, por ejemplo:


La Marcha del Silencio del #18F fue apartidista y en homenaje al fiscal Alberto Nisman, muerto en circunstancias dudosas, quién se había animado a denunciar a la presidente de la Nación por el presunto delito de encubrimiento en la causa por el atentado terrorista en la AMIA.


La Movilización Nac&Pop del #1M tuvo como único objetivo vitorear, aplaudir y endiosar a la presidente de la Nación, quién pronunció un maratónico discurso relatando las maravillosas obras y acciones efectuadas por su gobierno y algo de lo hecho por su fallecido esposo… escucharla fue como sentir que la Patria había nacido cuando “ellos” llegaron desde el sur del país.


Las personas que asistieron a la Marcha del Silencio del #18F lo hicieron a pie, espontáneamente y compungidos por el dolor de la muerte de un fiscal de la Nación, que tenía mucho que decir en el Congreso Nacional el día siguiente a su misteriosa muerte, la única organización fue la seguridad a cargo de la Policía Metropolitana con la colaboración del gremio de la Unión de Empleados de la Justicia de la Nación.


En cambio las que asistieron a la Movilización Nac&Pop del #1M lo hicieron en ómnibus contratados, con trenes gratis y perfectamente organizados por “colectivos” militantes, tales como: Unidos y Organizados, La Cámpora, Tupac Amaruc, La Kolina, Movimiento Evita, La Jauretche, Municipios K, Movimiento de Mujeres Evita, Nuevo Encuentro, por nombrar a los que más se destacaron.




Los asistentes al #18F portaban flores, escarapelas y banderas enlutadas, velas y algunos carteles con la leyenda “Yo soy Nisman”. También paraguas, la marcha se desarrolló bajo una torrencial lluvia.


Los del #1M portaban banderas partidarias, gallardetes de cada “colectivo”, carteles con diversas leyendas… muchas de las cuales eran “Yo no soy Nisman”, “La Democracia no se imputa”, “Morocha te bancamos”, etc.


Los que participaron del #18F no lo hicieron por ninguna dádiva o lunch prometido.


Desde temprano en el #1M prendieron los fuegos y empezaron a trabajar los parrilleros organizadamente… los choris debían estar listos a tiempo... los militantes exigían la comida prometida.


Durante la Marcha del Silencio solo se escuchó el Himno Nacional a capella y algún ¡PRESENTE! ante un Nisman ausente para siempre.


En el #1M la Plaza de los Dos Congresos era puro bullicio, cánticos y gritos alegres, dentro del recinto de la Cámara de Diputados la crispación se había instalado… Una presidente a veces a los gritos, otras como la “maestra ciruela” o la “víctima” en vez de rendir cuentas de su gestión, los trataba de “estúpidos”, “a mí no me pongan cartelitos de la AMIA”, embestía contra el Partido de la Justicia o la Corte Cuprema y hacía un maratónico discurso que nos hizo recordar a los de Fidel Castro cada vez que agarraba un micrófono.


En la Marcha del Silencio del #18F, bajo la lluvia fuimos testigos de un acto cívico y pacífico.


En la Movilización Nac&Pop del #1M en vez de un acto cívico para toda la sociedad, fuimos testigos de un relato que se enrosca como serpiente presta a atacar y no se reconoce como el “pato rengo” que en realidad es.

Sinceramente,

Pacificación Nacional Definitiva
por una Nueva Década en Paz y para Siempre