sábado, 28 de marzo de 2015

PROYECTO POLÍTICO CHAVISTA EN LA REGIÓN

Este documento oficial revela el proyecto chavista para Venezuela (en pleno desarrollo) y su alcance en el resto de los países de la región. El Foro de Sao Paulo, a través del Socialismo del Siglo XXI (neo-comunismo) y los regímenes pseudoprogresistas y populistas no cederán en su intento de lograr sus objetivos políticos y estratégicos. Aún estamos a tiempo para evitar la consolidación de este tipo de “dictaduras” disfrazadas de democracias que caracterizan a varios gobiernos de América latina. El nuestro, en Argentina, no es una excepción...


Proyecto político ideológico de Hugo Chávez
En su segunda etapa: 2012-2019

FORO DE SAO PAULO
Documento N° 00034-BPRB-01-07-12

“Es la idea de la nación, de la sociedad socialista venezolana, de eso  se trata”.  El 7 de octubre  etapa crucial.

En este tope, en este proceso político-electoral del #7O, excepcional respecto a pasadas coyunturas o momentos políticos de Venezuela, se ha posicionado una estricta confrontación ideológica, una determinante querella simbólica en torno a la idea de patria y de pueblo. El proceso político-electoral, las elecciones del 07 de octubre, el período 2013-2019, son momentos  cruciales,  para la “Revolución Bolivariana” en Venezuela y en América Latina, se decide la consolidación de la democracia participativa y la construcción del socialismo con el éxito que es necesario alcanzarlo a través de cualquier medio a poner en ejecución para imponer el triunfo de  nuestro líder continental  Hugo Chávez.

La nueva Estrategia
Es fundamental, en esta etapa crucial, recuperar, reagrupar y articular las fuerzas dispersas, desmovilizadas, desmoralizadas o confundidas por los enemigos del pueblo o por nuestros errores del pasado. Nuestro trabajo es avanzar en la profundización democrática y socialista de la sociedad venezolana y la construcción del socialismo radical, mediante un conjunto de políticas que neutralicen la ideología o cultura capitalista y en especial a la oligarquía y sector militar que aun esta enquistado en el seno del Ejercito de Venezuela. Es insoslayable asegurar ya el fortalecimiento del poder del pueblo, la soberanía de la patria  y delimitar el “punto de no retorno”, que haga realmente efectiva  la consigna de “No Volverán”.

Entonces hay que pensar y consolidar  el cambio del modo de vida, que ya se inició con el entretejido legal aprobado por nuestro  líder en las 249 Leyes aprobadas vía Habilitantes, la puesta en común de la vida de la sociedad venezolana: hay que pensar lo extraordinario, el acto político, el acontecer de la revolución. Desde la izquierda, desde la unidad del pueblo, toca dar un paso adelante y es el que vamos a dar  con el apoyo de la unidad continental de nuestros aliados en Cuba, Colombia, Ecuador, Argentina, Brasil, Nicaragua y Uruguay, Irán. Bielorrusia y la Federación Rusa.
La propuesta

“La Propuesta del Candidato de la Patria Comandante Hugo Chávez para la gestión Bolivariana Socialista 2013-2019” y su triunfo constituye un avance sensible, definitivo y significativo, para que ese paso hacia adelante sea real y verdadero. Ni un paso atrás!!! La convocatoria para elaborar la propuesta es  al pueblo chavista, a los revolucionarios, a los movimientos sociales, insurgentes y contrainsurgentes  creados y organizados por el Presidente   ha generado esperanzas y establecido un horizonte, un campo político democrático  y de unidad del pueblo, para  hacer posible que la Revolución  Bolivariana  sea cada día   más ella, más verdadera, más auténtica.

“La propuesta está orientada a la afirmación de la grandeza  de la Patria y de la Revolución” que ha hecho posible,  la radical  politización del pueblo venezolano e  “hizo visible a los invisibles y dio voz a los que no las tenían”.
Estrategia

Para los movimientos sociales y organizaciones políticas y populares,  no hay de otra que movilizar el potencial revolucionario del pueblo en paz o en armas.  La rigurosa, amplia y democrática reflexión y diálogo del programa  de la candidatura de la patria,  es una estrategia decisiva, para derrotar el proceso de desestabilización  que la oligarquía criolla y el llamado militarismo institucional y poder global ejecutan contra la patria.

Nosotros consideramos que no podemos dejarnos llevar por lo meramente electoral eso es circunstancial. Lo electoral   es parte del camino, no es la esencia del camino. No obstante, es indispensable  puntualizar que el proceso político electoral y las elecciones del 07 de octubre tienen  suma importancia estratégica.  En este proceso se decide todo o casi todo. Nosotros estamos obligados a ganar, ampliamente estas elecciones,  para garantizar la continuidad y  profundización de la Revolución Bolivariana, así como contribuir decisivamente a las luchas de los pueblos del mundo contra el capital, la devastación ecológica y la paz de la humanidad.
En la actualidad,  el capitalismo para sobrevivir confronta un crucial problema: sostener la creencia  legitimación masiva en una época que aplasta las ilusiones y  reduce  a la nada las expectativas de la buena vida y la vida misma. El discurso electoral,  del candidato de la conjura contra la patria, intenta empujar al pueblo venezolano, para que asuma una posición política y vote contra sus intereses: La lucha de clases en su descarnada expresión, la eficacia ideológica de una clase que ya no es dominante en el clímax de su poder,  frágil y absoluto a la vez. La posibilidad de perpetuación del capitalismo  está representada por la imposición de unos valores (la ideología del capital)  a través de todos los intersticios de la sociedad mundial.

La contrarrevolución
La principal base que sustenta a la oposición está constituida por sedimento reaccionario instalado en los intersticios de la sociedad venezolana y en cada uno de nosotros. Es decir, los prejuicios políticos fundados en el anticomunismo, los sentimientos anticubanos, el culto a la propiedad privada (incluso de los que no tienen nada que perder) y el miedo a perder lo poco que han acumulado (propio de sectores de la clase media y de gente empobrecida afectada por todas las inducciones fundadas en la prioridad del tener sobre el Ser). Es la esencia capitalista instalada en lo más profundo del  hacer y el ser, en la conciencia social y en las bases espirituales de nuestra sociedad.  Lo que sostiene el capitalismo como modo de vida hegemónico, no es sólo su riqueza material. Es su capacidad para sembrar, cosechar y multiplicar el liderazgo de determinados valores, que en fin de cuentas, son el egoísmo, el individualismo, fundamentos del mercado que establece la competencia, el consumismo y la producción de mercancías como el medio de relacionamiento social.
Como bien sabemos, esta es la batalla más difícil, que es por supuesto una batalla por la educación de la mente y el espíritu en lo civil y en lo militar. Está en juego,  la derrota del egoísmo, que sostiene al individualismo, al espíritu de competencia que se lleva  a los demás por delante. Es una batalla contra nosotros mismos y con nosotros. Esta es una lucha eminentemente práctica, a través de resultados concretos del proceso revolucionario. Lucha que exige de procesos de formación política. Diluidas las diferencias entre lo mundial y lo nacional (lo que implica que no estamos más en esas coyunturas en que lo nacional tiene un marco internacional o mundial)  la cuestión decisiva es el mundo, la humanidad destrozada y amenazada por  la guerra imperial, la devastación ecológica y los zares de las finanzas.
El poder global, los señores matanzas y las finanzas  y las oligarquías criollas desarrollan una estrategia de confrontación violenta y guerrerista contra los pueblos del mundo. Asistimos a una contraofensiva política, económica y militarista organizada por el capital: avanza un proceso de reconfiguración neocolonialista, de contrarrevolución antidemocrática y de  devastación ecológica En nuestro continente, golpes de Estados, de diversas modalidades, constituyen un dispositivo clave de la contraofensiva política, ideológica y militar que intenta derrotar los procesos de emancipación política de los pueblos suramericanos y caribeños.
Desde los  golpes de Estado contra el Presidente Chávez, que fue realmente contra el proyecto de la patria socialista, se ha desencadenado una serie de intentonas golpistas en Suramérica y consumado los golpes de Estado contra Zelaya y Lugo. Asistimos a una avanzada reaccionaria,  contra revolucionaria, que tiene por objetivo desestabilizar a la Patria Grande e impedir los procesos soberanos  de integración. El  derrocamiento de Fernando Lugo es un síntoma de la política antidemocrática de la elite imperial.  Política antidemocrática que está inscrita en la misma dirección del brutal programa de estabilidad económica que el Banco Central Europeo impone a Grecia y del guerrerismo de la OTAN que asola y destruye a los pueblos de Libia, Irak y Siria. Está en marcha un proceso de agresión y desestabilización contra Venezuela y el gobierno revolucionario del Presidente Chávez. Unidades de combate de  paramilitares y narcotraficantes, así como de fuerzas especiales y de inteligencia de los ejércitos imperiales, organizan y ejecutan operaciones típicas de una guerra no convencional.
Los movimientos insurgentes organizados en Caracas y en cada una de las entidades del país, el plan Guaraira Repano y el Plan Caribe  y una gran diversidad de movimientos sociales organizados  afirma la idea de la decisiva importancia y trascendencia de la unidad entre el pueblo y las Fuerza Armada Nacional Bolivariana, socialista  y chavista: Unidades  y operaciones populares de inteligencia social, así como la organización de los  “Consejos Populares revolucionarios por la Patria”  constituyen iniciativas políticas decisivas para defender a Venezuela y el liderazgo del Presidente Chávez, el próximo 8 de octubre.  Es evidente que el poder global ha optado claramente por un giro antidemocrático,   guerrerista. En la gestión capitalista de la crisis,  es cada vez más evidente el peso del totalitarismo y el retroceso de la democracia; y es previsible que el  escenario de duras y ásperas confrontaciones bélicas se consolide y potencie. La militarización de la política   y la  consecuencia inmediata  de un clima guerrero está   alterando,  sensiblemente, la precaria paz mundial. La vida democrática, la paz, los pueblos del mundo,  están siendo    amenazadas  y atacadas por  corrientes totalitarias de derechas.  En ese tope con la vil canalla nos encontramos. Hay que contribuir decisivamente a que la salida de la crisis mundial del capitalismo, que su crisis terminal no sea exorcizada por la lógica del capital y menos aún que ese desenlace sea  la cruel violencia que conlleva la globalización neoliberal. Como sabemos, nuestra revolución tiene un peso significativo en la contraofensiva mundial contra el capital que las fuerzas (diversas y plurales como los dioses mandan) del cambio revolucionario desarrollan a escala mundial.
¡Hay que derrotar, por la calle del medio, al candidato de la conjura Henrique Capriles  y de los llamados militares institucionalistas aun enquistados en el Ejercito del pueblo! Hay que derrotar ¡Al imperio, a la derecha venezolana e internacional, hay que enfrentarlos y derrotarlos! De cualquier manera sin descartar las luchas callejeras que se avecinan  ¡El Socialismo es  Poder del Pueblo!.  Viva Fidel!!!, Viva el Che!!! Viva el presidente Chávez. !!!Mueran los llamados  militares institucionalistas imperialistas y oligarcas!!!, Venezuela es nuestra para siempre .  ESTA VEZ NI UN PASO ATRÁS!!!