sábado, 4 de abril de 2015

DERECHOS HUMANOS KIRCHNERISTAS. LA POLÍTICA DEL EXTERMINIO...


El pasado 24 de marzo, gobierno, medios, políticos y una gran cantidad de organizaciones de derechos humanos, se confundieron en un relato único, esmerando alabanzas a la política de derechos humanos del kirchnerismo.


Hay una forma de publicitar dicha política como una bandera impoluta de los gobiernos de Néstor Kirchner y su viuda, supuesta política de derechos humanos ejemplo para el mundo.

La esmerada propaganda oficial, por cuyos millones bailan desde artistas, hasta obispos de la Iglesia Católica, miente un cuento de derechos humanos y oculta la verdadera esencia de esa política... una velada venganza para matar a todos aquellos uniformados o no, que en los años 70 combatieron al terrorismo en Argentina.


Esa es la verdadera política de derechos humanos del gobierno kirchnerista, la que no se muestra, de la que está prohibido hablar. La política de venganza y exterminio de la que jueces, funcionarios, ministros, el servicio penitenciario federal, médicos de hospitales públicos, el gremio de los trabajadores del Estado, policía federal y de seguridad aeroportuaria, obispos de la Iglesia Católica y una extensa lista que engorda la complicidad para violar sistemáticamente los derechos humanos en sus cárceles federales.


Ancianos enfermos sin atención médica, que son trasladados durante horas y horas sin agua ni comida para los juicios de la mentira, viejos deambulando con sondas o sillas de ruedas por los pasillos mugrientos de un penal federal, amputados a los que nadie mueve de sus camas... en esas condiciones están los presos políticos del kirchnerismo, y en esas condiciones han muerto casi 300 ancianos.


En el Penal Federal de Marcos Paz, el Módulo llamado de Lesa Humanidad, lleva cuatro días sin agua. Allí, casi 300 ancianos pasan sus vidas esperando un juicio que tal vez nunca llegue.

Desde hace cuatro días, en Marcos Paz, los ancianos desfilan con baldes o tachos viejos y sucios hacia una canilla alejada para traer un poco de agua para bañarse o utilizar en sus letrinas. Muchos de los presos no pueden cargar peso, o apenas si pueden caminar, y dependen para tener agua de la buena voluntad de sus compañeros...

Hace un mes ocurrió lo mismo en el Hospital del Penal Federa de Ezeiza, donde los presos enfermos debían acarrear agua en tachos y bolsas para poder asearse o limpiar sus inodoros.

Hace diez años, el gobierno kirchnerista viene perpetrando un plan sistemático de aniquilación de presos políticos. Esa es la única y verdadera política de derechos humanos del kirchnerismo: Vengar la guerra que Argentina ganó contra el terrorismo.

Invito a cualquier periodista, funcionario, juez, político, ciudadano.. a visitar las cárceles donde están detenidos los presos políticos de Argentina... veremos si luego de ello, pueden volver a hablarme de derechos humanos.

Horacio R. Palma
Escribidor contumaz...