viernes, 24 de abril de 2015

LA MUERTE DE LA PATRIA



Se nos murió la patria hace ya tiempo,
en la pequeña aldea.

Era una patria casi adolescente,
era una niña apenas.

La velamos muy pocos, un grupito,
de chicos de la escuela.

Para la mayoría de la gente,
era un día cualquiera.

Pusimos sobre el blanco guardapolvo,
las renegridas trenzas,

la Virgen de Luján y una redonda
y azul escarapela.

Unos hombres “muy sabios” opinaban:
fue mejor que muriera.

Era sólo una patria, nos decía,
la gente de la aldea.

Pero estábamos tristes. Esa patria
era la patria nuestra.

Es muy triste ser huérfano de patria,
luego nos dimos cuenta.

Jorge Armando Dragone[1]



[1] Nació en Capital Federal, Jorge Armando Dragone. Se recibió de médico en Córdoba en 1960. Se especializó en Neurología en 1965 y en Rehabilitación Médica en 1969. Se casó con la profesora Cristina Sipowicz con quien tiene 8 hijos. Fue Jefe de trabajos prácticos de la cátedra de Patología Médica en la Universidad Nacional de Córdoba. Jefe de trabajos prácticos de la cátedra de Clínica Neurológica. Jefe de Fisiatría  y luego Director Técnico de ALPI en Salta. Jefe del Servicio de Neurología y Electroneurofisiología del Hospital Cristofredo Jakob (1971 - 1980). Jefe de Servicio de Neurología y Electroneurofisiología del Hospital San Bernardo (1973 - 1979). Jefe del programa de Rehabilitacion del Ministerio de Salud Pública de Salta (1990 - 1991). Miembro de la Comisión Directiva de la Sociedad Neurológica Argentina. Profesor de Neuroanatomía y Neurofisiología en la carrera de Psicología de la Universidad Católica de Salta (1971 - 1974). Ejerce la Neurología y la Electroneurologia en su consultorio privado en la ciudad de Salta. Miembro de la Sociedad Argentina de Electroencefalografía y Neurofisiologia Clínica. Miembro del Colegio Argentino de Neurólogos Clínicos. Autor de muchísimos libros y artículos en revistas especializadas sobre diversos temas: medicina, poesías, cuentos, ensayos… una prolífica obra científica y cultural.