martes, 14 de abril de 2015

VIOLENCIA POLÍTICA EN LOS AÑOS 70: "TODAS LA VOCES" COINCIDIERON EN QUE "LA VERDAD NO DEBE SER PARCIAL"

Por: Nicolás Gilardi ngilardi@infobae.com

Elisa Carrió convocó a Graciela Fernández Meijide, madre de un desaparecido, y a Arturo Larrabure, hijo de un militar asesinado por la guerrilla, a una mesa de debate. Participó también Victoria Villarruel

Crédito: Milagros Barales

La convocatoria proponía algo poco habitual por estos tiempos y que sonaba por demás interesante. Un debate sobre la violencia de los años 70 con la inclusión de "todas las voces", con "las dos campanas". Para ello, la diputada nacional y precandidata presidencial Elisa Carrió abrió las puertas del instituto Hannah Arendt, en Recoleta, para que durante casi tres horas de debate se pueda reflexionar desde distintas perspectivas lo ocurrido en esa trágica década, que marcó a fuego a los argentinos.

Junto a Carrió, estuvieron Graciela Fernández Meijide, histórica referente de los derechos humanos, integrante de la CONADEP y madre de un desaparecido; Arturo Larrabure, hijo de un militar que fue secuestrado durante más de un año y asesinado en 1975 por el Ejército Revolucionario del Pueblo y Victoria Villarruel, presidente del Centro de Estudios Legales sobre el Terrorismo y sus Víctimas.

Pese a que la temática tratada era de por sí complicada, sobre todo para personas a las que le tocó de cerca el sufrimiento, el debate se produjo en un clima cordial, con coincidencias y diferencias, y el único punto discordante se produjo cuando Fernández Meijide decidió retirarse del lugar. La ex dirigente del Frepaso adujo que se iba porque se "había hecho tarde", pero quedó la sensación de que su salida fue por alguna rencilla con Carrió que parecía ser de vieja data. De todos modos nunca perdieron la cordialidad y la despedida fue en buenos términos.

Victoria Villarruel y Arturo Larrabure
Crédito: Milagros Barales 

Durante el debate, un moderador propuso varios "disparadores", como cuál había sido el origen de la violencia política en la Argentina, cómo influyó en ese clima de confrontación el asesinato de Pedro Eugenio Aramburu a manos de Montoneros en 1970, el origen y accionar de la Triple A y las causas que llevaron al golpe del 24 de marzo de 1976, entre otros.

En cuanto al origen de la violencia, Fernández Meijide y Larrabure la ubicaron en 1955, año de la caída de Juan Domingo Perón a manos de los militares de la llamada Revolución Libertadora. Ambos también coincidieron en que Perón fue el impulsor de la Triple A, poniendo de esta manera el dedo en la llaga en un tema tabú para los peronistas, que en su gran mayoría deslindan al caudillo de responsabilidad en el accionar de ese grupo parapolicial, que dejó un reguero de cadáveres mucho antes de la dictadura.

Por su parte, Villarruel hizo un repaso de las víctimas civiles y militares que murieron en ataques de la guerrilla entre 1969 y 1979 -dijo que fueron 1079 víctimas- y llamó la atención en cuanto a que la mayoría de estos crímenes fueron cometidos en democracia, entre 1973 y 1976. Fernández Meijide discrepó con esa cifra de fallecidos y los ubicó en alrededor de 700.

Otra diferencia importante fue el tema del perdón. En esto no se pusieron de acuerdo Carrió y Fernández Meijide. La diputada de la Coalición Cívica insistió una y otra vez en la importancia del perdón para salir adelante y alivianar el peso de un pasado tan duro. Meijide decía lo contrario. "Seguro coincidamos en que tiene que haber justicia, que en mi caso reemplaza al perdón. No puedo perdonar en nombre de mi hijo (Pablo), él no está acá, además nadie me pidió perdón a mí", afirmó Meijide en uno de los momentos más tensos del debate. Larrabure se anotó con Carrió, y reconoció que, pese a lo que ocurrido con su padre, "aprendió a perdonar".

Villarruel también se pronunció al respecto. Dijo que "la mayoría de las víctimas del terrorismo han perdonado", pero "se sienten parias porque su país no las reconoce y el Gobierno las rechaza".

Graciela Fernández Meijide
Crédito: Milagros Barales

En tanto, Carrió y Villarruel se mostraron de acuerdo en que los ex miembros de Montoneros y ERP no quieren hacer una autocrítica pública para no reconocer que ejecutaron a miembros de sus propias agrupaciones a quienes sometieron a juicios revolucionarios como "traidores".

Otro punto en común fueron las críticas al Gobierno. De una u otra manera, los expositores cuestionaron el "oportunismo" del kirchnerismo en su política de derechos humanos y afirmaron que intentó "silenciar a las otras víctimas", aquellas que padecieron el accionar de los grupos guerrilleros.

Pero la coincidencia más importante entre los cuatro, y lo que en definitiva fue el mensaje central del evento, fue la necesidad de abrir el debate y hacerlo extensivo, para que todos los sectores tengan "voz", tanto los que sufrieron el terrorismo de Estado como aquellos que perdieron un familiar o padecieron las consecuencias del accionar de la guerrilla. En definitiva, que "la verdad no sea parcial".

A continuación las frases más destacadas de cada uno de los integrantes de la mesa de debate:

Elisa Carrió

"Siempre quise el derecho a la verdad, también comprendí que la verdad no es parcial, no es de uno, sino de otros".

"Ellos (los guerrilleros) no quieren revisar la historia, no por las muertes que han ejecutado de los militares, sino que no pueden reconocer la historia de sus compañeros que han ejecutado".

"Los indultos dictados por Menem no fueron a instancias de los militares, fueron a instancias de Fimenich y su pacto con los Montoneros".

"Cada ser humano es sagrado, sea civil o militar".

"No hay derecho a la venganza, hay derecho a la verdad, y la verdad debe ser total".

"No creo en ninguna ley de amnistía. Quiero que quede claro. Creo que no hay amnistía. Tiene que haber derecho a la verdad para todos".

Graciela Fernández Meijide

"La Triple A obviamente la comandaba Perón, a través de López Rega".

"Todas las guerrillas urbanas por definición son terroristas, esto que digo es una descripción, no una convalidación".

"Yo festejé la Revolución Libertadora del 55 y lloré los fusilamientos del 56. Tampoco me hice peronista, pero dejé de ser gorila".

"Uno de los errores más grandes que cometieron los militares fue abandonar el profesionalismo y hacer trabajo de policías. La policía torturaba desde siempre, desde que Lugones inventó la picana".

"Muchos de los juicios a militares están sospechados de ser incorrectos".

"¿Por qué hay dos varas? Si se juzga de distinta manera hechos similares, perdimos señores. Perdimos y yo siento que fui derrotada en mi demanda de justicia".


Arturo Larrabure

"El gran tema es como tratar de estar unidos, como conciliar las divisiones que tenemos los argentinos".

"El secuestro de mi padre fue largo y penoso. Pueden imaginarse todo lo que quieran, porque en esos 372 días, todo lo que uno piensa existía, Torturas de todo tipo, simulacros de fusilamientos".

"Mi madre quedó muy mal, durante un año tuvimos que darle de comer en la boca, porque no quería vivir".

"Perdonar es sanador, el día que uno puede perdonar, es como que siente un alivio en el alma, eso lo pude sentir con los años".

"Estoy convencido de que si mi padre hubiera vivido, hoy estaría preso. ¿Por qué digo esto? Porque todos los compañeros de mi padre están presos. Todos no pueden ser culpables, como todos no pueden ser inocentes".

"La causa de mi padre no avanza, entre otras cosas, porque el fiscal Juan Murray, que ahora ha sido puesto como fiscal general del caso Nisman, la estuvo entorpeciendo. El premio para él es que ahora pondrá palos en la rueda en el caso Nisman".

"En el caso de mi padre, igual que dicen ahora con Nisman, decían que se suicidó, a pesar de que los peritos de la Corte Suprema dijeron que a mi padre lo asesinaron".


Victoria Villarruel

"En nuestra investigación encontramos que del 69 al 70 17.382 personas inocentes fueron victimizadas por las organizaciones armadas y 1094 de ellas fueron asesinadas".

"Durante el gobierno de Menem se promulgó una ley de indemnización, pero no incluyó a las víctimas del terrorismo. Muchas de ellas se presentaron a reclamar el beneficio, llegaron a la Corte y la Corte dijo 'no'".

"Nuestras víctimas sufren dos veces. Primero a manos de los terroristas y después a manos del Estado, que considera que su sangre vale menos".

"¿Cómo vamos a responsabilizar a las víctimas del terrorismo por lo que ocurrió después de marzo de 1976? Si la mayoría fueron civiles y fueron ocasionadas en los cuatros gobierno democráticos entre 1973 y 1976. La víctima es inocente y es su mayor fuerza".


Hernán Lombardi

Entre los presentes estuvo el ministro de Cultura porteño, Hernán Lombardi, quien pidió el micrófono para dar su opinión sobre los años 70. Durante su breve intervención aseveró que "peor que la violencia política es la celebración de la violencia política". Y recordó que simpatizantes de Montoneros festejaban en los actos con cánticos recordando el crimen de Pedro Eugenio Aramburu, "la primera acción" resonante cometida por esa agrupación político-militar.


El debate fue organizado por la agrupación Otra Cultura Joven, un espacio que adhiere al liderazgo de Carrió, ya que consideran que la dirigente sintetiza sus "ideas de república y acción política". Entre el público presente en el instituto Hanna Arendt estuvieron el escritor Marcos Aguinis, el escritor y ex legislador Fernando Iglesias y el periodista Luis Gasulla.

Carrió prometió revisar causas a ex militares
Al momento de tomar la palabra, Carrió dejó claro que no adhiere a las amnistías, de hecho recordó que fue autora de la ley de nulidad de las leyes de Obediencia Debida y Punto Final que promulgó Raúl Alfonsín, pero señaló que no está de acuerdo con la actual "manipulación de la justicia al servicio de la venganza".

En ese sentido, anunció que en caso de llegar a la presidencia promoverá "la revisión de las cosas juzgadas írritas". "Se trata de derechos humanos, en consecuencia cualquier persona imputada de delitos debe tener todas las garantías constitucionales, si le han faltado garantías, si ha habido irregularidades graves, es cosa juzgada írrita, y puede ser materia de revisión, así que los juicios pueden ser revisados", explicó sobre su propuesta.

Además, y al referirse a los militares que son juzgados por delitos cometidos durante la dictadura, Carrió consideró que "las personas mayores de 70 años no pueden sufrir prisión ni se puede dejar que un condenado muera por un tema de salud en una cárcel". Prometió que esas muertes serán "investigadas".

La diputada Elisa Carrió
Crédito: Milagros Barales