sábado, 13 de junio de 2015

CARTA DE MARIELA



Yo sé que tengo un padre DIGNO. Espero que sus hijos puedan decir eso algún día de ustedes. Ojalá no se enteren de cómo han abandonado a un amigo, compañero y camarada… a mí, al menos, me daría mucha vergüenza

Por Mariela D’Amico

Estimados:

Antes que nada me presento, soy la hija del My (R) Jorge Alberto D’Amico; pero para evitar formalidades, soy la hija de su camarada, compañero y amigo, JORGE.

Como es de público conocimiento y supongo, estarán al tanto, mi padre está en estos momentos preso en la cárcel Colonia Pinto, a 40 km. de la capital de Santiago del Estero, acusado de crímenes que no cometió, culpado por hechos que sucedieron cuando vivíamos en Buenos Aires.


Sabemos que es un preso político, y el tema de las causas, está demás que lo aclare, ustedes saben muy bien quién es mi padre y no necesito dar más explicaciones. Esto no quiere decir que no estoy de acuerdo con la guerra en contra de la subversión marxista. Estoy plenamente convencida de que gracias a HEROES como mi padre y muchos de ustedes, hoy podemos vivir en libertad y no en una extensión de Cuba.

Hace bastante que me pregunto dónde están.

Hace tiempo, que me carcome la duda de si ustedes siguen siendo militares o ya desistieron por completo.

Nadie (salvo el “cabezón” le da fuerzas a mi padre para soportar éste calvario.)

Nadie hizo algo para saber si mi papá estaba bien económicamente, si podía pagar el abogado, si tenía abogado que lo defienda. (Que dicho sea de paso, FUE UNA TAREA MUY ARDUA CONSEGUIR UN ABOGADO QUE LO QUIERA DEFENDER)

Nadie apareció, salvo alguno que otro a visitarlo cuando estaba en el distrito.

Mi padre es un hombre de bien, es UN HOMBRE DE HONOR, QUE JAMAS ABANDONARÍA A UN SOLDADO HERIDO EN EL CAMPO DE BATALLA.

Mi padre sigue amando a su Ejército y daría una y mil veces su vida por su Patria. Y USTEDES LO SABEN.

PERO SOBRE TODO: MI PAPÁ JAMAS DEJARÍA QUE UNO DE USTEDES SE QUEDE ABSOLUTAMENTE SOLO COMO LO HAN DEJADO.

SÍ, lamento decirles, ustedes han abandonado cobardemente a un soldado malherido muriéndose en el campo de batalla… lo siento por ustedes, porque no sé cómo están sintiéndose ahora sabiendo que eso es lo que yo pienso y lo que muchos hijos de militares prisioneros pensamos.

Mi papá está alejado de su familia hace 4 largos y penosos AÑOS. Por qué? porque es militar, simplemente por eso…Ah! cierto, ustedes también son militares, DISCULPEN, LO HABIA OLVIDADO.

En éste momento que yo escribo la carta, él ya está con la luz apagada, porque tienen LA ORDEN de dormir a las 22 hrs. entonces, se apagan las luces y debe estar durmiendo o volando con su mente, pensando tal vez que está afuera…


No ve a sus nietos hace mucho, sólo los pudimos llevar para el día del padre, debido a que las requisas son tremendas, hemos decidido evitar el trauma que esto generaría en sus mentes de 2, 4, y 6 años.

Está en un pabellón llamado “LESA HUMANIDAD”, sin derecho a hablar por teléfono, sin derecho a ver televisión, sin derecho a ver a sus médicos, gracias a Dios, mi padre nos ha dado tanto, que nunca le quitarán el derecho a ver a su familia.

La carta que mandó él el día antes que lo trasladen decía: SOS. Más claro imposible. Lo trasladaron cumpliendo con todo el circo, el día de su cumpleaños, humillándolo, esposado, mostrándolo ante las cámaras de todo el país.

YO ME SIGO PREGUNTANDO: DÓNDE ESTÁ LA PROMOCIÓN DE MI PADRE??????

Cecilia Pando, sin conocernos, está luchando afuera como verán… PERO… NO ERAN USTEDES LOS FUERTES, LOS INVENCIBLES, LOS QUE EMULABAN A SAN MARTIN?????? O es que una mujer tiene más pelotas que todos ustedes?????

Cuando al Tte. Cnel Losito lo trajeron de Roma para apresarlo, estaba TODA SU PROMOCIÓN en el aeropuerto para acompañarlo al menos.

Yo no sé ya si pedirles algo a ustedes…en realidad es una carta “sorpresa”… ESTOY SORPRENDIDA DE SABER QUE ESTÁN TAN QUIETOS!!!

Cada uno de ustedes; cuántas cosas compartió con mi padre? Cuántos momentos alegres, de victoria, tristes, de derrota, de pena, de muerte, de nacimientos, de destinos compartidos? ya se olvidaron de todo?

Al menos yo sé, que tengo un padre DIGNO. Espero que sus hijos puedan decir eso algún día de ustedes. Ojalá no se enteren de cómo han abandonado a un amigo, compañero y camarada…a mí, al menos, me daría mucha vergüenza.

Con respecto a las causas (tema que hubiera preferido no tocar) quédense tranquilos, mi padre JAMAS traicionaría ni mandaría al frente a alguno de ustedes, así cuando en el juicio le pregunten, él mismo me dijo que no va a nombrar a nadie para que no queden pegados. MI PADRE Y LO REPITO, ES UN HOMBRE DE HONOR.

Lo que no puedo asegurarles que otro no lo haga. No estén tan tranquilos, la lucha no ha terminado, esto sigue, y los van a buscar uno por uno, (yo quisiera que no, pero así sucedió con muchos militares que yo conozco)

Espero que no los sorprendan en un asado familiar con una orden de arresto, o en medio de una siesta en sus hogares, o por qué no, tal vez un gendarme, les toque el hombro en medio de un partido de golf, tennis, y les diga: “disculpe mayor, pero lo venimos a buscar”

ENTIENDAN: ESTO ES UNA GUERRA Y NINGUNO DE USTEDES ESTÁ EXENTO, ENTIENDALO Y EMPIECEN A LUCHAR POR SUS COMPAÑEROS Y POR USTEDES MISMOS, PORQUE CUANDO ESTÉN COMO MI PAPÁ, NO VAN A PODER HACER MÁS NADA.

Mientras sigan preocupándose por los asados de la promoción y el vino y champagne, piensen que hay camaradas, compañeros y AMIGOS SUYOS, muriéndose en cárceles comunes.

Yo seguiré apelando a la ley de los humanos, en algún momento se hará justicia. Y apelo a la ley de Dios, que sabe bien que fue una GUERRA contra un enemigo invisible y sin cuartel, totalmente cruel y despiadado. Pero les ganaron. USTEDES GANARON. No esperen a estar en Marcos Paz o Batán para que uno de sus hijos esté escribiendo una carta.

LEVANTENSE! NO SEAN COBARDES! NO PIERDAN LA MEMORIA!!!!! PELEEN!! GOLPEEN PUERTAS!!! VAYAN A LAS MARCHAS DE PRESOS POLÍTICOS!!! NO TENGAN MIEDO!!!!

HOY, pueden defenderse, MAÑANA, no sé, ojalá que sí.

AL QUE LE QUEPA LA CAMISA…QUE SE LA PONGA.

Disculpen si he perdido un poco la femineidad que me caracteriza con algunas expresiones, es que saben? estoy muy triste. Igual que mis hermanas, que mi madre, que mis sobrinos.

Disculpen si se sienten agredidos, y el que no me disculpe y sigue enojado por mis palabras, se puede ir al carajo, no vale la pena.

Y de nuevo, disculpen por carajo, pero es lo más suave que se me ocurre.

Estimados, que Dios los bendiga y proteja, pero sobre todo los libre y los guarde del infierno que está viviendo mi padre.

Saludos.

Mariela D’Amico